Unicaja-Coosur Betis | La crónica Subidón de fe con mando en Plaza (111-114)

  • El Betis vence al Unicaja en un partido loco que tuvo ganado en el tiempo reglamentario y que parecía que se le escapaba mediada la prórroga

  • Campbell y Ndoye, motores béticos, con 22 y 25 puntos, respectivamente

Campbell, Feldeine y Borg celebran el triunfo ante el Unicaja en el Martín Carpena. Campbell, Feldeine y Borg celebran el triunfo ante el Unicaja en el Martín Carpena.

Campbell, Feldeine y Borg celebran el triunfo ante el Unicaja en el Martín Carpena. / M. Pozo (ACB Photo)

Subidón, y de los grandes, para el Coosur Betis en Málaga para acabar el año. En una locura de partido de casi 2:30 horas, el conjunto verdiblanco se subió, definitivamente, a la ola buena, para ganar al Unicaja por 111-114. Un triunfo que vale doble por cómo se logró, por aquello del refuerzo moral que supone, y porque es oro puro para un equipo que empieza a encontrar premio al trabajo en la cancha.

¿Cómo explicar en unos pocos párrafos un partido que estuvo ganado, se tiró en 1.30 minutos, pareció perdido en la prórroga y se acabó ganando? Por el final. Porque con el 106-100 pareció que los de Luis Casimiro agarraban el choque en el tiempo extra, llegando desde atrás ante un tocado Betis. Tocado, que no hundido. "Hay que creer hasta el final", les replicaba Joan Plaza a sus pupilos en un tiempo muerto cuando las caras largas asomaban tras haber perdido en el último minuto y medio del tiempo reglamentario 10 puntos de renta.

Borg entra a canasta ante Rubén Guerrero Borg entra a canasta ante Rubén Guerrero

Borg entra a canasta ante Rubén Guerrero / M. Pozo (ACB Photo)

Se vieron ganadores ahí los béticos, después del triple del renacido Campbell (88-98), que se ha puesto las pilas desde que le vio las orejas al lobo, y de pronto entró el pánico. Un fallo de Feldeine, dos tiros libres errados por Kay, una pérdida en saque de banda (la segunda después de un tiempo muerto) y Jaime Fernández, que tiró de casta para no dejar caer a los suyos, colocó el 98-98. Todavía tuvo un último ataque el Betis. Randle penetró, pero no lo vio claro y dobló el pase a la esquina. Allí, Kay todavía pensaba en los dos tiros libres fallados y le endosó el marrón a Feldeine, el tirador, el que debía ser referente ofensivo, y su lanzamiento casi no tocó el aro. Prórroga cuando el partido estaba ganado sólo con consumir los 24 segundos de las posesiones.

El dominicano se dejaba la puntería para después. Porque con ese 106-100 y 109-104 posteriores, el Betis no se hundió. Ndoye no falló desde la personal (4/4 en la prórroga), por mucho que la intención del Unicaja era mandarlo al 4,60 y Feldeine se sacó de la chistera un triple a 55 segundos de la conclusión para colocar el 111-112, después de que Kay, esta vez sí, acertara con los tiros libres.

Los 114 puntos son la anotación más alta como Betis en la ACB; el CB Sevilla ganó 109-116 al Real Madrid

Quedaba tiempo por delante y ahora era el Betis el que volaba en defensa otra vez, como durante los tres primeros cuartos, en los que, pese a los problemas habituales en el rebote, mostró una buena actividad atrás. Pero lo importante era la resolución del choque. Nada de los 44 minutos previos importaba ya. Brizuela falló y los de Plaza atacaban de nuevo para sellar la victoria. Randle, bota que te bota en mitad del campo, para cambiar el ritmo en los últimos segundos de la posesión encarando el aro. El base repitió acción y en vez de encarar el aro para sacar falta dobló la bola a última hora y Feldeine lanzó ya fuera de tiempo.

Restaban 11,5 segundos, con 111-112 en el marcador y bola para el Unicaja: ¿Falta rápida o defensa? Con Plaza está claro. Defensa, actividad, manos por todos lados. Kay se quedó con Jaime Fernández y le tapó todas las salidas hacia la canasta y su pase, algo precipitado, se le escapó de las manos a Francis Alonso ante la presencia intimidante de Pablo Almazán.

Desde enero de 2013 no vencía el equipo sevillano en Málaga, entonces con Aíto García Reneses

Ganó el Coosur Betis en Málaga, plaza que no tomaba desde el 13 de enero de 2013 cuando Aíto García Reneses, con un grupo de niños lo hizo con menos suspense (70-81). No son niños los que dirige ahora Joan Plaza en el conjunto verdiblanco, pero sí que empiezan a ser un equipo. Campbell se ha sumado a la causa y desde el acierto exterior se ha vuelto a conectar; Ndoye se fue hasta los 25 puntos con un 11/15 desde la personal, después de fallar sus tres primeros lanzamientos; Borg, pieza clave para el técnico por su actitud defensiva, volvió a ver el aro con claridad (11 puntos en el tercer cuarto)... El Betis parece un equipo y acaba con un subidón de fe en Málaga para encarar 2021 con ganas.

Campbell bota la pelota defendido por Ferrari. Campbell bota la pelota defendido por Ferrari.

Campbell bota la pelota defendido por Ferrari. / M. Pozo (ACB Photo)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios