Economía

El Gobierno consigna casi 2.000 millones en los Presupuestos para el Corredor Mediterráneo

  • Abalos se compromete a finalizar el proyecto en el entorno de 2025 gracias entre otras cosas a los fondos europeos

  • Los empresarios ven avances importantes, aunque siguen observando falta de celeridad en puntos concretos

El ministro Ábalos, con algunos empresarios pertenecientes al movimiento El ministro Ábalos, con algunos empresarios pertenecientes al movimiento

El ministro Ábalos, con algunos empresarios pertenecientes al movimiento

El movimiento Quiero Corredor nació hace cuatro años por la necesidad de dar impulso a una infraestructura, el Corredor Mediterráneo, que llevaba veinte años arrastrando retrasos y que no acababa de arrancar.

Cuatro años después, en plena pandemia, el encuentro empresarial en Valencia 'Acelerar el Corredor. Activar todo un país' para chequear el estado del proyecto ferroviario que une Algeciras con Europa a través de la costa mediterránea continúa con el tono reivindicativo, pero ya con optimismo. Los empresarios ven "avances importantes", aunque siguen observando falta de celeridad en algunos puntos concretos, cuellos de botella que reducen la velocidad de avance. "Ahora el ritmo es el de un paseo en lancha. Al menos ahora funciona, hace unos años no había forma", resume Federico Félix, presidente de la Fundación ProAve e interviniente en el acto.

"Estamos en una fase muy madura del proyecto", resumió, por su lado José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El responsable ministerial avanzó que en el proyecto de Presupuestos, que presumiblemente saldrá adelante, hay consignados 1.982 millones de euros para el corredor, lo que, teóricamente, permitirá su finalización en unos pocos años. El movimiento Quiero Corredor se ha fijado 2025 como horizonte y el ministro, al menos, no lo desmintió. "No diría una fecha, pero nos movemos en las que se han ido diciendo; se están despejando algunos cuellos de botella", afirmó.

El cumplimiento de esos plazos tiene mucho que ver con los fondos europeos de recuperación. Este proyecto está marcado en rojo por el Gobierno como uno de los que, sí o sí, recibirá financiación de la UE. "El corredor está muy alineado con los grandes retos de europa: cambio climático y digitalización, y este proyecto cumple ambas cosas", afirma Ábalos, que alude a la descarbonización que supondría la generalización de un transporte limpio como el tren y a la "digitalización del sistema portuario para seguir la mercancía en todas sus fases".

El decreto ley para agilizar plazos administrativos debe despejar los cuellos de botella existentes

Además, los fondos europeos exigen, por su propia naturaleza, que las inversiones comiencen a ejecutarse antes de 2023 y finalicen en 2026, según explicó Ábalos. Eso aprieta las tuercas al Gobierno, cuyo problema ahora para acelerar no es la voluntad política -la tiene- ni la financiación, sino los procedimientos administrativos. Por eso ya prepara su agilización en un decreto ley para evitar demoras, y con el objetivo de "ejecutar conjuntamente presupuestos y fondos europeos" en el Corredor Mediterráneo.

Ábalos mencionó, como ejemplo de esa prolongación de los plazos que causan los procedimientos, las declaraciones de impacto ambiental pendientes en el tramo Algeciras-Bobadilla. También aludió a otros obstáculos, como la petición de soterramientos de los municipios ("no en todos los sitios los impactos negativos son los mismos", dijo) o las conexiones con los puertos para que lleguen los trenes de mercancías. "Ya hemos desatascado Barcelona con un convenio y estamos trabajando con Valencia", afirmó.

En el evento empresarial intervino también el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda, quien destacó la involucración de la ciudadanía para que el proyecto sea una realidad "más pronto que tarde", y afirmó que el corredor "potenciará exportaciones y turismo, que ahora están siendo castigadas pero que están llamadas a ser el motor de la economía cuando esto pase".

El corredor, pues, marcha a velocidad de crucero, aunque el retraso acumulado es de veinte años. Si el acelerón se produce, se debe en buena parte a la unión empresarial de diferentes territorios, algo más difícil de lo que pueda parecer. "Hoy somos una voz. Antes nos encontrábamos y a la semana siguiente decíamos otra cosa, a veces inducidos por intereses político. Gracias a quiero corredor somos una voz", afirmaba Federico Félix, presidente de ProAve.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios