Coosur Real Betis

Nikola Radicevic: "Quiero es volver a disfrutar del baloncesto como lo hacía antes"

  • Radicevic confía en dar su máximo nivel después de convencer a Katsikaris y ganarse un sitio en el Gran Canaria

  • Vuelve a Sevilla, quizá donde mayor rendimiento ha dado, aunque camino de los 26 años le queda mucho baloncesto por delante

Radicevic deja atrás a Pozas, del Obradoiro, en un partido esta temporada. Radicevic deja atrás a Pozas, del Obradoiro, en un partido esta temporada.

Radicevic deja atrás a Pozas, del Obradoiro, en un partido esta temporada. / ACB Photo

Como el anuncio, Nikola Radicevic vuelve a casa por Navidad, aunque sólo es de paso. El serbio, criado en los escalafones inferiores del Partizan y hecho en profesional en Sevilla, donde pasó cinco temporadas, regresa a San Pablo para medir con su Gran Canaria la capacidad para levantarse de un Coosur Real Betis que lo está pasando mal en la ACB. "Le está faltando suerte en algunos finales", apunta el serbio, que se despidió del conjunto hispalense entre lágrimas tras descender deportivamente (aunque no se hizo efectivo aquel año) en el Martín Carpena en la 2016-17. En la capital andaluza vivió de todo: un complicado inicio como canterano, la consagración como base de élite, el mal trago de las lesiones... Cinco intensas campañas, una de ella casi en blanco, en la que vivió lo mejor y lo peor del deporte. Ahora, en su segunda etapa con el conjunto insular, tras un difícil inicio, afronta la temporada con el reto de "volver a disfrutar del baloncesto" como antes sin que las lesiones lo paren.

–¿Quién se juega más?

–Los dos equipos nos jugamos mucho, cada uno por sus respectivos objetivos. Para nosotros es una cita importante para seguir peleando por la Copa. En esta primera vuelta nos quedan dos finales.

–Su equipo se va entonando con el paso de las jornadas.

–Vamos de menos a más, como la mayoría de los equipos. No empezamos bien, pero es que necesitábamos conocernos porque formamos un conjunto muy renovado y muchos jugadores estuvieron en el Mundial y se incorporaron más tarde. Necesitábamos conocernos. Las cosas ahora van mejor, pero debemos ir a más.

"Necesito ser de nuevo agresivo como cuando jugaba en Sevilla a la hora de atacar el aro"

–Lo ha pasado mal, porque al inicio de la temporada el entrenador y el club no lo querían.

–Sí, he hablado mucho de este tema. Al principio el club no contaba conmigo, pero eso es pasado y ahora me siento parte importante del equipo con un rol claro. Estoy contento de estar aquí y ayudar al equipo con mi trabajo.

–¿Y ahora con qué idea se plantea la temporada?

–En lo colectivo, darlo todo para que el equipo alcance sus metas. En lo personal, después de un inicio difícil, quiero seguir jugando y mejorando. Y terminar este año sin lesiones. Últimamente no he tenido suerte con las lesiones y lo que quiero es terminar bien, jugando y disfrutando del baloncesto como antes.

–¿Uno aprende algo de las lesiones?

–Se aprende a afrontarlas y salir más reforzado. En Sevilla tuve una lesión bastante complicada que me tuvo casi la temporada entera parado y al año siguiente no di el máximo nivel. Empezaba de cero y no me sentía con confianza. La temporada pasada otra lesión de tobillo me hizo parar más de tres meses... Espero recuperar la continuidad en mi juego y disfrutar.

–Se va haciendo mayor. ¿Queda algo del Radicevic que empezó en Sevilla?

–Claro que sí, aunque con los años uno va cambiando. Siempre intentando mejorar. Quedan esas ganas de dar el máximo en cada acción.

–Pero penetra menos a canasta, cuando antes era de los mejores de la ACB en hacerlo.

–Eso es un problema mío. La confianza hace mucho. Llevaba tiempo que físicamente no estaba bien y quizá por eso lo intentaba menos. Ahora, poco a poco, empiezo a hacerlas otra vez porque me siento bien. En Sevilla es de lo que hacía mejor. Quizá necesito ser de nuevo agresivo como entonces a la hora de atacar el aro.

"El partido es casi una final por la Copa para nosotros; los dos nos jugamos mucho por los objetivos"

–¿Qué le pide Katsikaris?

–Lo que quiere de mí es sea un base. Que controle el ritmo de los partidos, que detecte en el juego los puntos débiles del rival y que en defensa sea duro.

–Pero este Gran Canaria asusta ofensivamente.

–Somos capaces de hacer muchas cosas. De adaptarnos al rival, porque tenemos muchos jugadores distintos. Defender y correr; controlar el ritmo en ataque... Aunque la filosofía es que todo empieza desde una buena defensa.

–¿Cómo ha visto desde la lejanía los vaivenes que ha ido dando el Betis?

–Desde mi último año allí ha habido muchos cambios en el club. Demasiados. Lo que es importante es que está donde merece de nuevo, en la ACB. No está bien en la clasificación, pero creo que el equipo está jugando bien y que han perdido varios partidos por detalles. Podría tener más triunfos. A partir de este partido, le deseo lo mejor. Sevilla y su club siempre serán importantes para mí.

–No se quita de encima a los ex de Sevilla...

–Sí, primero coincidí con Balvin en Las Palmas y ahora con Burjanadze. Lo cierto es que me alegra compartir con gente con la que empecé y compartí tantos sueños de jóvenes la experiencia de jugar al más alto nivel. Cumplimos nuestro sueño y somos privilegiados por ello.

–Y ahora se las verá con Oliver.

–No hace falta hablar de lo que es Oliver en la ACB. Es una leyenda de la liga y tuve suerte de aprender de él y entrenar a diario a su lado. Verlo me ha ayudado mucho. Es un grandísimo profesional y un ejemplo para cualquiera sobre cómo cuidarse. Que con 41 años siga jugando a este nivel no es casualidad. Mucha dedicación y máximo esfuerzo. Se deja el alma por el baloncesto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios