Marcha del director deportivo del Betis Energía Plus

Antonio Alonso, el primero en decir adiós

  • El director deportivo, que firmó hasta el final de curso, no seguirá.

Antonio Alonso, de frente, charla con el delegado del equipo. Antonio Alonso, de frente, charla con el delegado del equipo.

Antonio Alonso, de frente, charla con el delegado del equipo. / víctor rodríguez

Comentarios 2

Antes incluso de una comparecencia de los dirigentes del Betis tras el segundo descenso deportivo del equipo para valorar lo ocurrido esta campaña y explicar cómo se encarará el futuro, algo importante teniendo en cuenta que de club histórico pasó a la categoría de sección, las primeras consecuencias del curso no se hicieron esperar. Antonio Alonso no seguirá en el cargo de director deportivo y ahora se busca al encargado de diseñar la plantilla que deberá afrontar el reto del ascenso.

El guipuzcoano no diseñó la plantilla el pasado verano, pues llegó en la tercera jornada para, en teoría, estar atento al mercado en caso de que hubiese que acudir a él y, en caso de que el año fuese bueno, podría haber prolongado su contrato, pues en principio sólo firmó hasta el final de esta campaña. Pero ha tenido trabajo en siete meses de ejercicio, en los que hubo numerosos cambios como la destitución de entrenador Alejandro Martínez y su relevo por Óscar Quintana en noviembre, o el cese de éste hace apenas un mes, cuando se hizo cargo del primer equipo Javier Carrasco.

También tuvo trabajo el vasco con los numerosos movimientos de la plantilla. Con él en la dirección deportiva se rescindieron los contratos de McGrath, Saúl Blanco, Boungou-Colo y Draper, que fue precisamente su primer fichaje. Otras altas llegadas de su mano fueron Zagorac, Gacesa y Booker, seguramente el mejor descubrimiento de la temporada recién finalizada. El descenso del Betis se cobró su primera víctima y puede que no sea la última.

Dejando a un lado el juego de videncia, lo cierto es que el conjunto hispalense necesita un director deportivo que conozca la nueva categoría, pero también ser capaz después de manejarse en la ACB para o dar un nuevo golpe de timón después, para liderar el próximo proyecto, que debe tener como único objetivo el ascenso de nuevo a la ACB. Su primera labor será la elección del entrenador al que se le encomendará tal tarea, pues todo apunta a que Carrasco, hombre de la casa, no será el primer espada y volverá a ejercer las funciones de ayudante.

Al tiempo, toca fichar rápido y bien. Conocer en este sentido la categoría es fundamental para saber lo que pagar. Y es que el Betis será el conjunto a batir en LEB Oro y los agentes aprovecharán la teórica superioridad económica en la categoría para pedir más dinero de lo que reclamarían por sus representados a cualquier otro club. Saber fichar será fundamental, así como tratar de seducir a jugadores como Txemi Urtasun, Franch o Mikel Úriz que pueden ser realmente útiles en la nueva categoría. El tiempo corre y el proyecto bético en LEB Oro arranca con la búsqueda de un director deportivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios