Día internacional de la tecnología 3D

Las tres dimensiones celebran su implantación

  • Tenía que ser el 3D el día elegido para que millones de personas en el mundo celebren una experiencia audiovisual que ha supuesto un hito del siglo XXI tanto en el cine como en el mundo de los videojuegos.

Espectadores viendo una película en 3D. Espectadores viendo una película en 3D.

Espectadores viendo una película en 3D.

Los niños de los años 80 las disfrutaban, aunque con cuentagotas. La sensación era que el machete de Jason iba a cortarte el gaznate en la tercera entrega de Viernes 13 (1982). Eran las coloridas gafas de cartón que imitaban el 3D y que se han convertido en el icono de una época. En realidad, eran anaglifos, es decir, imágenes de dos dimensiones capaces de provocar un efecto tridimensional cuando se ven con lentes especiales (de color diferente para cada ojo, rojo y azul normalmente). Nadie podía imaginar en aquellos tiempos que existiría el Día Internacional de la Tecnología 3D, que se celebra hoy, naturalmente.

El sistema digital 3D simula el efecto que se produce en el ojo humano mientras percibe un objeto tridimensional real en los cines 3D. El proceso se genera cuando el proyector digital del cine reproduce las imágenes del ojo izquierdo y derecho a 144 imágenes por segundo intercaladamente. Los filtros polarizadores en el caso de los IMAX (IMAX 3D especificado abajo) y RealD, la rueda de color en el caso de los Dolby 3D o un emisor infrarrojo en el del XpanD 3D permite ver las imágenes y decodificarlas utilizando lentes especiales.

Debido a la velocidad de imágenes y los lentes utilizados, cada uno de los ojos del espectador recibe una imagen, con puntos de vista distintos, haciendo que el cerebro interprete profundidad mediante la fusión de las imágenes.

El sistema comenzó a ser usado mucho más en los primeros lustros del siglo XXI, llegando a ser llamado "el futuro del cine". El número de pantallas aumentó significativamente, pero hasta ahora no ha supuesto la revolución que algunos vaticinaban. De hecho, hay puristas del cine que lo ven como un engendro que desvirtúa la experiencia cinematográfica, aunque, si las salas 3D se han mantenido en casi todos los multicines, es porque tienen un público fiel que prefiere visionar las películas lustrosas gráficamente (la saga Star Wars, las de superhéroes, las de acción...) con las gafas 3D (ya algunos cines han incorporado el 4D con distintas vibraciones de la butaca que van coordinadas con el audio del filme), aunque tenga que pagar 1 euro más.

En la actualidad, ya se pueden adquirir televisiones 3D y películas 3D de uso doméstico. Y los gamers juegan ya con gafas de Realidad Virtual con determinados juegos, como el Battlefront de Star Wars. Y ya la experiencia es de acción real y requiere movimientos del propio jugador en un entorno enteramente virtual, por lo que hay que ir con cuidado con los picos de las mesas y con las estanterías, para no arrollarlas con el Ala-X. Es el siguiente paso de la evolución tecnológica.

Hoy también se celebra el Día Internacional de la Impresión 3D, que también ha supuesto una vía de negocio inusitada para muchos emprendedores. El precio de una impresora de este tipo varía mucho en función del tamaño de las figuras que quieras hacer: desde los 160 euros la más pequeña hasta los 5.000 euros la más grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios