Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Deportes

La minimizada legión de Emery

  • El técnico ha visto reducida la base fiable del plantel, con 11 jugadores que pasan de los 2.500 minutos y 14 de 2.000 La segunda columna, sin brío en la fase final

Comentarios 1

La temprana preparación por la Supercopa de Europa, el aguijoneo constante de lesiones de todo tipo, la altísima exigencia de la Liga de Campeones, con un grupo fortísimo, el cúmulo de partidos oficiales desde agosto hasta abril (54 ya, 33 de Liga, 6 de UCL, 6 de UEL, uno de Supercopa y la disputa sin precedentes en la era de Emery de 8 partidos de Copa...) y la escasa aportación de hombres que estaban llamados a marcar la diferencia. Muchos son los factores que han provocado que el Sevilla, cuando llega la fase definitiva del curso, está en la segunda peor racha liguera y con síntomas de fatiga en su base fiable. Pero uno de los factores principales es que Unai Emery ha visto minimizada, precisamente cuando el Sevilla ha realizado la mayor inversión en la plantilla de toda su historia, esa base de jugadores fiables. La segunda columna no responde, o lo hace a cuentagotas. Y la otrora competitiva legión de Emery se ha visto reducida a 13 ó 14 jugadores, precisamente cuando el Sevilla se ha garantizado ya llegar a los 62 partidos oficiales, a sólo uno del récord de 63, del curso 06-07.

Los números fríos no engañan. Si las rotaciones han sido un éxito en los dos cursos precedentes de Emery, y han sido fundamentales para cumplir los objetivos en la Liga y en Europa, no así en la Copa, este curso no están siendo fructíferas. Se vio ante el Deportivo, con seis titulares frente al Athletic fuera de la convocatoria y sólo tres repitiendo en el once (Kolodziejczak, Escudero e Iborra). La impotencia en la segunda parte para controlar un resultado a favor y rematarlo dejó en evidencia la aportación de esa segunda columna que otrora sí le ha dado resultados a Emery. Y con ese empate, el Sevilla concatena su cuarto partido liguero sin ganar, con tres derrotas y un triste empate (Real Madrid, Real Sociedad, Valencia y Deportivo) y se acerca a su peor racha, la del inicio de curso (dos derrotas en casa ante Atlético y Celta junto a los empates fuera con Málaga y Levante y la derrota en Las Palmas). Curiosamente, el Sevilla ha respondido peor, salvo en los cuartos de final de la Liga Europa, después del último parón liguero, al que llegó pidiendo oxígeno. Tras el mismo, se produjo la derrota en Nervión ante la Real. Y en la eliminatoria con el Athletic, la primera columna también demostró que está castigadísima, sobre todo en una prórroga que se le hizo eterna ante un equipo que tiene un alto nivel físico, como es el vasco.

De la plantilla de Emery, sólo ocho futbolistas superan los 3.000 minutos entre todas las competiciones, incluido el portero: Kolodziejczak (3.704 minutos en 44 encuentros oficiales), Rami (3.656/40), Sergio Rico (3.600/40), Vitolo (3.327/43), Tremoulinas (3.190/36), Krychowiak (3.041/35), Coke (3.019/35) y Gameiro (3.100/24). Llegan a 11 los que superan los 2.500, gracias a Banega (2.921/39), Krohn-Dehli (2.835/45) y N'Zonzi (2.784/40) y completaría el técnico los tres cambios más ese once con los 14 futbolistas que suman en total más de 2.000 minutos, por mediación de Iborra (2.373/39), Konoplyanka (2.230/45) y Mariano (2.085/31).

De los refuerzos realizados tanto en verano como en invierno, que llegaron en total a la docena, diez en el periodo estival, apenas tres están entre esos 11 jugadores que han pasado la barrera de los 2.500 minutos, Rami, Krohn-Dehli y N'Zonzi, quienes se puede decir, sin error a fallar, que forman parte del titularísimo once de Emery para los partidos decisivos. Dos de ellos descansaron ante el Deportivo y uno salió como suplente. Konoplyanka está en el límite de los 14 que forman la base de los que han pasado de 2.000 minutos entre todas los torneos. El ucraniano ha dado grandes partidos de forma muy aislada: tuvo sus grandes noches en Manchester y ante el Real Madrid en Nervión y su mejor partido frente al Villarreal, golazo incluido. Pero ni de lejos ha respondido a las expectativas altísimas que la dirección deportiva, el cuerpo técnico y la afición. Aun así, ha marcado 8 goles en total, uno más que la gran decepción, Fernando Llorente.

El riojano está en el grupo de los que pasan de 1.000 minutos, con 1.408 en 32 apariciones, junto a Cristóforo, Reyes, Escudero (cuyo protagonismo ha crecido, 1.662 en 20 partidos) y Carriço. Y la pregunta es si es Emery el que no ha sabido enganchar a esa segunda columna o es que ésta, por distintos factores como el paso del tiempo en el caso de Reyes y la salida de una gravísima lesión, en el de Cristóforo, o de otra menos grave, como Carriço, no se termina de subir al carro. Está ahí la duda entre si es que a los teóricos suplentes les falta competitividad o que Emery no ha sabido acoplarlos. Mientras, el técnico exprime a su cada vez más exigua legión...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios