Romería Virgen de Valme 2020 Una romería que se vive en el corazón

  • Dos Hermanas vive una celebración de Valme condicionada por la pandemia con una misa en la Plaza de la Constitución

"Este año no vamos a Cuarto, es la Virgen la que viene a nuestro corazón". Con estas palabras del párroco Manuel Sánchez, se puede resumir la Romería de Valme 2020. La pandemia del Covid-19, que se ha llevado por delante todas y cada una de las grandes celebraciones religiosas de este año. La Virgen de Valme, protectora de la ciudad de Dos Hermanas, ha salido a las puertas de su parroquia para la celebración de una solemne misa que ha sustituido a la tradicional romería del tercer domingo de octubre.

Faltaban pocos minutos para las nueve y media cuando se abrían las puertas de la parroquia de Santa María Magdalena. Torre engalanada y flores para acoger a la Virgen. Con el repique de las campanas y el lanzamiento de cohetes ha sido recibida la devoción nazarena. La Virgen que acompaña al Rey San Fernando durante la reconquista. Para ella se construyó, como acción de gracias, una ermita en Cuarto. Allí debía peregrinar con las más de 200.000 almas que caminan con ella cada año en una de las romerías más multitudinarias de Andalucía y España. Pero este año no ha sido posible.

Sin carretas, galeras ni caballistas, salía la Virgen de Valme a su plaza mientras sonaba el Himno Nacional. Sus andas eran colocadas bajo el arco de flores en un altar efímero levantado para la misa. Con una aplauso recibían los nazarenos a su protectora.

En la Plaza de la Constitución todo estaba dispuesto para la celebración, que ha sido emitida en directo por Canal Sur Televisión. El fervor desbordado y el colorido de esta romería quedaban acotados este año a este lugar emblemático de Dos Hermanas.

Hablaba el párroco, durante el pregón que ha ofrecido este año, que esta sería la romería de la pandemia. Así lo ha recordado durante su homilía: "Tercer domingo de octubre. Día de romería y de salir muy temprano cuando aún no ha salido el sol. No se puede hacer físicamente el camino y la romería, pero podemos peregrinar a lo más íntimo de nuestro corazón y encontrarnos allí con la Virgen".

Que no se recorra el camino no significa que no haya romería, ha recordado el sacerdote, que ha instado a los hermanos y devotos a hacer espiritualmente ese recorrido: "Hoy más que nunca salimos de romería. No necesitamos dirigirnos a Cuarto, sino a cualquiera de nuestros hermanos. Tenemos que llevarles ese olor a nardos que siempre envuelve a la Virgen y llevar alegría a las situaciones de tristeza".

En este domingo, en el que la Iglesia también celebra el Día de las Misiones, en su homilía ha instado a todos a salir al encuentro de los que carecen de lo más básico y necesario: "Este año nos vamos a sentir muy misioneros porque la romería la vamos a vivir desde el corazón. Es la Virgen la que este año viene a nuestro corazón".

Con el canto de la Salve, vivas a la Virgen y el repique de las campanas, ha concluido una inusual mañana de romería. La Virgen de Valme ha regresado al interior de la parroquia no sin que antes el párroco lanzara una súplica. "Hoy todos los nazarenos celebraremos una comida especial en nuestra casa. Una tortilla de papas en casa con la familia y un filetito empanado. Pero nada reuniones, de bullas porque estamos conteniendo al maldito coronavirus y a este bicho lo tenemos que frenar con la responsabilidad de cada uno y de todos". Dicho queda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios