Guerra Comercial · China-EEUU

China responde a los aranceles impuestos por Trump

  • Las tasas del 25% afectan a bienes por valor de 34.000 millones de dólares.

  • China no aclara si responderá con la misma contundencia, tal y como anunció en abril.

China responde a los aranceles impuestos por EEUU China responde a los aranceles impuestos por EEUU

China responde a los aranceles impuestos por EEUU / WU HONG (EFE) (Qingdao Shandong)

China anunció este viernes, en medio de un escenario de confusión y ambigüedad, que ha contraatacado a Estados Unidos tras la imposición de aranceles a productos chinos por parte del Gobierno de Trump, aunque no detalló ni sus medidas ni su alcance. 

A las 00:00 horas de la costa este de EEUU, (04:00 GMT y mediodía en Pekín) se hacían efectivas las amenazas del presidente estadounidense y entraban en vigor los aranceles del 25% a bienes importados de China por valor de 34.000 millones de dólares, principalmente del sector de tecnológico e industrial. 

Comenzaba así lo que China ha definido como "la mayor guerra comercial de la historia" entre las dos grandes potencias económicas del mundo, pero sin que Pekín "disparara la primera bala", tal y como había anunciado el gobierno chino. 

La respuesta china no se hizo esperar, pero no llegó con la contundencia y claridad que se esperaba, reaccionando a la medida estadounidense publicando un comunicado algo confuso en el que el Ministerio de Comercio aseguraba que el país "se vería forzado a realizar los contraataques necesarios".

Tras horas más tarde, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, confirmó en rueda de prensa que "después de que EEUU activara sus medidas arancelarias contra China, las medidas de China contra EEUU se activaron inmediatamente".

Xi Jinping, presidente de China, saluda al Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. Xi Jinping, presidente de China, saluda al Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

Xi Jinping, presidente de China, saluda al Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. / ANDY WONG (EFE) (Pekín)

Sin embargo, no detalló si la respuesta consistirán en imponer aranceles por el mismo valor a los productos norteamericanos, tal y como adelantó el gobierno de Pekín en abril

Los mercados esperaban que China respondiera de forma inmediata confirmando su amenaza previa de imponer aranceles del 25 % a 545 productos estadounidenses por valor de 34.000 millones de dólares, la mayoría de ellos agrícolas (sobre todo soja) y productos de consumo como automóviles o whisky, sin embargo no fue su estrategia.

En opinión de Louis Kuijs, de la consultora Oxford Economics, China tiene como objetivo "posicionarse como la campeona del sistema internacional que se rige por las reglas (de la OMC) y de la globalización económica", mientras EEUU se retrata a sí mismo iniciando la guerra comercial en varios frentes.

Estas tres son algunas de las principales reivindicaciones que hacen diariamente EEUU y Europa a la potencia asiática, y en las que se escudó Trump para aplicar los aranceles aprobados hoy contra productos industriales y tecnológicos de alto valor añadido hacia los que la potencia asiática quiere reorientar su industria dentro de la estrategia "Made in China 2025".

La lucha por liderar la industria tecnológica

Esta iniciativa es uno de los principales quebraderos de cabeza de Trump, según los expertos, que consideran que una de las razones de esta batalla comercial es la lucha entre ambas potencial por posicionarse a la cabeza de la revolución tecnológica y hacerse con el poder en los sectores clave. 

Donald Trump durante una rueda de prensa. Donald Trump durante una rueda de prensa.

Donald Trump durante una rueda de prensa. / MICHAEL REYNOLDS (EFE) (WASHINGTON DC)

En opinión de Mark Tinker, responsable de la división de renta variable Framlington de AXA IM en Asia, todo parece apuntar a que EEUU está "invocando leyes de emergencia para limitar la inversión de China en compañías estadounidenses involucradas en las llamadas industrias del futuro". 

Si China, por su parte, responde con aranceles que gravan sobre todo productos agrícolas, su elección podría ser dañina para Trump.

Carsten Menke, analista de materias primas del banco suizo Julius Baer, explica que EEUU es uno de los dos mayores vendedores de soja a nivel mundial, junto a Brasil, y que China es el máximo comprador -un 60% sobre el total de importaciones-.

La aprobación de medidas por parte de China podría llevar a EEUU a cumplir con sus amenazas de imponer una nueva remesa de aranceles a productos procedentes del país asiático cuyo valor total podría ascender a los 500.000 millones de dólares, provocando un aumento del conflicto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios