Economía

La UE intenta evitar una guerra comercial con EEUU por los aranceles

  • Tusk avisa, no obstante, de que la Unión está preparada para responder si Trump confirma los recargos al acero y el aluminio europeo

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ayer, en rueda de prensa en Bruselas. La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ayer, en rueda de prensa en Bruselas.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ayer, en rueda de prensa en Bruselas. / OLIVIER HOSLET / Efe

La Unión Europea quiere evitar una guerra comercial con los Estados Unidos de Donald Trump porque traería consecuencias negativas para ambos bloques, pero Bruselas avisó ayer de que está preparada para responder si Washington no da marcha atrás y restringe las importaciones de acero y aluminio de la UE. "El presidente Trump ha dicho recientemente, y cito, que las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar. La verdad es la contraria: las guerras comerciales son malas y fáciles de perder", advirtió ayer el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en referencia a un mensaje de Trump en su cuenta de Twitter.

El mandatario estadounidense anunció que a finales de esta semana impondrá aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio de varios países, una medida de inciertas consecuencias tanto para EEUU como para el resto del mundo que ha llevado a dimitir al principal asesor económico de Trump y antiguo jefe de operaciones del banco de inversión Goldman Sachs, Gary Cohn.

"Creo firmemente que es el momento de que políticos a ambos lados del Atlántico actúen de forma responsable, dado que el anuncio de Trump puede tener repercusiones para nuestros ciudadanos y empresas, por no mencionar en la economía global", dijo el presidente del Consejo sobre la decisión de Trump, que podría afectar también a Brasil, Canadá, China, Japón o México. Tusk propuso que los líderes de la UE, que se reunirán en Bruselas los próximos 22 y 23 de marzo, debatan este asunto de forma extraordinaria con el objetivo de "proteger a los europeos ante turbulencias comerciales" con una respuesta proporcionada y dentro de las reglas de la Organización Mundial del Comercio.

No obstante, la Unión Europea cree que todavía hay margen para que ambos bloques, que hace poco más de un año negociaban un tratado de libre comercio, eviten una disputa proteccionista "que no interesa a ninguna de las partes".

Así lo hizo saber la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, quien confía en que Bruselas pueda "convencer al Gobierno estadounidense de que esta medida no es la forma adecuada de proceder".

La Comisión Europea recela de los argumentos de Trump, que justifica la imposición de aranceles por motivos de "seguridad nacional", y lo considera una "salvaguardia comercial camuflada".

Bruselas apunta a que la raíz del problema está en el exceso de capacidad productiva que afecta al sector a nivel global y apuesta por atajarlo mediante la colaboración y no "replegándose al proteccionismo".

"La Comisión Europea y los Estados miembros mantenemos un diálogo intenso con nuestros socios estadounidenses, lo hacemos desde hace mucho tiempo, para intentar explicarles cuál es la situación y pedir a Washington que lo reconsidere", dijo Malmström.

No obstante, Bruselas quiso dejar claro que está preparada para la batalla si no queda otra alternativa, como aseguró el pasado viernes el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, quien prometió una respuesta "firme y proporcionada" para proteger el mercado, la industria y los trabajadores europeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios