Elecciones municipales Los quince momentos de la campaña en Sevilla

  • Intensa y a ratos tediosa, así ha sido la carrera a la Alcaldía de la capital

  • Todos han jugado a ser moderados y a desglosar por capítulos, pero sin mucho suspense, sus programas

Los quince momentos de la campaña en Sevilla Los quince momentos de la campaña en Sevilla

Los quince momentos de la campaña en Sevilla

Larga para algunos, intensa para todos. La campaña electoral se agotó ayer con la impresión de que las agendas se habían quedado sin hojas pero con la ilusión, al menos ante la cámara, intacta. Eso para los políticos. De puertas para fuera de las caravanas electorales (Beltrán Pérez es el único que se ha movido en un vehículo tuneado estos días), los mensajes han acabado repitiéndose y la moderación más o menos buscada que ha reinado en el ambiente ha teñido de tedio el último tramo de esta carrera hacia la Alcaldía. Han sido quince días donde se han querido primar las propuestas por encima del debate, en los que los sondeos han restado emoción y que se pueden resumir en quince momentos.

Feria de Abril, mayo y de campaña...

No era la primera vez, pero nunca hubo una así. El pistoletazo de salida de la campaña electoral produjo el jueves de Feria, que este año cayó en mayo y que acabó contaminándose de política en contra de las reglas del juego que siempre han existido. El PP cuestionó las ordenanzas municipales que prohíben estos actos en el real y, aunque sólo hubo comunicación, no denuncia, la junta electoral no censuró el acto, que acabó celebrándose en la caseta del PP con Beltrán Pérez subido a una silla pidiendo el voto. Cosas de la Feria... que dirían algunos.

Con corazón y también corazonadas

Sin extravagancias, la campaña más creativa y con mensaje ha sido la del PSOE. Al margen de las lecturas de algunos rivales, el diseño del corazón, que a muchos ha recordado el Amo Sevilla de Alejandro Rojas Marcos, ha sido de lo mejor del marketing de estas municipales y ha dado mucho juego a los socialistas para hablar de corazonadas que van más allá de los sondeos. El acto de presentación de la campaña de Espadas estuvo marcado por los detalles, algunos pasaron incluso inadvertidos, como el bodegón de recuerdos que presidió el escenario.

La necesidad de los debates

Siempre son necesarios y en esta campaña ha habido más de uno, hasta cuatro. Son la mejor forma de confrontar modelos y que la gente pueda comparar. En el primero, el PP mostró una estrategia más agresiva y en el último todos iniciaron el ataque frente a Espadas y perdieron mucho tiempo para hablar de sus programas, lo que revela que es el rival más fuerte.

Tensión y distensión, todos juegan a ser moderados

Ha habido amagos, pero la campaña no ha sido crispada, en general. Más bien plana y donde todos han jugado un papel de moderación que, sin duda, es el que mejor ejerce el actual alcalde y candidato socialistas. En algunos debates se ha visto a los candidatos de Ciudadanos y de Adelante Sevilla echar un capotazo, más o menos conscientemente, a Espadas. El debate que se esperaba más distendido y fresco, el organizado por el Club de Debate de la UPO, aburrió hasta la saciedad. Al final, nadie debatió. Los estudiantes tampoco. Una gran oportunidad perdida.

Candidatos novatos

Este ambiente ha estado marcado, sin duda, por la propia naturaleza de los candidatos. Dos de ellos prácticamente acababan de aterrizar, aunque la alcaldable de Vox repetía por segunda vez. Los dos nuevos han estado perdidos y prácticamente han empezado a soltarse al final de la campaña, sobre todo Álvaro Pimentel, que era la práctica que necesitaban. Al PP y a Adelante Sevilla no le ha interesado crispar el ambiente demasiado y Espadas ha ido dejando pasar los ataques sin ponerse demasiado nervioso.

Actos de nuevo formato y para mojarse

Las campañas ya no son lo que eran... Nostalgia aparte, en estas municipales cualquier formato, después de seis meses de continua campaña, resultaba caduco e inapropiado. Todos los candidatos han intentado volcarse en sus visitas a los barrios, como debe ser en una campaña municipal. Ese cuerpo a cuerpo, al final, es el que resulta rentable a los partidos. No obstante, se han visto nuevas fórmulas. El PSOE ha estrenado formatos exitosos, más o menos arriesgados. Tras la fiesta, una suerte de guateque revisado, en la sala La Fundición, donde se presentó la campaña, hubo un acto de similar espíritu para arrancar la campaña en la terraza del Acuario. Pero lo más novedoso fue la cita para presentar el programa cultural. Espadas y Antonio Muñoz se reunieron con gente de la cultura en el Parque Magallanes, junto al río, para hablar y, sobre todo, escuchar. El formato, con un corte más clásico, se ha repetido en la Cámara de Comercio con los empresarios. El PP ha celebrado alguno con un espíritu parecido. Y ya como anécdota una de las fotos impagables de la campaña la protagonizó Juan Ignacio Zoido, que acompañó a Beltrán Pérez en un acto en el mercado de Feria, desde dentro del mostrador de una carnicería.

¿Dónde están los carteles?

Si alguien los ha visto es que se mueve mucho por la ciudad y por las grandes avenidas. El recorte en cartelería es considerable. Campaña austera, casi inexistente en ese sentido. ¿Saben cuánto se ha gastado Vox en propaganda? 8.000 euros asegura en sus vídeos. Fuerzas como Podemos e IU han recurrido a microcréditos. Por cierto que algunas malas lenguas dicen que Pérez era un doble rejuvenecido del galán Arturo Fernández.

El esfuerzo de los militantes

El aplauso final de las campañas siempre es para ellos. En Adelante Sevilla es fundamental el papel de los activistas que han realizado innumerables pegadas de carteles, repartos y mesas informativas.

El declive de los mítines

Pocos y a algunos casi les han sobrado. ¿Qué aportó a Espadas el mitín relámpago de Pedro Sánchez y Susana Díaz? ¿Por qué hubo tan poca gente en el de Pablo Iglesias? Al final, el mayor impacto mediático se lo ha llevado esta campaña Santiago Abascal en la Feria de Sevilla, visita que supuso un importante apoyo para la candidata de Vox.

La búsqueda del márketing

Hay poco por inventar. El PP ha querido dar varios golpes de efecto gráficos, algo que ha recordado en algunos momentos a las campañas de Zoido. Se ha podido ver a Beltrán Pérez en una piragua (por cierto que otros piragüistas acompañaron a Espadas desde el río en el mítin de Pedro Sánchez) y ayudando a los mayores a bajarse del autobús en Ponce de León. Y el candidato de Ciudadanos, Álvaro Pimentel, con mucho menos despliegue que el PP, se puso a barrer las calles el día que presentó su propuestas de limpieza. En redes los vídeos más creativos han sido, sin duda los del PP, que han destinado recursos a ello. Compañeros de clase y hasta la madre del candidato han hecho spot para apoyarle en su carrera. Y, para cerrar, este viernes se puso a repartir fruta por los comercios y mercados en un último mensaje “para la gente que madruga”... La campaña del corazón de Espadas, jugando con el lema Tú&yo, ha usado un recurso que ha resultado bastante extraño: un juego de imágenes donde la mitad de la cara del candidato se convertía en la de otra persona. Propio de snapchat.

El tú y yo y los encuentros en los barrios

El verdadero tú y yo ha sido en los barrios. No hay campaña que se precie que no incluya varios repartos al día y visitas del candidato. Todos han recurrido a esta táctica desde el primer café hasta la última cerveza del día. Para Adelante Sevilla charlar cara a cara con la gente y poner rostro a los problemas le ha dado energía para seguir el camino. Especialmente emotivo fue la visita de Espadas a Miraflores, su barrio. No dio tres pasos sin pararse con alguno de los vecinos que le reconocen y le aprecian también. Un baño de autoestima que nunca viene mal cuando la campaña se empieza a enconar. Con valentía Vox se ha adentrado también en territorios hostiles, como la Macarena o Tres Barrios-Amate. Aun así, muchos territorios sevillanos se han quedado esperando la visita de los políticos. Las agendas no dan para todos...

Algunas salidas de tono

Vox ha proporcionado algunas salidas de tono en la campaña. Lo que para la candidata, Cristina Peláez, es simple y llanamente hablar con franqueza y sin medias tintas, para otros sectores son frases fuera de lugar. Peláez ninguneó en un debate preocupaciones sociales como el feminismo o el cambio climático y apostó por quitar subvenciones a las asociaciones de barrio, a las de mujeres y a la cabalgata del orgullo gay. ¿No se explicó bien?

Una sola izquierda y dos equipos de campaña

Las izquierdas confluyen en Adelante Sevilla. Pero no ha dejado de resultar llamativo la existencia de dos equipos de campaña: el de Susana Serrano y el de Daniel González Rojas, número 1 y 2 de la candidatura. A la alcaldable se le ha visto muy suelta en los debates pero el de IU estuvo mucho más contundente, en la línea de los plenos, se nota que tiene más tablas y tal ve z más madurez política.

Algunas campanadas

Pocas cosas han sorprendido. Al inicio de la campaña Espadas soltó que está negociando para traer al Papa a Sevilla, un guiño al electorado de derechas al que el socialista no deja de mirar. Otro de los golpes ha sido el de Beltrán Pérez presentando como asesor suyo a Eugenio Suárez Palomares, uno de los independientes que fue concejal con Espadas en su primer mandato, cuando quedó en la oposición. Por cierto, que en el consejo asesor de Beltrán Pérez también está Juan Ortega, ex concejal y ex consejero andalucista. El debate se ha querido centrar en temas trascendentales como el Metro. Ha habido discursos demagógicos pero también propuestas que en determinados barrios, como Sevilla Este, puede mover a favor de los partidos que sepan manejar esta lucha hasta 100.000 decisivos votos.

El cierre más deseado

Quienes han seguido la campaña han festejado su fin. ¿Hay partido? Hay opiniones para todos los gustos. Si lo hay la suerte, de cualquier forma, ya está echada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios