Economía

La huelga paraliza el sector aeronáutico sevillano

Concentración de trabajadores en uno de los accesos a la factoría de Airbus en San Pablo. Concentración de trabajadores en uno de los accesos a la factoría de Airbus en San Pablo.

Concentración de trabajadores en uno de los accesos a la factoría de Airbus en San Pablo. / José Ángel García

Los principales centros de trabajo de Airbus en la provincia de Sevilla, especialmente San Pablo, donde se ensamblan el A400M y el C295, y Tablada, han sufrido una paralización casi total de su actividad por la huelga convocada para hoy por los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT y otros más minoritarios como el SAT o CGT. 

El seguimiento de la huelga en las empresas de subcontratas y de la cadena de suministro de la multinacional aeroespacial, por ejemplo las ubicadas en el Parque Tecnológico Aeroespacial de Andalucía (Aerópolis) como Alestis o Aernnova, ha sido más dispar y más difícil de certificar. 

Sin embargo, los convocantes cifraron el apoyo al paro entre el 80% y 90% de todos los trabajadores del sector aeronáutico sevillano. El vicesecretario general de UGT FICA, Manuel Ponce, y el secretario general de Industria de CCOO, Juan Antonio Caravaca, se congratularon el alto seguimiento de la huelga.

"La no precarización y la dignificación del sector está en marcha, y es un comienzo de una batalla que tenemos que conseguir ganar con todos a la vez", sentenció Ponce.

Caravaca, por su parte, afirmó que su sindicato "está en contra de que se precarice la mano de obra de la industria auxiliar en el conjunto de la provincia de Sevilla, a pesar de los múltiples beneficios que está teniendo como multinacional".

La huelga tenía por objetivos prioritarios luchar contra la precarización de las condiciones de trabajo y exigir el incremento de la carga de trabajo y la estabilidad laboral en las subcontratas.

Varios grupos de piquetes dificultaron la entrada a las distintas instalaciones de trabajo y a las 11:00 se realizó una concentración de trabajadores ante uno de los accesos de la planta de San Pablo para respaldar las reivindicaciones de los representantes de los trabajadores.

Motivos

La movilización sindical en la aeronáutica sevillana tiene varios detonantes, pero el definitivo fue la decisión de Alestis, una vez comprada por Aciturri, de comenzar a internalizar servicios para combatir el sobredimensionamiento que los nuevos responsables creen que padece su plantilla de unos 1.600 empleados.

Esto supuso el fin anticipado (un mes antes) del contrato que Alestis tenía con LTK400 para la realización de labores de almacenamiento y transporte. Esto supone el despido por parte de LTK400 de 40 empleados asignados a esta tarea, que decidieron comenzar con una tanda de protestas y reclamar su incorporación a la plantilla de Alestis.

Además, los sindicatos aseguran que Airbus está inmerso desde hace tiempo en un proceso de precarización de su cadena de suministro para reducir costes, a pesar de que es una empresa con sólidos beneficios año tras año.

Aeronáutica sevillana

Sevilla es la principal provincia aeronáutica de Andalucía, seguida por Cádiz y Málaga, ya que acoge a 94 de las 124 empresas que tienen actividad en la región. Aunque la propia idiosincrasia del sector hace que la actividad esté tan interconectada que el paro de Sevilla habrá impactado en gran medida a empresas del resto de la región e incluso de España y Europa.

Hay que tener en cuenta que la facturación global del sector aeronáutico andaluz bajó en 2018 por primera vez desde 2011. Las ventas alcanzaron los 2.530 millones de euros, un 3,1% menos que en 2017.

Aunque el empleo volvió a subir hasta llegar a las 15.931 personas, un 1,7% más.

Contragolpe de Airbus

Algo que contrasta con el mensaje que envió ayer el CEO de la división de Defensa y Espacio de la multinacional europea, Dirk Hoke, en el que aseguraba que había iniciado contactos con los representantes de los trabajadores a nivel europeo para buscar reducir costes y ganar competitividad ante los inesperados obstáculos que programas como el A400M (principalmente, sobrecostes y falta de ventas) han sufrido en los últimos meses. "Aunque las perspectivas generales del negocio –especialmente en nuestra actividad principal– siguen siendo sólidas, nuestra división ha tenido que hacer frente a contratiempos inesperados durante los últimos tres años que han afectado a los pedidos recibidos, al EBIT y al rendimiento general, sin que los continuos programas de mejora hayan logrado compensar esta situación", aseguró Hoke.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios