San Pablo Burgos-Coosur Betis Benite somete a todo el Betis

  • El brasileño, con 25 puntos y 6/6 en triples en el último cuarto, decanta un choque que los verdiblancos controlaron antes

  • El equipo se derrumbó y deberá pelear aun la permanencia

  • Plaza: "Más allá de Benite, bajamos los brazos"

Benite ataca ante el bético Randle.

Benite ataca ante el bético Randle. / Borja B. Hojas (ACB Photo)

Vítor Benite sometió al Coosur Betis en Burgos (95-77). El brasileño destapó el tarro de las esencias para sentenciar a un rival que aguantó 30 minutos. El tiempo que tardó en que al escolta le invadiera la inspiración anotadora, aprovechando las facilidades en defensa que le daba el contrario para generarse los espacios y lanzar. Lanzar sin parar. Todas dentro. Uno tras otro, ante Feldeine, Ouattara o Pablo Almazán, las canastas fueron entrando y cada una abría aún más la herida de un equipo que se fue del partido en 10 minutos, hundido y superado ante el acierto del brasileño.

Hasta 25 puntazos clavó el escolta en los 10 minutos decisivos, con un parcial total de 36-14. Metió más puntos y canastas que todo el Betis junto en ese periodo. Canastas de todos los colores ante la mirada de los verdiblancos en la pista y la desesperación de Joan Plaza en el banquillo: 3/3 en tiros de dos puntos, 6/6 en triples y falló el más fácil, un tiro desde la personal (1/2); 25 puntos por los 14 que anotó todo el Betis, falto de un director de juego que pusiera cabeza sobre el parqué y un líder en ataque que respondiera a los golpes de Benite. Feldeine no llegaba en defensa para frenarlo y en ataque, salvo los 10 puntos del primer cuarto, pasó muy desapercibido en un choque en el que a más de uno se le quedó cara de tonto.

Feldeine ataca a Rivero. Feldeine ataca a Rivero.

Feldeine ataca a Rivero. / Borja B. Hojas (Efe)

Porque el cuadro sevillano estaba en el partido. Mandando por momentos, activo en defensa y con Ndoye mandando en la pintura. Kravic se fue al banquillo eliminado por personales en el primer minuto del último periodo y todo pintaba bien, pero apareció Benite para condenar la feble defensa del cuadro verdiblanco, que inexplicablemente entregó la cuchara tras competir bien durante media hora.

Con 59-63 llegó el Betis al último cuarto, pero un parcial de 0-10 de inicio lo cambió todo

Nadie pudo parar a Benite y el equipo se contagió en ataque de su mala defensa, o al revés. ¿Quién sabe? Un 10-0 de salida en el cuarto definitivo (69-65) fue el preludio del hundimiento sevillano, que claudicó ante un Benite imperial que demostró porqué un equipo está ya clasificado para los play off y otro todavía tiene que mirar abajo y ponerse las pilas para no tener un susto al final.

Y es que el Betis perdió una buena oportunidad de dar un buen zarpazo en la pelea por la salvación, ya que al comienzo del segundo cuarto llegó a contar con 14 puntos de renta (15-29). Desde la primera canasta de Campbell mantuvo el dominio el conjunto verdiblanco, que obligó a Joan Peñarroya a parar el partido con el 2-10 inicial. Rivero despertó a los suyos, llevándose a Kay de calle, que sufría ante el cubano lo indecible por dentro mientras sus compañeros no encontraban por fuera posiciones cómodas para lanzar. Entre él y Kravic le dieron la vuelta al marcador con un parcial de 11-2, pero la entrada de Feldeine en pista revolucionó a los suyos y con 10 puntos lideró un buen final de cuarto que llevó a los de Plaza a mandar por 15-27 al final de los 10 primeros minutos aprovechando el 0/4 local desde más allá de la línea de los 6,75 metros.

Las 12 pérdidas verdiblancas en el segundo tiempo y el 10/15 local en triples, decisivos

Pero los triples empezaron a entrar en los locales: 6/15 en los dos siguientes cuartos (y 7/7 en el último) para meterse en el choque, aprovechando las pérdidas de un Betis sin rumbo (12 en la segunda parte), que empezaba a atacar a impulsos y con poco criterio, sostenido por los rebotes ofensivos y las segundas oportunidades. Kravic le dio la segunda ventaja del partido al Burgos (53-52) y Plaza paró el choque. Resultó y a la bronca del técnico reaccionaron los suyos con dos triples de Borg (53-60), pero Peñarroya llamó a los suyos a capítulo y a la vuelta del tiempo muerto Benite clavó un triple, preludio de lo que vendría después.

Oportunidad perdida para un Betis que se derrumbó ante la inspiración de Benite y que tendrá que seguir sufriendo en su lucha por la salvación, después de caer sometido al acierto del escolta brasileño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios