Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

fernando garcía de cortázar, Historiador

"España es admirable en paisajes y paisanaje"

"España es admirable en paisajes y paisanaje" "España es admirable en paisajes y paisanaje"

"España es admirable en paisajes y paisanaje" / antonio pizarro

-¿El sentimiento español se empieza por la educación en la familia?

-Yo soy un apasionado de España y a mí me lo inculcaron de niño. Es un sentimiento de amor, de conciencia de patria, que me inculcaron en familia. España es admirable en sus paisajes y en paisanaje. Tenemos unas ciudades enraizadas con la literatura que las hacen más bellas.

No entiendo la pitada al himno. Hemos sido muy consentidores con los zarpazos nacionalistas"

-Sin embargo, parece que se inculcan con más facilidad los nacionalismos regionales.

-Sí, parece que es más bonito decir "Gora Euskadi" porque si dices "Viva España" eres un facha. Este último libro, Viaje al corazón de España, trata de corregir ese cliché, que hagamos un esfuerzo: el amor sincero a tu país, sin odio a nadie, frente a los nacionalismos excluyentes.

-¿Ha existido una reacción de sentimientos de los españoles ante el pulso de los independentistas?

-Se ha mejorado algo. No cuesta ahora tanto hablar del amor a España, como reacción a lo que está pasando en Cataluña. Estamos viendo más manifestaciones emotivas de símbolos y banderas, hacia nuestro himno. Hemos pasado lo peor. Se trata de robustecer esa cohesión entre nosotros.

-¿Por qué mantenemos esos complejos de culpa sólo por ser españoles?

-Nos pesa la Historia y nos pesa esa corriente de pesimismo histórico que hemos llevado durante siglos. Hemos interiorizado la leyenda negra que nos han colocado en el extranjero desde que éramos la primera potencia. España es el país donde más importancia se le da a lo que piensan los demás. En Francia o el Reino Unido no les da importancia a la visión de la Historia que tienen los demás.

-¿Pero por qué cree que prende ese fatalismo y el desprecio a las generaciones pasadas?

-Es complejo. En el siglo XIX la debilidad de la construcción española se hace a imitación de Francia, impulsora de la idea de nación. En España nace tardíamente la idea de nación moderna y empieza a prender justo cuando se ponen de moda las singularidades regionales, con el romanticismo.

-¿Somos una nación de naciones?

-La idea de España como nación data de la Edad Media, como deseo de integración de los distintos reinos. La exaltación regional promovida en la transición ha erosionado la idea de España. En nuestra Historia ha habido varios guerras civiles que nos siguen marcando. Desde 1808 no hemos tenido guerras internacionales, que son las que afirman las naciones actuales.

-¿España existe?

-Nunca se ha cuestionado como ahora la idea de España. Han existido procesos dinásticos, ideológicos, que han puesto al país en guerra, como el absolutismo frente al liberalismo, pero siempre ha existido una idea de España. Hasta ahora no habían grupos importantes que dijeran que España no existía. Es una situación dramática. En Cataluña o en el País Vasco se ha promovido la idea de España como invento e imposición. Van contra la Historia.

-En cualquier otro país se valoraría la extensión hasta América. Nuestros ancestros llevaron toda la cultura de España a un continente entero.

-Pesa la visión genocida y violenta de la actuación de España en América sobre cualquier otro logro. España trasvasa sus universidades a América en la época de Carlos V. Eso no se ha dado en ninguna colonización. Se vivió un proceso filosófico y teológico sobre la naturaleza de los habitantes de América que no se ha dado en ninguna otra metrópoli. En la Ley de Burgos está reflejada esa honda preocupación. La Escuela de Salamanca, con Francisco de Vitoria, Francisco Suárez, Tiziano, es la institución más importante de la Humanidad. Hay que remontarse a la Academia de Platón para encontrar un foro de esa magnitud en su tiempo. Habría que hacer una historia comparada con Inglaterra, Francia y Portugal para darnos cuenta de lo que hicieron los españoles.

-Su libro es un recorrido sentimental, ¿deberíamos aliviar la obsesión por viajar al extranjero si no conocemos bien España?

-Tenemos una obsesión por salir fuera y no deja de ser un drama que haya norteños que no conozcan Sevilla o Cádiz. Soy hijo de un vasco-chileno. Mi abuelo mandó a sus hijos en el primer barco para que se educaran en España y eligió Sevilla. Conozco toda la Semana Santa de Andalucía. Mi padre fue un líder estudiantil en la Sevilla de Primo de Rivera y estaba obsesionado con que no fuéramos nacionalistas.

-¿Siente como un drama cuando pitan el himno?

-Sí. No lo entiendo como una libertad de expresión. Hemos sido muy consentidores con los zarpazos nacionalistas, porque a ellos no les gusta que le piten sus himnos. Ellos saben cómo se construyen las naciones: con símbolos, mitos. Y no han tenido respuesta nuestra.

-¿Le pondría letra, por fin, al himno?

-Sería aconsejable. Como nos dividimos por todo no nos ponemos de acuerdo. Necesitamos una letra sobre la belleza, la solidaridad.

-¿Le queda algún rincón por conocer?

-Pocos. He casado a 500 parejas en 41 provincias.

-De ese Viaje al corazón de España, deje alguna recomendación imprescindible.

-De un momento: el paso de la Macarena saliendo de la catedral a los acordes del himno nacional. De un paisaje, dos: del interior, las vistas desde el Castillo de Gormaz de Soria. De la costa, la desembocadura del Miño en La Guardia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios