2011 Elecciones

Cuatro proyectos de ciudad

  • Los alcaldables de PSOE, PP, IU y PA+PSA confrontan sus propuestas en un debate de guante blanco, exento de enfrentamientos y que pone el acento en el paro, el proceso de regularización y las políticas sociales

A cinco días para las elecciones, los alcaldables de las cuatro formaciones con representación en la Corporación municipal chiclanera se vieron las caras en un debate en el que expusieron y confrontaron sus propuestas en torno a los cuatro grandes temas sobre los que pivotará gran parte del futuro de la ciudad en los próximos cuatro años: urbanismo, desarrollo industrial, turismo y política social.

Un debate, que si bien venía precedido por las tensiones generadas en los últimos días entre PSOE, PP y PA+PSA por el pago, por parte socialista, de una factura del congreso nacional del PSA, (extremo que se visualizó en los prolegómenos del encuentro), se desarrolló en un clima de tranquilidad, quizás extrema, siendo contadas las ocasiones en las que los alcaldables de cada una de las formaciones elevaron el tono político de sus intervenciones para responder o desmontar los argumentos de sus oponentes, algo que, en cierto modo, favoreció a quien en todo debate de estas características está más expuesto por su condición de alcalde, en este caso José María Román.

Frente al mensaje de optimismo y confianza que lanzó José María Román sobre la capacidad de los chiclaneros y de sus asociaciones económicas y sociales para superar el actual momento de crisis de la mano del partido de "la gestión y de los proyectos y no de las palabrerías"; su máximo oponente de cara a ocupar el sillón de la Alcaldía, Ernesto Marín, culminó cada una de sus intervenciones con la "necesidad de impulsar un cambio inmediato" desde la innovación, la creatividad y el compromiso, apostando por la generación de empleo como "la mejor política social" frente al "optimismo irreal y enfermizo de Román y del PSOE".

Ana Rodríguez (IU), por su parte, no desaprovechó la oportunidad para marcar distancias con quien hasta el día de hoy ha sido su gran socio de gobierno, el PSOE. Desde la "legitimidad y la solidez" del proceso de refundación vivido tras la era Butrón, la alcaldable 'tiró' un discurso, coherente y argumentado, en el que se distanció de la 'complacencia' socialista y reivindicó otra forma de hacer política, dando un marcado enfoque social a cada uno de los temas.

Recién llegado a la política, Antonio García, 'Alemania' para los amigos como le gusta decir, se 'alió' con todo aquello que, en una u otra materia, "sea bueno para Chiclana", reclamando, en su condición de la "voz de la calle", la necesidad de dar un enfoque social en aspectos tan destacados como el proceso de regularización.

Un debate, de más de una hora de duración, en el que siempre estuvo presente el problema del paro y la necesidad de impulsar proyectos con el objetivo primordial de generar progreso y empleo.

Urbanismo

Fue la materia para las propuestas y el debate que abordaron los candidatos de cada uno de los partidos en el primero de los cuatro bloques temáticos de los que constó esta cita política y en el que la regularización ocupó un lugar destacado.

"Tenemos que ver el urbanismo como una oportunidad y no como un problema. Una oportunidad para tejer una ciudad desde la calidad de vida, potenciando la nucleación del casco histórico e impulsando, desde la seriedad y el rigor, un proceso de regularización que, pese a ser complicado por los tiempos que corren, lleve los servicios básicos a estas zonas, generando una oportunidad en favor de la reactivación del sector de la construcción y el empleo", señaló Román en su primera exposición.

Un planteamiento que encontró una respuesta crítica por parte de Ernesto Marín, que acusó al PSOE de la "situación de caos urbanístico en la que se encuentra la mitad de nuestra localidad". "Es por ello", precisó, "que lo primero que haremos al llegar al gobierno será impulsar una auditoría de Urbanismo para, desde la mayor eficacia de las herramientas públicas, comenzar a dar soluciones rápidas y eficaces a la situación creada".

En cuanto a la regularización, el alcaldable popular señaló que, "tal y como venimos defendiendo desde el primer momento, apostamos por unas nuevas ordenanzas que sean claras y consensuadas con todos los vecinos".

Por su parte, Ana Rodríguez defendió la necesidad de impulsar un "modelo de ciudad, que ahora no existe, desde las sotenibilidad en cada uno de los aspectos de su desarrollo".

Del proceso de la regularización, la alcaldable de IU pidió que, "es momento de dejar de hacer demagogia barata con este tema". "Debemos impulsar un proceso de regularización que, tal y como se ha hecho, atienda a las peticiones vecinales. Un proceso que puede ser una oportunidad para el sector de la construcción y también para hacer un modelo de ciudad".

En este aspecto centró su intervención Antonio García, que, "desde una perspectiva social y de apoyo a las familias que menos recursos tienen para afrontar el proceso de regularización", abogó por aprovechar este proceso "en favor del comercio, la empresa y, por tanto, de la creación de empleo".

Ya en el turno de debate, Ana Rodríguez, que abogó por un urbanismo "menos oscuro", le reprochó a Román la mala gestión del urbanismo "que ustedes, los socialistas, han hecho durante los últimos 30 años", y, además, le reprochó a Marín que, "durante su periodo de gobierno compartido con Butrón poco hicieron por el urbanismo, apostando por unas ordenanzas mucho más caras".

Por su parte, Román argumentó que el fenómeno del ladrillo y de la construcción "no es un fenómeno de Chiclana, sino de todo el litoral español" e insistió en ver el urbanismo como "una oportunidad".

"Ha llegado el momento", reivindicó Ernesto Marín, "de hacer algo que no ha hecho el PSOE, que es impulsar un modelo de ciudad sostenible, que tenga en cuenta un centro que ha quedado en el olvido y que, lamentablemente, carece de todo atractivo y en el que cada día vive menos gente".

Industria

El segundo de los bloques temáticos sobre los que giró el debate fue el del desarrollo industrial, una materia acerca de la que se le preguntó a los candidatos su postura sobre aspectos como la necesidad de reinventar los polígonos de la localidad, sus propuestas o la posibilidad de la cesión de suelo a grandes empresas y firmas interesadas en afincarse en la ciudad.

Estas cuestiones marcaron en parte las intervenciones iniciales de los alcaldables, como la que dejó patente Antonio Alemania, mostrando su apoyo total a la llegada de nuevas empresas "siempre que vengan a generar empleo". Además de una "plena confianza" en el proyecto de Miralrío, el alcaldable de PSA+PA hizo hincapié en la importancia de llegar a acuerdos con las empresas interesadas en trasladarse a la ciudad para rebajarles las tasas. "Como partido pequeño que no aspira a la Alcaldía, aunque todo está por ver, tenemos claro que seremos las moscas cojoneras para refrescar la memoria a las grandes formaciones políticas sobre las promesas que realicen", afirmó Antonio 'Alemania'.

Por su parte, la candidata de IU fue tajante en su valoración de la situación actual de la industria en la ciudad, aseverando que "el modelo productivo local debe reinventarse y no existen fórmulas estrellas para crear empleo, por lo que entendemos el diálogo con los agentes sociales y económicos como un instrumento fundamental a la hora de buscar soluciones". Ana Rodríguez apostó por la reactivación de los polígonos existentes en lugar de la creación de nuevos complejos industriales y advirtió sobre el peligro de la llegada de grandes marcas, "una alternativa que habría que analizar, ya que esta medida podría perjudicar a la pequeña industria local". El apoyo a las cooperativas y a las pequeñas empresas de jóvenes emprendedores fueron otras de las actuaciones necesarias para la candidata izquierdista.

Ernesto Marín calificó de "prácticamente nulo" el desarrollo industrial en la ciudad durante los últimos años, destacando la ausencia total de grandes marcas en la ciudad. "Después de tantos años escuchando hablar de Miralrío, aún no se sabe qué pasará con este polígono", lamentó el alcaldable popular, al tiempo que apuntó la necesidad de dejar más abierta la concepción de los polígonos industriales en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana para permitir su posible reconversión y apostó por la zona de la carretera de Medina como espacio susceptible de explotar en esta materia.

Por último, en lo relativo a este tema, José María Román se congratuló de los logros del empresariado y la industria local en estos tiempos de crisis. En materia de industria, el candidato socialista quiso dejar clara la oferta de El Carrascal como una "oportunidad para las empresas de la Bahía de encontrar suelo muy barato", apostando además por nuevos tipos de industrias como la relacionada con la acuicultura o el sector náutico pesquero.

Fue en el tiempo de debate de este segundo bloque temático cuando subió algo el tono de los discursos, aunque sin llegar a producirse el enfrentamiento político que quizás algunos preveían después de la polémica legislatura protagonizada, sobre todo por los dos grandes partidos y sus respectivos socios de gobierno en cada una de las etapas. El debate sirvió para que Marín y Román volvieran a dejar clara su diametralmente opuesta forma de ver la ciudad, asegurando el candidato del PP que "yo debo vivir en un lugar diferente porque este optimismo zapateril es algo enfermizo que no se corresponde con la realidad y que ya tiene a los empresarios cansados". A esto respondió Román aseverando que "hay dos millones de metros cuadrados de suelo para la industria, y el que quiera ser pesimista que lo sea pero yo creo que hay buen talante para el desarrollo de este sector porque hay materia prima y ayuda de la Administración".

En este punto volvió a salir al debate el problema del paro en la ciudad, argumentando Ana Rodríguez que "en IU no encontramos motivo para el optimismo de José María Román, con 12.000 parados en la ciudad". Por su parte, Antonio Alemania cerró el debate en este tema de igual forma que enunció las conclusiones de su partido sobre el mismo, apostando por la necesidad imperiosa de generar empleo, "y luego ya nos dedicaremos a otras cuestiones", manifestó. Como "un problema que se escapa al ámbito de un Ayuntamiento y que compete más al Estado", así se refirió la alcaldable de IU al desempleo. Marín, por su parte, cerró este tema recordando la propuesta popular de abaratar las tasas e impuestos a empresas y autónomos, al tiempo que desmentía la existencia de suelo barato para la industria en Chiclana.

Por último, Román hizo hincapié en la necesidad de "generar confianza y no pesimismo a través del despilfarro y el dispendio público". Además, apostó por la celebración de un foro empresarial y político después de las elecciones a través del cual se alcance la "activación económica alejada de las disputas políticas".

Turismo

El futuro desarrollo de Sancti Petri fue uno de los puntos de desencuentro de un tercer bloque en el que tanto PP e IU, como PA+PSA, por otra parte, criticaron la escasa apuesta del PSOE por el desarrollo turístico del casco histórico.

"Tenemos una Chiclana urbana por descubrir y ofertar que necesita de la atención del gobierno de la ciudad". "Unos rincones perfectos para, además, apostar por ese gran patrimonio que es el flamenco", demandó el alcaldable andalucista en su primera intervención.

Una demanda cuyo testigo 'tomó' Ana Rodríguez para denunciar que "no podemos seguir centrando todo el desarrollo turístico en el Novo, hay que potenciar la oferta cultural, medioambiental, etc. para integrar a la ciudad en esa oferta y, con ello, impulsar la desestacionalización".

Por su parte, Ernesto Marín, que agradeció "la visión que hace años tuvo José de Mier con el Novo, pese a que algunos de su partido lo tachasen de loco", aseguró que, "desde entonces en Chiclana no se ha hecho nada por el turismo". "No hay nada en la ciudad que atraiga al turista y, por tanto, hace falta profesionalizar la gestión y poner en marcha ideas nuevas".

"Es un poco fuerte", contestó Román, "decir que no hay ni se ha hecho nada cuando las cifras nos hablan de más de 3.000 puestos de trabajos directos, de 8 meses de buenos datos y de la mejor ratio de ganancias para el sector de 4 y 5 estrellas en España".

"No obstante", añadió, "somos conscientes de que hay que seguir mejorando el binomio deporte y medio ambiente y en eso vamos a estar de la mano de un gran foro sectorial y del desarrollo de iniciativas como la del yacimiento de El Castillo o el complejo de ocio del Novo".

"No desvirtúe usted la realidad, señor Román", contestó Marín en el turno de debate, "de 8 meses nada de nada y, además, sólo 3 hoteles han mantenido abiertas sus puertas todo el año". "La realidad, aunque le pese, es que hasta los hoteles que ofertan golf han tenido problemas para captar visitantes y que, hoy por hoy y pese a su equivocado optimismo, Chiclana es un destino falto de atractivos alternativos e interesantes". "Esa fue mi preocupación y por eso nuestro delegado de turismo se dedicó a viajar para captar ideas nuevas y empresarios para invertir en Chiclana".

"Que yo sepa", respondió Román, "el gran mérito de su delegado se centró en viajar y en su afición al mundo gastronómico, esa fue su gestión".

En torno al desarrollo de Sancti Petri, Ana Rodríguez criticó la apuesta del PP, "ya que desvirtúa lo que es Sancti Petri y pretende convertirlo en un Puerto Banús, con todo los peligros que ello conlleva".

En la misma línea, Antonio García apostó por "un espacio abierto a todos, con iniciativas tales como un museo del mar".

Asimismo, Román llamó a la "prudencia" y a apostar por un "Sancti Petri para la cultura, el ocio, la hostelería, etc., respetando a los que están". "Ha costado mucho conseguirlo", subrayó, "para ahora no ser respetuosos con su pasado".

"El PP", contestó Marín, "quiere un Sancti Petri para todos, que respete la permanencia de los que ya están, pero que, a su vez, contenga los atractivos suficientes para que se convierta en ese gran proyecto para nuestro turismo y, por tanto, para el empleo".

Política social

El último bloque temático sobre el que giró el debate abordó otro de los ámbitos fundamentales en una coyuntura de crisis económica como la actual, la política social. El desempleo volvió a ser en este último tramo del encuentro entre los cuatro candidatos de partidos con representación municipal uno de los principales hilos conductores.

Y fue precisamente este problema sobre el que giró la primera intervención de Antonio Alemania en esta parte del debate, refiriéndose al mismo como principal caballo de batalla de su partido, al definirse como "abanderado de los desengañados y voz de la calle". La candidata de IU, por su parte, apostó en esta materia por un incremento en la partida destinada a los servicios sociales, la realización de unos presupuestos participativos y la necesidad de acometer medidas para facilitar el acceso a la vivienda de los más desfavorecidos. La creación de una Empresa Municipal de Contratación "para evitar el clientelismo político" fue otra de las apuestas de Ana Rodríguez.

En esta materia, Ernesto Marín definió la situación como "una crisis económica bestial que requiere de una política social como no hemos conocido ninguno de los que estamos aquí". Marín aseguró que está de acuerdo con el Plan Local de Empleo Social puesto en marcha por el PSOE, "pero no con su opacidad", y calificó la "deuda de 34,5 millones que presentan las arcas municipales como un problema a la hora de acometer dichas políticas". Por último, en su exposición de motivos Román aseguró que su gobierno había multiplicado por tres la política social respecto al cuatripartito, haciendo hincapié en la necesidad de priorizar a través de las políticas de reajuste para potenciar la atención "a los que lo pasan peor".

Curiosamente, fueron las dispares cifras que manejan PSOE y PP sobre la actual deuda municipal las que marcaron gran parte del debate sobre política social, algo sobre lo que mostró su oposición total la candidata de IU. Ana Rodríguez lamentó que "mientras los dos grandes partidos discuten sobre la deuda, tan sólo IU ha pedido más financiación para los Ayuntamientos", exigiendo además políticas especiales para sectores como el de la juventud, mujer o inmigrantes. Por su parte, el alcaldable de PA+PSA lamentó en este punto que "lo que me pide la gente por la calle cuando reclamo el voto para mi partido es un trabajo para él o para alguien de su familia, y esto es lo que de verdad me interesa y no lo que se dijo o lo que se dejó de decir".

Para Marín, "la mejor política social es la creación de empleo, pero mientras no se puede hay que adoptar otras medidas para mejorar la situación de los más desfavorecidos y así crear las condiciones adecuadas para que se genere empleo". Por último, el candidato del PSOE dejó clara su intención de seguir apostando por un "presupuesto solidario que haga hincapié en el que lo pasa peor, porque el Ayuntamiento debe abrigar a los que se encuentran más desamparados".

conclusiones

Los cuatro candidatos cerraron el encuentro político previo a las municipales con una breve exposición de los motivos por los que cada uno de ellos reclama el voto para su formación, discursos en los que volvieron a incidir en algunos de los principales argumentos del debate, abogando todos por una masiva asistencia a las urnas para combatir el tan temido absentismo.

"Me voy muy contento de mi primer debate, porque he comprobado que todos los candidatos queremos el bien de Chiclana y vamos a luchar por ello", concluyó Antonio 'Alemania'. Por su parte, Ana Rodríguez entonó el 'mea culpa' asegurando que su formación ha reflexionado sobre las causas de la desilusión entre los ciudadanos respecto a la credibilidad de los políticos y ha tomado medidas al respecto.

"El PP es el único partido que plantea cosas diferentes y creativas, por lo que pedimos la oportunidad que brinda la democracia para generar riqueza y evitar que estén siempre los mismos en los mismos sitios", concluyó Ernesto Marín, mientras que José María Román se ofreció a los ciudadanos para que cuenten con él "en cuerpo y alma" y con su partido para "seguir trabajando por las barriadas frente al despilfarro, impulsar iniciativas como la de Pinar de Hierro frente a la parálisis o fomentar la gestión frente a la palabrería".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios