Infraestructuras El puente de la SE-40 se podrá cruzar a pie o en bici como el Golden Gate

Economía

Befesa dispara su Ebitda en el primer trimestre hasta los 61,1 millones, un 25% más que en 2021

Javier Molina, CEO de Befesa, en la sede de la compañía en Sevilla.

Javier Molina, CEO de Befesa, en la sede de la compañía en Sevilla. / Juan Carlos Muñoz

El negocio de Befesa fija nuevas marcas. La compañía que dirige el sevillano Javier Molina, líder mundial en reciclaje de residuos peligrosos para las industrias del acero y aluminio, firmó en el primer trimestre de 2022 los mejores resultados trimestrales de su historia, con un Ebitda ajustado de 61,1 millones de euros, lo supone un aumento del 25% respecto al mismo periodo de 2021, que ya había fijado un récord.

Desde Befesa se sostinene que esta evolución positiva de los resultados en el primer trimestre de 2022, en comparación on el año anterior, se debió principalmente al "aumento de los precios de los metales y al buen comportamiento de los volúmenes".

El beneficio neto creció un 8,9%, al pasar de 24,8 millones de eruos en el primer trimestre de 2021 hasta los 27 millones entre enero y marzo de 2021.

Las ventas crecieron aún más que el Ebitda y el beneficio neto respecto al mismo periodo del año anterior. Entre enero y marzo de 2022, Befesa facturó 261,4 millones, un 35,7% más que los 192,6 millones en los mismos meses de 2021.

En la mejora del balance de la cotizada en Fráncfort destaca la contribución de las operaciones de zinc en Estados Unidos y el volumen inicial de la primera planta puesta en marcha en China, lo que ha compensado de sobra la inflación de la energía y el aumento de los treatment charges (TCs) del zinc hasta los 230 dólares por tonelada.

Befesa mantuvo en niveles altos y prepandémicos la utilización de sus plantas. La producción de polvo de acería EAF alcanzó en torno al 88% de la capacidad total y la producción de las escorias salinas de aluminio y SPL reciclado en torno al 80%.

Befesa cerró el trimestre con 237 millones de euros de tesorería, un récord que supone un aumento de 13 millones de euros con respecto a finales de año. Junto con la línea de crédito (RCF) disponible en su totalidad de 75 millones de euros, Befesa mantiene una sólida posición financiera con más de 300 millones de euros de liquidez. El apalancamiento de la deuda neta ha seguido mejorando hasta x2,13 (comparado con x2,16 a finales de 2021).  

La expansión de Befesa en China sigue avanzando según lo previsto al tiempo que gestiona las restricciones debidas al Covid: La primera planta en Jiangsu está en producción comercial desde el 21 de diciembre, vendiendo WOX. La puesta en marcha de la segunda planta en Henan comenzó en enero de 2022; se espera que el aumento de producción se produzca en el segundo trimestre y el inicio de la producción comercial está prevista para el segundo semestre.

De cara al resto del año, Befesa espera volver a obtener un crecimiento de dos dígitos en 2022, impulsado por la ejecución de sus proyectos de expansión y apoyado por la resiliencia de su negocio, su diversificada presencia global y su sólida gestión de caja.

Concretamente, Befesa espera que el EBITDA del ejercicio 2022 se sitúe entre 220 y 270 millones de euros, lo que supone un crecimiento respecto al año anterior de entre el 11 y el 37%; el punto medio de 245 millones de euros se ajusta a la tasa trimestral anualizada del primer trimestre de 61,1 millones de euros.

El amplio rango de previsión se debe principalmente a la volatilidad del mercado (y de los volúmenes), de la energía y de los precios de los metales. Respecto a las inversiones para seguir financiando su expansión global, Befesa prevé destinar entre 55 y 65 millones de euros.

La compañía espera que el flujo de caja se sitúe en una horquilla de entre 40 y 80 millones de euros, lo que hará que el apalancamiento financiero se sitúe en un nivel por debajo de 1,75 veces el Ebitda a finales de 2022.

Con estas previsiones, el consejo de administración de Befesa propondrá a la junta general de accionistas ordinaria la distribución de un dividendo de 50 millonesde euros (1,25 euros por acción), lo que equivale al 50% del resultado neto de 2021 de 99,7 millones de euros, en el rango superior de la política de dividendos  decidida por la compañía.

Valoración positiva

Javier Molina, CEO de Befesa, valoró los resultado de forma muy positiva: "Nuestros clientes y nuestra empresa se enfrentan a un entorno de mercado de altísima volatilidad, pero, afortunadamente, Befesa ha entrado en este difícil año en la mejor forma financiera y estratégica".

"Nuestras principales iniciativas de crecimiento en Estados Unidos y China están dando resultados", agregó Molina que destaca también que mantienene un enfoque conservador de coberturas de precio de zinc , que unido a su estructura de capital a largo plazo "salvaguardan los dividendos propuestos y la financiación de nuestra hoja de ruta de crecimiento".

"Como resultado, incluso en este entorno impredecible, esperamos lograr entre un 11% y un 37% de crecimiento interanual y ofrecer otro año récord a nuestros accionistas”, concluyó Molina.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios