Economía

Unicaja Banco gana 77 millones de euros en los nueve primeros meses

  • El beneficio, sin las provisiones extraordinarias efectuadas por el COVID-19, habría ascendido a 194 millones, un 21,7% más que a septiembre de 2019

Manuel Azuaga es el presidente de Unicaja Banco. Manuel Azuaga es el presidente de Unicaja Banco.

Manuel Azuaga es el presidente de Unicaja Banco.

Las entidades financieras se han acostumbrado a hacer provisiones extraordinarias para paliar los posibles efectos negativos de las crisis en sus cuentas, mermando así su beneficio neto. La crisis financiera de 2008 marcó el inicio y a lo largo de estos años se han hecho por diversos motivos como, por ejemplo, la cláusula suelo. Ahora la nube negra se llama Covid-19 y todos los bancos han tenido que guardar dinero ante lo que pueda venir, aunque presentando números negros que animen a los inversores. El grupo Unicaja Banco está, lógicamente, también en esta tesitura y este martes ha anunciado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que había obtenido un beneficio neto de 77 millones de euros entre enero y septiembre. Es un 51,4% menos que en el mismo periodo del año anterior, pero se explica en una provisión de 166 millones de euros por el coronavirus. De hecho, el banco andaluz subrayó que, de no haberse hecho esta provisión por el virus, el resultado neto habría sido de 194 millones de euros, un 21,7% más que el año pasado.

El sector financiero no lo está teniendo fácil. Los tipos de interés siguen por los suelos y para ganar dinero tienen tres opciones: conseguir más ingresos, reducir sus costes y fusionarse para obtener sinergias. Unicaja Banco está en las tres. En el último aspecto absorbió a Ceiss y ahora, de nuevo, está en pleno proceso de due diligence para unirse a Liberbank.

En el primer apartado -ganar más dinero- Unicaja Banco destacó que ha elevado un 8,9% su margen básico (margen de intereses más comisiones) en el tercer trimestre respecto al segundo, que no hay que olvidar que fue el del confinamiento. El margen de intereses creció un 9,2% y el de comisiones un 8,1%. Entra más dinero por razones comerciales y se gasta menos. Los gastos de explotación han mermado un 5,5% respecto al mismo periodo del año anterior y un 0,2% sobre el segundo trimestre.

Otro aspecto clave, que es una de las premisas de Unicaja en los últimos años, es reducir el volumen de activos no productivos que adquirió derivados, en su mayoría, de la crisis del ladrillo y procedentes, en buena parte, de Ceiss. Unicaja Banco los ha disminuido en 304 millones de euros en los últimos 12 meses (un 11,2% menos), con caídas del 18% en los activos dudosos y del 1,8% en los adjudicados. En estos momentos, el saldo de activos dudosos del grupo es de 1.290 millones de euros y el de inmuebles adjudicados de 1.117 millones. La tasa de morosidad, por lo tanto, cae hasta el 4,6% y le permite tener altos niveles de cobertura, solvencia y liquidez, que son una de las principales marcas de la casa. “Los excesos de capital y de liquidez existentes sitúan a Unicaja Banco en una sólida posición para afrontar las incertidumbres que plantea el recrudecimiento de la incidencia de la pandemia en estos últimos meses”, afirman desde la entidad, cuyo activo asciende a 62.145 millones de euros, un 9,6% más que en diciembre.

El banco presidido por Manuel Azuaga indicó que la nueva producción de crédito a particulares creció un 90% en el tercer trimestre tras el impacto del Covid-19 en el segundo y recalcó que los créditos a empresas se elevaron un 6,3%. En este sentido, detallan que hasta el momento, la entidad ha aprobado más de 11.500 solicitudes de préstamos con aval ICO de autónomos y empresas, por un importe aproximado de 850 millones de euros, y tramitado más de 21.500 solicitudes de moratoria tanto legales como sectoriales sobre préstamos hipotecarios y personales, que afectan a un volumen aproximado de crédito de 875 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios