El Fiscal

Joselito y la Macarena

  • La hermandad recibe la túnica del célebre matador de toros, clave en la cofradía que nos ha sido legada

El hermano mayor con los donantes de la túnica de Joselito El hermano mayor con los donantes de la túnica de Joselito

El hermano mayor con los donantes de la túnica de Joselito / M. G. (Sevilla)

HAY gestos cargados de esa emoción que sólo es posible en el mundo de las cofradías, donde el tiempo se cuenta por siglos. Ocurrió esta semana en la Macarena, donde el hermano mayor, José Antonio Fernández Cabrero, es un verdadero torbellino por mucho que ande con dolencias. Los familiares de Ignacio Sánchez Mejías acudieron a la casa de hermandad para donar una túnica completa y unas zapatillas de nazareno, tipo manoletinas, que pertenecieron a José Gómez Ortega (1895-1920), figura de la tauromaquia, hermano y benefactor de la corporación y oficial de la junta de gobierno.

La donación La donación

La donación / M. G. (Sevilla)

La cofradía que nos ha llegado a nuestros días se debe en buena medida a Juan Manuel Rodríguez Ojeda y a este matador de toros, considerado un Niño Prodigio de la Tauromaquia en unos tiempos en que los toreros eran verdaderos héroes para la sociedad. De las mariquillas que el matador trajo de París para la Virgen a la estampa de la Esperanza vestida de luto tras el cornalón mortal de Talavera, sin olvidar aquella ilusión de regalarle unos varales de oro para el paso.

Las manoletinas de Joselito Las manoletinas de Joselito

Las manoletinas de Joselito / M. G. (Sevilla)

Los donantes de la túnica son Paloma Recasens Sánchez Mejías, en nombre de su propietario Luis Ignacio Recasens Sánchez Mejías, quien no pudo asistir al emocionante acto de entrega. La túnica consta de sotana y capa de merino con su escudo, antifaz de terciopelo verde con su escudo, así como cíngulo y fijador. Con este hábito de nazaren, el célebre torero participaba en la estación de penitencia de la cofradía en la Madrugada del Viernes Santo.

Luis Abaurrea Recasens hizo entrega a la hermandad de un par de zapatillas, tipo manoletinas, sin hebillas, calzado con el que José Gómez Ortega salía de nazareno. Estas pertenencias obraban en poder de los descendientes de Ignacio Sánchez Mejías, cuñado del torero, quienes han mostrado la voluntad familiar común de que formen parte del patrimonio de la Hermandad. La túnica y las manoletinas se integrarán en el patrimonio histórico de la hermandad, que documentará las piezas de cara a la celebración en 2020 del centenario de la muerte del insigne torero en Talavera de la Reina.

Paño de bocina de la Esperanza de Triana Paño de bocina de la Esperanza de Triana

Paño de bocina de la Esperanza de Triana / M. G. (Sevilla)

Paños de bocina en los toros

Las claves de las grandes iniciativas se aprecian también en pequeños detalles que hacen más originales determinados proyectos. Se pudo apreciar el pasado 12 de octubre en la plaza de toros de un edificio de alto valor patrimonial como la Rel Maestranza. Se celebraba el festival taurino a beneficio del Baratillo y la Esperanza de Triana. Los palcos aparecieron exornados nada más y nada menos que con los paños de bocina de las dos preciosas cofradías. La Macarena el año previo, con ocasión de su festival, colocó mantones. Está claro que nadie gana a las hermandades en estilo propio.

Vía crucis

Sí, mañana se elige la imagen que presidirá el vía crucis general de las hermandades el primer lunes de cuaresma. Podemos hacer cábalas si ustedes quieren. ¿El crucificado de las Siete Palabras? ¿Otra imagen del Miércoles Santo? ¿Quizás alguna de las dos que se quedaron sin salir por culpa de la lluvia, que son el Cristo Yacente y el Nazareno de Los Gitanos? Quién sabe. La cuestión de fondo que nos interesa es que el sistema de elección derivará necesariamente en que, tarde o temprano, habrá imágenes que salgan designadas porque quedan ya muy pocas. Y eso no es plato de gusto para ninguna cofradía. El aviso está encima de la mesa desde hace años. Cualquier intento de reforma del acto, incluido el de su celebración en otra fecha, se ha ido al traste. Hay que buscar fórmulas que no provoquen daños que ahora son evitables. Y este Consejo tiene capacidad sobrada para asumir el objetivo.

Novedad editorial

De obligada lectura debería ser el nuevo libro de la editorial Almuzara dirigido a las cofradías: Manual de Liturgia, de Jesús Luengo Mena. La liturgia enseña los gestos, signos y palabras que conducen a Dios, una suerte de coreografía sacra que se desarrolla en el altar y fuera del altar: cómo se mueve el cura, dónde tienen que estar colocados los acólitos, qué hay que decir y cuándo hay que decirlo, qué significado tiene el color de la ropa del oficiante, por qué se inciensa la mesa de celebración, etcétera. De lo visible, la liturgia, a lo invisible, que es Dios. Conocer la liturgia es comprender el por qué de las cosas en una celebración religiosa. Todo tiene su significado.

Un buen fichaje

Eugenio, el conocido tabernero de la calle Azafrán, recientemente jubilado para disgusto de sus muchos parroquianos, colaborará en el bar de la Hermandad de la Redención.

¿Y el pregón de las Glorias?

Suenan varios nombres, alguno de ellos de reconocida calidad y de los que jamás se han barajado. Votan diez: los seis consejeros y los cuatro cargos generales.

Cita en Triana

En el tintero nos dejamos en su día la designación de Jesús Rodríguez de Moya Conde como pregonero en la Esperanza de Triana. Ya triunfó en su momento como pregonero universitario. Y en el futuro deberá esperarle el Teatro de la Maestranza. Su tacto y buen gusto al escribir está fuera de dudas. Consulten su libro de poemas. Y lo entenderán.

El Lagarto de la Catedral: "Cuentan, mi querido Fiscal, que don Juan José pasó una velada la mar de agradable en la despedida al capitán general. Bendijo los alimentos de una cena para cuatrocientos asistentes y disfrutó de la interpretación de la Marcha Real. Y sí, se hartó de recibir muestras de afecto"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios