José Cepero. abogado

"Me llaman el Robin Hood de los pobres"

  • El letrado andaluz que ha logrado la nulidad parcial de las plusvalías municipales se plantea ahora tumbar Sucesiones e IBI

  • "Me reconfortó el fallo del TC tras las risillas de los grandes despachos"

José Cepero, ayer en Sevilla, en la sede de Noteges Consulting, donde mantuvo un encuentro con su red de profesionales. José Cepero, ayer en Sevilla, en la sede de Noteges Consulting, donde mantuvo un encuentro con su red de profesionales.

José Cepero, ayer en Sevilla, en la sede de Noteges Consulting, donde mantuvo un encuentro con su red de profesionales. / M. g.

Comentarios 4

Hoy es su cumpleaños, pero uno de los mejores regalos le llegó con tres semanas de antelación. El pasado 11 de mayo, el Tribunal Constitucional (TC) hizo que hubieran merecido la pena tres años de arduo trabajo desde su despacho de abogados de Jerez. José Cepero había logrado un hito jurídico: que los contribuyentes no tuvieran que pagar el impuesto de plusvalía municipal si habían registrado pérdidas en la venta de un inmueble. Hay pocas sentencias del Alto Tribunal con tanto calado. Ni siquiera la de las cláusulas suelo que, pese a tener un gran impacto social, sólo implicaba la anulación de una práctica bancaria, mientras que, en este caso, lo que se impone es un cambio en una ley (la de Haciendas Locales) que afecta a todas las administraciones, desde la estatal a la local pasando por la autonómica y la provincial. "Se ha movido un poco el pilar básico del sistema tributario", considera el abogado.

Sevillano de nacimiento, pero afincado en Jerez desde hace 23 años, a este letrado de 49 le mueve la búsqueda de "la justicia social". Por eso, su cruzada no ha acabado con este fallo del Constitucional, sino que sus miras están puestas en eliminar el impuesto de plusvalías en todos los supuestos, no sólo en los casos de venta a pérdidas, y en tumbar otros como el de Sucesiones, el IBI e, incluso, los vados. En todos ellos aprecia "una doble o una triple imposición manifiesta", por lo que, dice, no tienen sentido. "En Jerez me llaman el Robin Hood de los pobres, pero lo único que hago es pelear por lo que considero justo; hay mucha indefensión del ciudadano ante la administración", reflexiona.

No quiero tener un macrodespacho, sólo que se haga justicia; si me llega mucho trabajo, lo derivaré a compañeros"

Con respecto al tributo de plusvalías, Cepero admite que, hasta que el Ejecutivo no modifique la ley y se publique en el BOE (Boletín Oficial del Estado), la situación es de "limbo jurídico". Por ello, pide "rapidez para incorporar el fallo del Constitucional" y que, mientras tanto, los ayuntamientos actúen bajo el criterio de prudencia y no cobren el impuesto. Asimismo, reivindica una indemnización para los afectados: "Hay casos de familias que pidieron un préstamo para abonar la plusvalía; la reparación del daño no sólo debe venir con la devolución de lo pagado más los intereses de demora, sino con una compensación económica extra". Y, por supuesto, defiende que la retroactividad de la sentencia del TC debe ser total, esto es, aplicarse desde cuando se formuló la Ley de Haciendas Locales a finales de los 80.

Preguntado por si esto supondrá un varapalo para los ingresos de los ayuntamientos, el letrado ironiza: "¿Sabe cuál es el importe exacto de la devolución de las plusvalías? La suma de lo abonado por las personas que no tenían que hacerlo". Yendo a algo más concreto, calcula que, desde que estalló la burbuja inmobiliaria, son más los casos de pérdidas en las ventas de casas que de beneficios, por lo que ha habido una "auténtica sangría". "Todo el que vendiera entre 2008 y 2015 y hubiera comprado después de 2005 registró pérdidas seguras", analiza.

El próximo paso a dar por el Bufete Cepero es conseguir la supresión total de este impuesto de plusvalía, mientras que la batalla contra Sucesiones, IBI y vados la abordará más adelante. "Estamos en ello, pero somos sólo cinco profesionales; eso sí, cinco leones, incentivados y con ganas, que han luchado como David contra Goliat y a los que el fallo del Constitucional ha reconfortado mucho después de tantas horas de trabajo y tras las risillas irónicas de los grandes despachos", enfatiza. Y es que muchos bufetes nacionales aún se sorprenden de que haya sido un equipo de Jerez el que haya conseguido la nulidad parcial de ese tributo. "Es un tema de envidia", resume.

Cepero sólo espera que la popularidad que le ha dado el fallo del TC sirva para una cosa: "No quiero un macrodespacho, sólo justicia". Y ante su previsible aumento de clientes: "Prefiero compartir este éxito con compañeros a los que derivar parte del trabajo", afirma un hombre que se confiesa "profundamente religioso", es hermano del Gran Poder en Sevilla y de la Vera Cruz en Jerez y miembro del Club Rotary de esta ciudad, desde el que desarrolla una labor humanitaria y social. "Para mí, lo más importante de todo esto es llegar a casa y ver la cara de admiración de mis hijos; ése es el premio", sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios