Nombramiento

Guindos devuelve a España a la cúpula del BCE

  • El ministro de Economía, que asegurá que dimitirá "en los próximos días", es el nuevo vicepresidente del Banco Central Europeo tras despejarle el camino la renuncia del candidato irlandés

Comentarios 10

La elección el ministro de Economía, Luis de Guindos, para ser el nuevo vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) permitirá a España recuperar un sillón en la cabina de mando del euro después de seis años de ausencia y en un momento crucial para la institución.

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (el Eurogrupo) eligieron ayer por consenso al candidato español después de que Irlanda dejase el camino despejado al anunciar antes de la reunión que retiraba a su candidato, el gobernador del banco central irlandés, Philip Lane.

"Estoy muy contento de que España haya vuelto a conseguir ese puesto en el BCE como siempre les dije y estoy convencido de que intentaremos hacerlo lo mejor posible y de que España podrá contribuir mucho", dijo De Guindos tras la elección. El ministro, quien anunció que presentará su dimisión en los "próximos días", consideró que su nombramiento "supone un cierto reconocimiento" para España, que "ha recuperado muchísimo prestigio" desde que en 2012 perdió su puesto en el comité ejecutivo del BCE.

Ese año el país no logró que se eligiese a Antonio Sainz de Vicuña en sustitución de José Manuel González-Páramo, lo que puso fin a catorce años de presencia española en Fráncfort (Alemania)-desde que Domingo Solans accediese en 1998- en el momento álgido de la crisis en España, que acababa de pedir el rescate bancario.

España regresa a la cúpula del euro con el que será el primer ministro que pasa directamente del ministerio al comité ejecutivo de una institución cuya independencia política está consagrada en los tratados, lo que le ha valido críticas de quienes piensan que puede suponer una politización.

El ministro, sin embargo, aseguró que defenderá la independencia del emisor europeo y que su contribución al mismo pasará también por aportar "un enfoque diferente" al comité dónde, opinó, "tener diversidad de perfiles (...) va a ser muy relevante".

De Guindos llega al BCE en un momento clave para el futuro de la institución, que debe decidir sobre el fin gradual de la política de tipos bajos y compra de deuda que han permitido reflotar la economía de la eurozona.

Mientras que en EEUU la tarea ya ha empezado, Fráncfort espera un alza mas sostenida de la inflación para proceder, entre las presiones de quienes -como la banca alemana- reclaman el fin de unos tipos bajos que minan su rentabilidad, y las de quienes avisan de que algunas economías en los Diecinueve no están listas para la retirada. El cargo es además el primero de una serie de renovaciones que pondrán fin al equipo capitaneado por el italiano Mario Draghi, que evitó la explosión del euro en 2012.

El sillón de Draghi quedará vacío el 31 de octubre de 2019, y para el puesto suenan ya el presidente del Bundesbank alemán, Jens Weidmann, y su homólogo en el banco central francés, François Villeroy de Galhau. El nombramiento de De Guindos debe ser confirmado formalmente hoy por los países del euro durante el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin), el último al que asistirá como ministro.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, instó apor su parte a esperar para conocer al sustituto de De Guindos como ministro de Economía, una decisión que tomará "más adelante". "Estamos muy contentos. Ahora hay que ir al Parlamento y luego irá al Consejo Europeo.

Estén ustedes tranquilos, que cuando se sustituya al señor De Guindos, se lo contaremos al momento", trasladó el jefe del Ejecutivo a los medios tras asistir anoche a un foro del diario La Razón

De Guindos asegura que presentará su dimisión "en los próximos días"

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha avanzado que tras obtener el respaldo de los miembros del Eurogrupo para conseguir la vicepresidencia del BCE, su dimisión será "cuestión de días", al mismo tiempo que ha defendido que la independencia de la entidad está "garantizada".

"En cuanto vuelva hablaré con el presidente del Gobierno (Mariano Rajoy), pero en los próximos días presentaré mi dimisión, será una cuestión de días", ha afirmado en declaraciones a los medios después de que se hiciera oficial su designación por parte del Eurogrupo.

Con respecto a su posible sustituto, De Guindos ha evitado pronunciarse sobre el perfil que debería tener y ha instado a preguntar sobre este asunto al presidente del Gobierno. "No puedo decir nada al respecto", ha contestado, para después añadir que Rajoy "no necesita ningún tipo de asesoramiento" y hará "una muy buena elección" al respecto.

De Guindos ha agradecido a Rajoy su apoyo, sin el cual su nombramiento "no hubiera sido posible". También ha agradecido el respaldo recibido por "todos los colegas" del Eurogrupo y ha explicado que la de este martes será, tras más de seis años, la última reunión del Ecofin (ministros de Economía de la UE) a la que asista, algo que para él será "especialmente relevante".

De Guindos agradeció el detalle del ministro de Economía de Irlanda de retirar a su candidato a la vicepresidencia del BCE, Philip Lane, para que la elección del candidato español fuera por consenso. "Creo que el señor Lane era un gran candidato y continuará siendo un gran candidato a futuro", ha dicho.

El todavía ministro de Economía ha apuntado que no ha participado en la reunión en la que ha sido elegido vicepresidente del BCE, como acordó hace días con el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno.

Por otro lado, preguntado por el hecho de que vaya a ocupar el cargo directamente después de ser ministro, De Guindos ha defendido que la independencia del BCE está "garantizada" desde el punto de vista institucional. "He sido ministro y ser ministro no limita la defensa que he hecho de la independencia del BCE", ha argumentado en inglés tras ser preguntado por esta cuestión.

También ha negado que durante los contactos diplomáticos con otros países para buscar apoyos de cara a la elección de este jueves se haya impuesto algún tipo de "condición" de cara a futuros nombramientos, como el del próximo presidente del BCE. 

El ministro de Economía ha asegurado estar "muy contento" por el hecho de que España haya recuperado un puesto en el Comité Ejecutivo del BCE y ha garantizado que intentará hacerlo "lo mejor posible". También ha destacado que supone "un cierto reconocimiento" a la evolución económica de España.

"Creo que España desde ese punto de vista ha recuperado muchísimo prestigio en los entornos comunitarios y éste es un puesto importante. El BCE es la institución más importante dentro de la unión monetaria", ha remarcado.

Además, ha afirmado que su nueva etapa personal es "un desafío" que afronta "con humildad", y cuando ha sido preguntado por si se calificaría como un "halcón" o una "paloma", ha preferido no entrar en esa "simplificación" y se ha calificado como una persona "pragmática".

De Guindos ha explicado además que durante los seis años en los que ha participado en reuniones en Bruselas ha habido "momentos difíciles", como el Eurogrupo en el que Jean-Claude Juncker le "abordó por la espalda", mientras que el mejor fue cuando se confirmó la salida de España del rescate bancario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios