luis miguel gilpérez. presidente de telefónica españa

"Trabajamos para una democratización de la TV de pago"

  • La compañía, dos años después del lanzamiento de Movistar+ tras una fusión que vino a renovar sus objetivos, refuerza su servicio de televisión con la producción propia de series

Dos años después del lanzamiento de Movistar + el actual servicio de televisión de Telefónica se ha convertido en un pilar de la producción audiovisual en España, con una decena de ficciones propias que se han puesto en marcha y que comenzarán a emitirse desde septiembre. Tras aquella fusión con Canal + Movistar se ha convertido en la principal oferta en contenidos de España, con 16.000 títulos, junto al deporte y entretenimiento de sus canales propios y la oferta de otras cadenas de pago. El presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez (Madrid, 1959), subraya la importancia del camino trazado por su empresa para brindar una sólida oferta televisiva que "forme parte de la vida" de sus clientes.

-El futuro no se distingue del presente en estos momentos. Con el concepto de la televisión actual esto se percibe de forma más nítida.

Ya no somos un 'telco' que habla de teléfono y minutos, sino que habla de contenidos, de emociones" El futuro es el presente. Ahora disfrutamos de una TV diferente en el qué, el cómo y el cuándo" Estas series que producimos serán una forma de potenciar todo el talento de los creadores españoles" Tenemos que sensibilizarnos con que la piratería ocasiona la pérdida de talento y de puestos de trabajo"Les puedo asegurar que Telefónica se ha dejado la piel por el desarrollo de España"Tener la mejor red de fibra supone un paso de gigante y así podemos desarrollar la Ultra HD"

-Efectivamente, el futuro es el presente y me encuentro en Sevilla para un evento que supone la demostración de la importancia que le damos a la televisión. Le comentamos al equipo comercial qué capacidad y funcionalidad tiene nuestra oferta. Estamos muy convencidos de la fortaleza de nuestra televisión, que hemos hecho a nuestra medida, diseñada día a día desde que partimos de cero en este proyecto. Eso nos hace sentirnos fuertes: cuando tú construyes tu propia casa sabes de qué cimientos dispones. La hemos desarrollado desde el principio y es sin duda en estos momentos una referencia en toda Europa. Lejos de pensar que hemos acabado nuestro trabajo, en Telefónica acabamos de empezar.

-Una televisión que ya necesariamente no se atiene a un horario o una parrilla.

-Ya no tenemos prisas para ver nuestros programas o los eventos deportivos. No tenemos que mirar el reloj. Podemos hacer una vida al margen de la programación y verla según nuestra disponibilidad de tiempo. Ahora disfrutamos de una televisión diferente en el qué, el cómo y el cuándo. Es una televisión que es la casa del baloncesto, del tenis, de los otros deportes que no aparecen en otras partes, de todos los acontecimientos deportivos internacionales. Y también el fútbol tiene su hegemonía, con un equipo que cuida el contenido, que cuida las retransmisiones. No es sólo cuestión de imagen, sino de narración. Y luego tenemos dos joyas de la corona, que nacieron con la marca Movistar, como son las motos y la Fórmula 1. Dos deportes muy del gusto del público español. Tenemos ahí unos seguidores muy identificados con nosotros.

-¿Cómo será la oferta de ficción propia de Movistar +?

-Queremos tener una posición relevante en la ficción. Estamos desarrollando unas series de calidad con talento español propio. Yo destaco La peste, la historia de la Sevilla del siglo XVI, que dirige Alberto Rodríguez con su cuidado habitual. Va a ser una de las series de más éxito en el mercado español y de cara al mercado internacional. Cuando las cosas se hacen con tanto cuidado es normal que tengan éxito. La veremos probablemente en los primeros días de 2018 e iremos dando píldoras con antelación. La peste será el cuarto episodio de esta aventura en la ficción. Abriremos con La Zona, ambientada en la catástrofe de un escape radiactivo; tendremos Velvet Colección, que continuará aquí; y una comedia muy divertida, ya desarrollada, Vergüenza, con Malena Alterio. No queríamos abrir con una comedia, de ahí que aunque fuera la primera que estuviera lista se estrena más tarde. La intención es desde ahora contar con un estreno de ficción mensual, salvo en agosto. Nuestro plan es que haya entre diez o doce series al año. No más, para que todas tengan el protagonismo que se merecen.

-¿Son series españolas para un público internacional?

-Hemos dedicado bastante inversión y están construidas para el público español aunque es evidente que pueden ser exportadas. Las hemos cuidado incluso hasta para que tengan su sitio destacado de promoción, sin que se pisen unas con otras. Estas series serán una forma de potenciar todo el talento que tienen los creadores de este país. Nuestro objetivo es que Movistar + sea la capital de la creación audiovisual española y que tengan eco fuera. Desde Hispanoamérica a cualquier otro país.

-¿Serían exportadas a plataformas rivales?

-En España esas series se verán en Movistar + y fuera de nuestro país en otras plataformas, donde tengan proyección. No hay que cerrar puertas en este aspecto. Nuestro objetivo, de todas formas, es tratarlas con calidad, pensadas para nuestros clientes. Nuestro objetivo es que todos nuestros productos tengan calidad. No podemos ser una tele más. Tenemos ahí a nuestro canal #0, que empieza competir con los demás y que se distingue por la frescura. Estamos muy orgullosos de #0 porque en poco más de un año se ha posicionado ante canales de la TDT que llevan más tiempo que nosotros. Aunque nuestro objetivo no es tener una gran cuota de pantalla, sino entregar de manera continua productos relevantes. No perseguimos cubrir todas las horas como una televisión tradicional, sino que nos basta crear un limitado catálogo de contenidos, pero con interés e innovación.

-Se habló de retirar la publicidad de sus canales propios.

-Nuestro objetivo prioritario no es vender publicidad, ni de contar necesariamente con unos ingresos añadidos. No tenemos que renunciar a ese negocio adicional, pero nunca va a ser nuestro foco. Nuestra intención es dar un producto con el que se sientan orgullosos nuestros clientes.

-¿Con sus novedades podrán aumentar de formar notoria la penetración de la TV de pago en España?

-La penetración de la televisión de pago en España es de 6 millones de hogares pero no estamos satisfechos porque el porcentaje sobre el 25% es aún la mitad de los países de nuestro entorno. El crecimiento potencial es altísimo pero hay elementos que impiden que ese crecimiento sea rápido. Hay que reconocer que tenemos una televisión en abierto de nivel, de las mejores de Europa, y hay gente que cree que así no necesita alternativas en su ocio. Y el otro elemento es muy característico de España y contra el que tenemos que seguir combatiendo mucho: la piratería. Es un problema que hay que sentir. Tenemos que sensibilizarnos con que la piratería ocasiona la pérdida de talento, de técnicos, de puestos de trabajo. Tenemos que entenderlo y tienen que implicarse la administración y el público. Si no reducimos la piratería no vamos a dar un salto en la calidad que merece la producción audiovisual española. Tenemos mimbres para que seamos una referencia mundial.

-El precio de la TV de pago no puede ser una justificación para consumir contenidos pirateados...

-Cuando el precio se incluye con los servicios de telecomunicaciones la televisión de pago tiene un coste nimio frente a todo lo que ofrece. No se puede pensar que es caro 75 euros al mes cuando tienes ocho partidos de la Liga, con tantos canales de pago, con funcionalidades avanzadísimas, con toda la TDT, y además la fibra, el móvil y el teléfono. Es un precio asequible, con toda franqueza, para muchas familias. Pero también es incuestionable que hay otras economías domésticas con menos posibilidades y para los que ofrecemos otros productos. Estamos bajando la barrera de entrada, trabajamos para que haya una democratización de la TV de pago. Nos buscamos una televisión generalista, pero sí una televisión que guste a todos, donde todos encuentren sus contenidos. Estamos desarrollando fórmulas para una televisión asequible para todas las familias y ese pensamiento forma parte de nuestra razón de ser y pensar.

-Esa idea de democratización de las prestaciones es muy del perfil de sus iniciativas.

-Es el reflejo de la labor de mi compañía. Para que se produzca el desarrollo de un país tiene que llegar un empuje desde el sector público y desde el privado, al unísono. De otra forma es muy difícil. Un proyecto como éste de Movistar + forma parte del desarrollo de España, como el de la red de fibra más importante de Europa, la que ya tenemos. Es una red para hoy y para nuestros descendientes. El tener la mejor red supone un paso de gigante y así podemos desarrollar la televisión. Si damos la televisión en cobre sería en blanco y negro. Y ahora podemos desarrollar la Ultra HD, el 4K, en nuestro país. Tenemos la obligación de avanzar. Nuestra red de fibra tiene más clientes que la suma del Reino Unido, Italia, Francia y Alemania. Entre los cuatro grandes del continente suman menos que los clientes de fibra que tiene Telefónica. Ninguna otra ciudad de Europa dispone de la capacidad en telecomunicaciones que tiene Sevilla, Almería o Córdoba. La fibra permite que hagamos una televisión diferente, porque tenemos la mejor de las capacidades. Y esos servicios se entregan a los ciudadanos.

-¿Al ser de una compañía de capital español sienten más implicación por el cliente español?

-Yo me baso en los hechos: Telefónica es la compañía que más ha impulsado elementos de modernización como la fibra óptica. Orange tiene mucha más fibra instalada en España que en Francia, porque Telefónica es la que mueve el mercado. La que genera ese dinanismo. Lo digo desde el convencimiento: es un orgullo que compañías como Telefónica trabajen para que los españoles tengamos una vida mucho mejor, aunque suene a ventajista desde mi posición. Telefónica ha contribuido en parte al desarrollo de Latinoamérica, donde he trabajado, y me siento orgulloso de los colores que defiendo. Dicen que nadie es profeta en su tierra, pero les puedo asegurar que Telefónica se ha dejado la piel por el desarrollo de España.

-¿La producción de series propias se planifica para contrarrestar la rivalidad existente con las distintas plataformas on line extranjeras?

-Netflix o HBO pueden ocupar parte del espacio de Movistar +, pero nosotros tenemos muchos otros contenidos que no tienen nuestros rivales, como el deporte, y disponemos además de 600 series. Empezamos el proyecto de producción propia antes de la llegada de estos servicios a España. Netflix no es una alternativa a Movistar + sino que es más bien un complemento. Y así pasa también con HBO o Amazon. No entendemos que debamos tener una competencia con ellos, sino centrarnos más en nuestra oferta y en nuestros objetivos. Lo que está claro es que los realizadores o los guionistas españoles quieren estar con nosotros. Porque, entre otras razones, garantizamos la calidad de sus proyectos. Nosotros creemos en esos proyectos y en eso estamos trabajando.

-¿Qué balance hace dos años después de cristalizarse la fusión con Canal +?

-Más que bueno. Nosotros no hubiéramos alcanzado una televisión de esta relevancia sin la unión con Canal +. En estos momentos somos una empresa totalmente integrada. Ya no somos una telco que habla de teléfono y minutos sino una telco que habla de contenidos, de emociones, de sensaciones, que se encuentra en la vida de sus clientes. Porque tienes el elemento que necesitas: la televisión. La tele es pasión, emoción, la sentimos. Y eso es algo de lo que queremos formar parte. En Telefónica no somos ya una simple telco, sino que somos una compañía que quiere acompañar a sus clientes y estar en su corazón y escribir páginas de sus sensaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios