Juanma Rodríguez, director deportivo del Betis Energía Plus

"Subir sería un éxito, pero para nosotros sobre todo es una obligación"

  • El malagueño vuelve a los despachos ocho años después con el objetivo ineludible de devolver al equipo de nuevo a la ACB

  • Tiene claro que, en un "año complicado", la experiencia y las ganas de crecer de todos será la base

Juanma Rodríguez, director deportivo del Betis Energía Plus, en el estadio Benito Villamarín. Juanma Rodríguez, director deportivo del Betis Energía Plus, en el estadio Benito Villamarín.

Juanma Rodríguez, director deportivo del Betis Energía Plus, en el estadio Benito Villamarín. / Víctor Rodríguez

Comentarios 1

Hablar de Juanma Rodríguez es hacerlo de una institución en el baloncesto. Figura clave en las canchas y fuera de ella en Málaga, bajo su mando en los despachos (1994-2010) el Unicaja alcanzó los mayores éxitos de su historia. Tras un periodo de ocho años en las trincheras, la llamada del presidente del Betis Energía Plus, Fernando Moral, le metió de nuevo el gusanillo en el cuerpo.

–Si le dicen hace diez años que iba a encabezar un proyecto en Sevilla en la LEB Oro...

–No me lo hubiese creído. Cuando me explicaron el proyecto fue algo que me sedujo y que no podía desperdiciar, porque habría estado arrepintiéndome muchos años. No me lo esperaba, así que no tengo otra meta que devolver la confianza depositada en mí en un año que será difícil.

–Estaba desde 2010 en otras tareas. ¿Se va desengrasando para lo que tiene por delante?

–He mantenido mucho contacto con el baloncesto. No tanto con la LEB Oro, pues habré visto tres o cuatro partidos la pasada campaña para hacer informes sobre algunos jugadores a controlar por si se presentaban al draft. Pero no he parado de ver partidos de Euroliga, campeonatos de categorías inferiores, entrenamientos de conjuntos de ACB, he mantenido contactos con entrenadores... Todo eso no lo he perdido.

–¿El ascenso es un éxito o una obligación?

–Las dos cosas. Un éxito por lograr el objetivo, pero a nadie se le escapa que este equipo tendrá uno de los mejores presupuestos de la categoría. Pero nos encontraremos con equipos duros, pabellones difíciles, jugadores que dominan la categoría, entrenadores muy buenos... Ascender sería un éxito por el trabajo que va a costar, pero también es una obligación por el nombre del club, al que hay que devolver a la ACB.

–¿Lo más complicado será cambiar el chip de la LEB?

–Es uno de los primeros retos y por eso hay que transmitir, el primero yo, lo que nos vamos a encontrar. El equipo debe estar formado por una base que conozca la categoría. Me decía alguien muy experto en la LEB que si haces un plantilla con jugadores ACB en las primeras jornadas van a Pumarín, Melilla y El Prat y te pones con 0-3 de inicio, porque no se enteran de cómo es la liga. No se va a ganar ni con el escudo, ni con la camiseta, ni con el nombre ni con el presupuesto. Se va a ganar haciendo el mejor baloncesto desde la máxima agresividad e intensidad y el máximo compromiso de todos. No quiero que vayamos de equipo rico, sino siendo humildes desde el primer día.

La Liga Endesa acabó a finales de mayo y usted llegó a principios de julio. ¿Quién y cuándo contactan con usted por primera vez?

–Con la primera persona que hablo es con el presidente, Fernando Moral, una semana antes de la presentación. Tuvimos una reunión y todo fue muy bien. Después me vi también con Ramón Alarcón y Miguel Ángel Jiménez, quienes me comentaron el proyecto y a partir de ahí todo se resolvió muy pronto, pues tuvimos buena sintonía y nos entendimos pronto.

–¿Se le ha activado el gusanillo de fichar de nuevo?

–El teléfono lleva una semana echando humo. Cuando uno se mete en esta vorágine, más en estos tiempos de formar el equipo, sabes que vivirás en una vorágine. Lo que sí me he propuesto es disfrutar con esto y transmitir eso a la gente que está conmigo.

–¿Cómo ha visto desde fuera todo lo que le ha pasado al club en los últimos años?

–Ha sido raro ver a un histórico del baloncesto español pasarlo tan mal. El club tomó un rumbo sensacional cuando encontró un modelo propio, con grandes entrenadores y jugadores de proyección. La entidad encontró una filosofía diferenciadora y salieron Satoransky, Willy Hernangómez, Balvin, Porzingis, Sastre... Lamentablemente, después todo cambió por temas económicos. Se ve con extrañeza y lástima, porque la ACB quiere proyectos como el de Sevilla. Pero mi misión es mirar hacia delante y mi trabajo es más de construir.

–¿Por qué no triunfó en Málaga Aíto?

–A mí me sorprendió mucho, porque teníamos un proyecto sensacional, con jugadores jóvenes, que estoy convencido que él hubiera sacado adelante. El año que coincidí con él aprendí muchísmo. Había una estructura muy sólida con un entrenador de club con el que se puede trabajar, pero diferentes circunstancias hicieron que nos fuéramos Berdi Pérez y yo un año después y los que entraron consideraron que Aíto no debía seguir. Creo, incluso, que creyeron que estaba acabado. Estamos en 2018 y desde 2010 hay que ver todo lo que ha hecho. En su momento hubo poca experiencia en gestionar una situación mala y poca paciencia para entender cómo era Aíto y hasta dónde nos podría haber llevado. Estoy convencido de que con él el Unicaja hubiese llegado de nuevo a lo más alto y al final en lo que quedó es que Unicaja es el único sitio en el que han despedido a Aíto.

Juanma Rodríguez, sentado en los asientos del Benito Villamarín. Juanma Rodríguez, sentado en los asientos del Benito Villamarín.

Juanma Rodríguez, sentado en los asientos del Benito Villamarín. / Víctor Rodríguez

–Ha hablado antes de un modelo que triunfó en Sevilla con jugadores jóvenes. ¿Contará con algún canterano en el equipo de LEB Oro?

–Es la idea en un futuro, pero este año es especial y no puede haber experimentos en una temporada tan complicada. Las segundas categorías no son para hacer experimentos. Tengo una idea de hacer un buen departamento de scouting para atraer a jóvenes a los que se les pueda dar minutos y acudir a lugares a los que otros no van para captar los talentos que nos puedan hacer crecer.

–¿En su plan entonces la cantera será importante?

–La cantera del Betis, y no lo digo por quedar bien con nadie, creo que para los recursos que ha tenido en los últimos tiempos lo ha hecho muy bien en comparación con otros con mayores medios. Es algo que viene de tiempo atrás, desde Arturo Montequi. Cuando estuve en el Unicaja no me dio tiempo a prestar atención a la cantera, porque tenía también funciones ejecutivas, pero ahora tengo a mis hijos jugando en los escalafones inferiores del Unicaja y sí la he seguido la cantera y ves que el Betis, para los recursos que tiene, ha hecho cosas muy buenas. Hay un camino recorrido en el que trataré de sumar y aportar para seguir creciendo, quizá con un modelo con el que los chicos se atrevan a venir aquí. Está en buenas manos y en eso estoy tranquilo.

–En Málaga crecieron Alfonso Sánchez y Txemi Urtasun. ¿Piensa en ellos para la LEB?

–Tengo buena concepción de ambos, aunque conozco más a Alfonso Sánchez. Siempre dije que el baloncesto le debía una oportunidad y se la dio cuando fichó por Manresa con Pedro Martínez. Apuntaba muy alto y tuvo mala suerte con las lesiones de rodilla y con la de muñeca. Txemi sí que tuvo mejor trayectoria en ACB. Valoraremos si nos pueden ayudar en ese proyecto, aunque en ese grupo de españoles que nos gustaría tener nos podrían encajar. Veremos.

–¿Qué perfil de jugador busca?

–Lo importante es formar un buen equipo de buenas personas, de gente con el mayor talento posible en todas las posiciones, pero que a la vez sea un grupo defensivamente fuerte. Un equipo duro y atlético que conozca la categoría. Aquí es importante defender bien y meterla de fuera. Con bases que dominen y trasladen a la pista la idea del entrenador y que puedan generar para los demás. Vamos a medir muy mucho que sea gente que venga a crecer y con hambre, que no crean que esto será un paseo.

–¿Y qué baloncesto quiere?

–Lo que hay que hacer es armar un conjunto que defensivamente sea sólido. Que en los momentos complicados, si estás mal en ataque, la defensa lo sostenga. Y en el otro aro tener gente que conozca el juego, tiren bien de fuera y que sepan compartir la pelota. Con eso tienes mucho ganado.

–¿Le preocupa que algún agente se la quiera 'colar' por eso de ser un club con el mayor presupuesto de la LEB?

–A uno que me llamó le dije que pasara la lista de jugadores y su respuesta fue que el no tenía jugadores para LEB en su agencia. Pues entonces no me llames. De ese tipo de jugadores voy a dudar. No quiero que venga gente aprovechando que podemos tener más dinero y si hay que tardar más tiempo en armar el equipo y empezar con tres canteranos lo haremos, hasta encontrar la gente que queremos. Ahora es cuando no te puedes equivocar...

–Esta LEB es muy distinta a la de hace 10 años, ¿no?

–Hace 10 años, sin la crisis económica, había jugadores que preferían estar en la LEB porque ganaban más que en ACB. Ahora, con menos recursos, hay que hacer más apuestas, porque si la ACB está perdiendo nivel por la emergencia de otros mercados imagina lo que pasa en LEB. Es algo que me gusta, pues hay jugadores que saben que en un año se juegan su futuro profesional si las cosas las hacen bien y es un reto para un director deportivo, pero no sé si hacer apuestas en cuanto a fichajes es lo adecuado para el Betis ahora.

–¿Cómo se engancha a una afición hastiada?

–Estamos empezando algo desde abajo para enganchar a la gente poco a poco. Queremos que cada viernes que juguemos en casa la afición vea un equipo que pelea, que se deja la piel en la pista... Sevilla es una ciudad muy futbolera, pero también de baloncesto y es necesario que el aficionado vea que sus jugadores se dejan la vida para atraer de nuevo a la gente. Tras dos descensos no le puedo pedir nada a la afición, sino demostrarle cosas.

El director deportivo del Betis Energía Plus, en el Benito Villamarín. El director deportivo del Betis Energía Plus, en el Benito Villamarín.

El director deportivo del Betis Energía Plus, en el Benito Villamarín. / Víctor Rodríguez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios