2011 Elecciones

Ocaña reclama al PP que utilice la absoluta con "generosidad"

  • El alcalde considera que "el pueblo también se equivoca y no hay que sacralizarlo siempre" en referencia al gran respaldo popular obtenido en las urnas por el propietario de Arenal 2000

EN la vida hay que saber ganar y hay que saber perder". Lo dijo ayer el alcalde, Andrés Ocaña, en una comparecencia celebrada por la mañana para evaluar lo sucedido el domingo. Con los resultados de las elecciones en plena digestión, el candidato de Izquierda Unida hizo en voz alta algunas reflexiones de su primera experiencia como candidato a presidir la Alcaldía de Córdoba, un intento del que sale profundamente derrotado. No lo ocultó, como tampoco guardó silencio al dirigirse a quien será el próximo regidor, José Antonio Nieto, a quien pidió que actúe "con generosidad" en el "día a día". "Cuando se está en la oposición y se habla de respeto, hay que practicarlo luego en el gobierno", le solicitó.

Ocaña se ha esforzado durante toda la campaña en intentar diferenciar el modelo de ciudad que defiende IU con el "cambio" propugnado por Nieto. Y pese a que su mensaje no ha calado en el electorado a la vista de los resultados electorales, ayer volvió sobre esta idea. "Hay excesivo celo por gobernar esta ciudad. Y si no se controla y no hay mesura, puede convertirse en una práctica de imposición", advirtió, lo que podría conllevar "tijeretazos" con la excusa de que "los anteriores lo han dejado todo de tal manera". "Yo no he votado al PP. Y no voy a sentirme cómplice de una época muy restrictiva", dijo.

Ocaña habló de su derrota, una caída de la que habló sin tapujos: "Se puede perder, pero es injusto de la manera en que lo hemos hecho. Ha sido una bajada que no nos merecíamos", reflexionó. El alcalde fue interrogado de nuevo por el respaldo popular a Rafael Gómez, que irrumpe en Capitulares con cinco representantes: el pueblo "también se equivoca", por lo que "no hay que sacralizar" sus decisiones. "En mi modesta opinión, no ha elegido lo más adecuado", concluyó. Y, como era inevitable, fue interrogado por enésima vez por la responsabilidad de la exalcaldesa, Rosa Aguilar, en la debacle de la coalición de izquierdas. "Rosa captaba mucho voto transversal. Sin duda, es su gran virtud en el trabajo político", la disculpó.

Ayer fue un día de hacer reflexiones. Y si Ocaña expresó una visión más bien cauta sobre la ministra de Medio Ambiente, no se mordieron la lengua el líder nacional de IU, Cayo Lara, ni el coordinador regional, Diego Valderas. Lara no tuvo reparos en vincular el desastre electoral de Ocaña con el abandono de la Alcaldía por parte de Aguilar a mitad de legislatura y con el "castigo" de los cordobeses por una crisis del que no se sintió responsable. En una rueda de prensa en Madrid, el coordinador general barajó varias explicaciones a lo sucedido en Córdoba y consideró que a muchos ciudadanos puede que "no les haya gustado" que Aguilar dejara la Alcaldía a mitad de su mandato para incorporarse al Gobierno de José Antonio Griñán antes de ser nombrada ministra de Medio Ambiente.

Aparte de otros "errores propios" que IU analizará, también la crisis económica y el desempleo han pasado factura a la formación en Córdoba, según Cayo Lara, si bien rechazó que IU sea responsable de esta situación, puesto que -afirmó- no tiene margen de maniobra para llevar a cabo, por ejemplo, políticas activas de empleo. La corrupción, sin embargo, "no se castiga" en las elecciones, dijo en referencia al propietario de Arenal 2000, quien pese a estar implicado en la operación Malaya ha superado en representantes en el Ayuntamiento a IU.

El coordinador regional de la coalición, Diego Valderas, fue mucho más crítico al reflexionar sobre la responsabilidad de Aguilar en la hecatombe de su formación, y subrayó el "daño enorme" que les ha hecho la actitud "mercenaria" de la ministra de Medio Ambiente cuando abandonó la Alcaldía. Valderas subrayó la "desilusión y la frustración" que ha supuesto para los electores que Aguilar "se cambiara de bando de la noche a la mañana" al pasar de la Alcaldía al Gobierno andaluz, si bien admitió que el daño no sólo ha ido a su partido, sino también para el PSOE.

Valderas ironizó sobre el hecho de que a los socialistas no les haya servido tampoco "tanto paseo que le han dado a Rosa Aguilar durante la campaña" electoral de las municipales. Tras apuntar que los resultados logrados por IU en la capital no se corresponden con el trabajo "honesto, ético y bien hecho" del Gobierno municipal, Valderas reconoció que no esperaba perder siete concejales en el Ayuntamiento cordobés, donde, a su juicio, han influido también las políticas llevada a cabo por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. También tuvo palabras sobre la irrupción de Rafael Gómez en la Alcaldía, sobre el que dijo que es "triste e incomprensible" que se haya apoyado a una persona relacionada con "la corrupción y la especulación del ladrillo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios