Salva Sevilla. Futbolista del Betis

"Estoy en el club que quiero y loco por subir"

  • El virgitano regresa a Córdoba para sentirse partícipe de un ascenso del que ha sido pieza fundamental para el Betis

Comentarios 1

El Betis ha encontrado en Salva Sevilla (18-03-1984, Berja, Almería) a su enganche del juego ofensivo, ocupando un lugar que había quedado huérfano con la salida de Capi. El virgitano regresa en Córdoba tras sufrir un problema muscular y lo hace con la ilusión de disputar los partidos que pueden llevar al Betis al ascenso, ese objetivo que se había marcado en su primera temporada como verdiblanco. "Es un sueño jugar en Primera después de tantos años en Segunda", dice. Y bien cerca que lo tiene.

-Lo primero, ¿cómo se encuentra tras ese problemilla muscular?

-Después de casi tres semanas parado me cuesta coger el ritmo de juego, el ritmo de mis compañeros, así que entendería que no estuviese en el once inicial ante el Córdoba. Sin embargo, lo que quiero es entrenarme y estar a disposición del técnico para ayudar al equipo a conseguir el objetivo lo antes posible.

-Después de una temporada tan larga, ¿puede el equipo acusar las bajas de jugadores en esta recta final?

-Durante todo el año hemos tenido muchas bajas y el grupo siempre ha salido adelante. Aquí nadie es imprescindible y, por fortuna, no se nota ninguna ausencia. Eso quizá ha sido una de las claves del éxito, porque, esté quien esté sobre el césped, da el 100%. El grupo es una piña y está concienciado de cuál es el camino del éxito. Falte Emana o falte Salva Sevilla, el entrenador siempre tiene variantes y puede elegir lo mejor para el equipo.

-¿Tiene preferencia sobre cuándo ascender?

-Cuanto antes se consiga, mejor. Nos ha ido bien la fórmula del partido a partido y hay que seguir así. ¿Para qué cambiar? Se pueden hacer muchas cuentas; puede ser el miércoles, el jueves, el domingo o la semana siguiente. Da igual. Lo importante es conseguirlo de una vez porque ha sido una temporada muy dura a la que hay que poner el broche lo antes posible.

-Pero no le hará gracia lograrlo el jueves, en casa y sin jugar, ¿no?

-Hombre, a los jugadores eso es lo que menos nos gusta, es cierto, porque queremos que pase en el campo y que la gente disfrute junto a nosotros. Me gustaría que fuese el miércoles contra el Tenerife, en nuestro campo, para que la fiesta sea completa. Lo importante, con todo, es conseguir el ascenso de una vez.

-¿Y que hará cuando se consiga matemáticamente?

-No me he planteado nada. No soy de esas personas que hacen promesas, pero lo celebraré como el que más. Si la plantilla decide hacer algo, lo haré con los ojos cerrados. Además, en un momento de tanta felicidad no sé cómo reaccionaré. Me dejaré llevar.

-Pero ésta no es una situación nueva para usted...

-Es cierto que viví un ascenso, pero éste es diferente. No es lo mismo ascender a Segunda División con un filial que hacerlo a Primera con el equipo en el que quiero estar. Además, de este ascenso sí que me siento parte importante y por fin cumpliré mi sueño de jugar en Primera División. Hay muchos futbolistas que no hemos disfrutado de esa categoría tras años jugando en Segunda.

-Pero usted sí pudo jugar en Primera con el Sevilla...

-Me ofreció la renovación para seguir, pero quise salir. Creía que mi ciclo en el filial había acabado y nunca me arrepentí de irme al Salamanca. Ahora estoy en el club que quería estar y loco por lograr un ascenso.

-¿Y piensa que se debería celebrar?

-No somos los más indicados para decidir qué debe hacer el club. El Betis se merece estar en Primera y, después de tanto esfuerzo, es justo celebrarlo, aunque en su justa medida. ¿Quién le dice a un bético que lo ha pasado tan mal estos años que no celebre el ascenso?

-Con el club en Ley Concursal los movimientos para el año que viene serán más limitados... ¿Cree que hay una columna vertebral sólida para el próximo año?

-Hay equipo para no pasarlo mal en Primera. La Copa es el reflejo de ello. Competimos con el Zaragoza, el Getafe e incluso con el Barcelona de tú a tú, y todo a pesar de los problemas, las lesiones... Hay un gran grupo formado, nos conocemos y nos compenetramos bien, y eso es tan importante como tener buenos jugadores. En ese sentido, tenemos buena parte del trabajo hecho.

-Y ahora a Córdoba, donde estuvo cerca de recalar antes de venir al Betis...

-Es una historia pasada que, por suerte, se solucionó. Ahora estoy en el Betis, donde siempre quise estar. No creo que la afición me vaya a recibir peor por eso. Es algo que pasó y ya está.

-Allí tampoco fallará la afición bética...

-Lo de la afición del Betis es increíble. Jamás vi ni sentí nada igual, porque en cada campo al que salimos siempre hay una grada teñida de verdiblanco. Desde el inicio de temporada la gente nos ha dado mucha fuerza. En casa tampoco nos falla nunca. Recibimos un gol y nos animan aún más. Sólo podemos darle las gracias y esperar que lo antes posible la afición pueda celebrar junto a nosotros el ascenso.

-¿Estará el sábado pendiente del Celta?

-A estas alturas no podemos pararnos a mirar a ningún rival, sino centrarnos en nosotros. Está claro que con lo cerca que estamos si dijera que no miraremos el resto de resultados mentiría, pero lo importante es ganar, sacar nuestro partido adelante y no pensar en los demás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios