Coosur Real Betis Pablo Almazán: "El esfuerzo debe ser innegociable siempre"

  • El capitán destaca que ahora empieza a verse todo el trabajo desde principio de temporada, aunque "aún queda mucho por mejorar"

  • "Por fin nos tocó una alegría. La necesitábamos y la merecíamos por el trabajo y el esfuerzo que ponemos a diario"

Pablo Almazán dirige el ataque de su equipo en un partido. Pablo Almazán dirige el ataque de su equipo en un partido.

Pablo Almazán dirige el ataque de su equipo en un partido. / M. A. Rodríguez (ACB Photo)

Pablo Almazán es el capitán de este Coosur Betis que empieza a desperezarse en esta Liga Endesa con dos triunfo consecutivos. El segundo en Málaga, ante el Unicaja, que le vale para cargarse de moral y, de paso, salir de los puestos de descenso, que no está de más.

Al alero le duró el "subidón" de tomar el Carpena hasta que salió del pabellón. "En la pista lo celebramos, como en el vestuario, no voy a mentir. Por primera vez esta temporada la pelota cayó de nuestro lado. En un momento dado aparecieron viejos fantasmas, pero la moneda salió cara. Por fin nos tocó una alegría. La necesitábamos y la merecíamos por el trabajo y el esfuerzo que ponemos a diario, después de quedarnos tantas veces a las puertas de la victoria", explicó el granadino, que añadió: "Desde que nos montamos en el autobús de vuelta ya estábamos pensando en el partido de Zaragoza".

Pablo Almazán Pablo Almazán

Pablo Almazán / ACB Photo

Y es que Almazán sigue la línea del discurso de su técnico. "No estamos para celebrar nasa. Si llega a caer la pelota del otro lado, tan poco hubiera sido para fustigarnos porque estamos trabajando al nivel que queremos. El esfuerzo del equipo a diario está siendo muy bueno y por fin se vio reflejado todo el trabajo en un partido. Poco a poco se está viendo lo que hemos construido hasta ahora y se va a a ir viendo más mejoría aún", expresó el jugador bético, firme al afirmar que al grupo "nunca le ha faltado actitud".

"Joan nos ha facilitado una serie de herramientas a las que seguimos adaptándonos. Jugadores y técnicos remamos en la misma dirección, pero no creo que el problema antes fuese una mala defensa. Ahora somos un equipo más conjuntado y en ataque, entren más o menos tiros, la decisiones son buenas", explicó Almazán, que vivió "20 sensaciones distintas" durante el choque contra el Unicaja. "Sabíamos de la calidad ofensiva del Unicaja y su capacidad para enlazar buenas rachas en poco tiempo. La tuvieron, pero supimos reaccionar y más allá de arrugarnos mostramos carácter y garra".

En este sentido, el capitán verdiblanco tiene claro que "el esfuerzo y la entrega son innegociables". "Este resultado nos tiene que servir para seguir ganando confianza y pensar en lo que puede salir bien y no en lo que está saliendo mal. Pero esta victoria no servirá de nada si nos quedamos en este partido. Esto no para y ahora tenemos que pensar ya en el Zaragoza. Lo único que nos tenemos que quedar de este último encuentro es ese punto de confianza en nosotros mismos".

Almazán va encontrándose mejor tras su lesión, aunque todavía no siente que esté al 100%. "Lo bueno de que fuera la lesión en la mano es que pude trabajar a nivel físico, pero el nivel competitivo se recupera con los partidos. Mi objetivo es mejorar y me siento preparado para ayudar al equipo", indicó el jugador, que destacó "la virtud del grupo, que ha dado un paso adelante para superarse como equipo". 

"Yo juego de 'cuatro', de 'tres' o de lo que sea para ayudar al equipo"

Para el alero verdiblanco los nuevos, los Jerome, han aportado "mucha frescura". "A Jordan ya lo conocíamos. Es un tío excepcional que a nivel de vestuario se hace con todo el mundo. Un nexo de unión y en la pista aporta experiencia con una gran visión de juego. Y Randle viene con muchas ganas y personalidad. Le gusta asumir tiros de peso. Estamos encantados con la llegada de los dos", explicó Almazán, consciente de que, pese a todo, son unos "afortunados" con la situación que hay, a pesar de ser una temporada diferente y dura. "No ayuda cómo empezamos, pero hacemos lo que amamos y nos gusta y somos unos privilegiados. Sería una queja barata o superficial, injusta para con la gente que lo pasa mal y tira para adelante, quejarse por irse a hacer una PCR en el día de descanso. Es por salud y ante esta situación lo tenemos que hacer. Somos unos privilegiados por hacer lo que haceos y por eso no podemos dejarnos ni una gota sin dudar en la cancha".

Almazán, junto a Deon Thompson, mientras Borg persigue a Brizuela tras pasar por el bloqueo. Almazán, junto a Deon Thompson, mientras Borg persigue a Brizuela tras pasar por el bloqueo.

Almazán, junto a Deon Thompson, mientras Borg persigue a Brizuela tras pasar por el bloqueo. / M. Pozo (ACB Photo)

Ahora sin Spires a Almazán le tocará redoblar esfuerzos. "Fue una faena la lesión de Nick. Me pillo en la pista y me dejó con el cuerpo cortado. Yo juego de cuatro, de tres o de lo que sea. Estaré a disposición del entrenador para ayudar al equipo y haré lo que sea", afirmó el granadino, para quien "en estos últimos cuatro o cinco partidos se ha visto la evolución del equipo, a raíz del trabajo diario de los entrenamientos". "Estamos construyendo y nos queda mucho camino por delante. Nos vamos conociendo mejor en el campo y en esa línea hay que seguir. Más allá de con quien juguemos, debemos ser nosotros mismo y usar nuestras armas de la mejor forma posible. Todos queremos ganar y a nadie le gusta perder, pero el esfuerzo debe ser innegociable siempre".

Almazán volverá a Zaragoza por primera vez desde que jugó allí en la 2011-12. "Con público el regreso sería más especial. Allí tengo gente cercana y es una pena no poder tener contacto con ellos. Será una sensación parecida a la del Carpena. Son sitios especiales, porque se te revuelven cosas y te llegan recuerdos, pero lo que hacen grande esos recuerdos son la gente y no poder compartir esa vuelta con esas personas hace que quede un poco descafeinado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios