Economía

Prodiel iguala en 2020 la cifra de negocio de 2019, 580 millones, pese a la pandemia

  • Con una cartera de contrataciones de 2.400 millones espera un lustro de auge en el negocio para lo que busca un socio inversor. Las dificultades impuestas por el Covid-19 hacen que el Ebitda del ejercicio se quede en 20 millones de euros

  • Prodiel vende por 750 millones varias plantas fotovoltaicas

Trabajos de construcción de uno de los proyectos de Prodiel.

Trabajos de construcción de uno de los proyectos de Prodiel. / M. G.

Prodiel EPC logró consolidar e igualar su cifra de negocio en 2020, respecto a la que tuvo un año antes, pese a las restricciones y requisitos de seguridad que la pandemia le obligó a poner en marcha para poder continuar con su actividad tanto en España como en los países latinoamericanos en los que opera.

Y es que, pese al buen resultado obtenido, 2020 ha sido un “año complicado” para la compañía que preside Ángel Haro, “sobre todo por el Covid-19”, según resaltó su director general adjunto Álex Monzó.

Pero los números señalan que la empresa de ingeniería y construcción del grupo ha salvado con nota el reto de “ejecutar proyectos renovables con mucha mano de obra directa e indirecta yel esfuerzo brutal de convivir con el virus” 

Además de conseguir que ningún proyecto quedase paralizado, aunque se trabajó con restricciones y aplicando medidas de seguridad, Prodiel alcanzó una producción igual a la de 2019,  con 580 millones de facturación.  Y ello pese a que los proyectos sí han experimentado una ralentización, destacó Monzó

Con esta cifra de negocio y pese al aumento de costes que ha supuesto el Covid, la compañía se mantuvo con Ebitda positivo de 20 millones, un 3,5% de la facturación anual.

Estos resultados han dejado satisfechos a los integrantes del equipo de dirección de la compañía. “Estamos muy contentos”, coincidieron Monzó y Miguel Somé Domínguez, CEO del grupo.

Especialmente, se sienten orgullosos de las medidas propias implantadas en países como México o Chile, que han permitido seguir adelante con la construcción de los proyectos. “Muchos clientes nos han felicitado por ello”, resaltó Monzó. 

Prodiel EPC cerró el ejercicio con 900 trabajadores directos, a los que hay que sumar otros 3.000 indirectos, en la media de años anteriores.

Con ese volumen de negocio y ese personal, Prodiel afronta una cartera de 1.773 millones de euros para los próximos cuatro años, a 31 de diciembre de 2020, que ya se ha elevado a 2.400 millones a 30 de junio de 2021.

Monzó enfatizó que la cartera de proyectos ya cerrada ha florecido sobre todo en el sur de Europa. “Este nivel de encargos nos da tranquilidad para los próximo cuatro ejercicios”, agregó Monzó, quien sin embargo reconoció que esperaban un crecimiento que no se ha dado en 2020 por la pandemia.  La cartera se está retrasando porque el florecimiento se está demorando, pero tenemos la certeza de que la cartera de pedido se va a ejecutar”, resaltó el director general adjunto.

El CEO de Prodiel, Miguel Somé, destacó además que la compañía mantuvo en 2020 su estructura societaria –el 45% es del presidente Ángel Haro, otro 45% sigue perteneciendo a la familia Godia, y el 10% restantes es de José María Vicente Suso–, y ha puesto mucho energía en reforzar la cultura de equipo en un sector en auge en el que hay volatilidad laboral. 

Somé también puso de manifiesto su apuesta por desarrollar una política de responsabilidad social corporativa (RSC) muy relevante. “Concebimos que debemos generar un semillero de compañías donde vamos a operar, para lograr que haya empresas que crezcan con nosotros, de modo que ayudemos a la fijación de la población en la España vaciada o muy vaciada”, dijo Somé, que espera 5 o 6 años de velocidad de vértigo, cuando las administraciones logren desencallar todos los proyectos de energías renovables que tiene solicitados.

Búsqueda de un inversor

Este modelo de generar un  ecosistema de proveedores que ayuden a desarrollar todos esos proyectos, es la manera de encarar que Prodiel tiene el creciente rechazo ecologista por la ocupación territorial en la que incurre la generación fotovoltaica.

Somé está convencido de que, pese a las dudas que se han generado, se impondrá la necesidad de descarbonizar. “Hacemos un trabajo muy potente con los agentes locales, porque no puedes eliminar el cultivo y no dar ninguna contraprestación”, explicó.

Aunque aún está muy verde y su capital es muy estable, Somé admitió que están valorando la entrada de algún socio que tenga  la misma visión del negocio que  los actuales accionistas de Prodiel para afrontar la esfuerzo de capital que exigirá el próximo lustro.  Somé no quiso dar detalles porque hay varias posibilidades abiertas con distintos inversores, aunque Monzó espera que se pueda cerrar este año. Para asesorarles en la búsqueda de un socio inversor, cuentan con el asesoramiento de Santander, BBVA y Lazard.

Prodiel espera años de crecimiento no sólo en los mercados que ya opera, el Sur de Europa y Latinoamérica, sino que a medio plazo ve oportunidades en países de África y en el norte de_Europa con el desarrollo de paneles fotovoltaicos que den más rendimiento con menor radiación solar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios