Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Javier González Vigil | Director territorial de Aldeas Infantiles

“Tenemos menores migrantes que emprenden y dan empleo”

Javier González Vigil, director territorial de Aldeas Infantiles, con sede en Granada. Javier González Vigil, director territorial de Aldeas Infantiles, con sede en Granada.

Javier González Vigil, director territorial de Aldeas Infantiles, con sede en Granada. / (Antonio L. Juárez)

Un maestro con eterna vocación. Nacido en un pequeño pueblo de la Alpujarra, Javier González Vigil (Pórtugos, Granada, 1966) tenía clara su vocación de maestro. Trabajando de educador en Aldeas Infantiles se quedó tan enganchado que dejó su trabajo para dedicarse íntegramente a esta organización social que atiende a 62 niños y a la que está vinculado desde 1996. Tras once años como director en Granada, fue nombrado director territorial. Apasionado del fútbol, una lesión lo obligó a dejar el balón por la bicicleta. Es padre de dos hijos.

–¿Qué opina de la polémica generada por Vox sobre los menores migrantes no acompañados, a los que atribuye delitos y que asustan a la gente?

–Es una irresponsabilidad grande tratar de criminalizar a estos niños que vienen sin referencia familiar. Son afirmaciones inciertas que generan un odio infundado y un desprecio inmerecido a estos menores. Son niños, independientemente de la bandera que tengan detrás. No son niños problemáticos, sino con muchos problemas: huyen de la miseria, del hambre, de la guerra, del maltrato. Sus familias los meten en una patera, se juegan la vida.

"Son niños. Llamarlos Menas los cosifica y le quita la grandeza que tiene la palabra niño"

–Es duro ese desprecio...

–Indudablemente lo viven y lo sufren muchísimo. Andalucía siempre ha recibido con los brazos abiertos a estos menores. Sin embargo, en los últimos años se está generando odio hacia ellos. El otro día un chico marroquí me decía: ¿por qué cuando me monto en el autobús las señoras se aferran al bolso?

–En ciertos casos han causado problemas...

–Por supuesto hay niños problemáticos, pero como sucede con niños españoles que lo son. En la mayoría de los casos estos menores migrantes vienen a labrarse su futuro y lo tienen muy claro.

"Habría que agilizar el proceso para tramitar sus estudios y trabajos. Sería bueno una ventanilla única, que todas las gestiones se hagan en un mismo sitio: extranjería, educación y salud. Y simplificar requisitos"

–¿La reacción de odio se debe a la ignorancia?

–Desde luego son intereses creados de personas que venden mensajes populistas falsos que llegan muy fácilmente a la gente porque te toca el empleo, la sanidad y se asimila como verdadero.

–Se les llama Menas...

–Son niños que no tienen el cuidado de sus padres. Llamarlos Menas los cosifica y le quita la grandeza que tiene la palabra niño. ¿Por qué un niño que no puede vivir con sus padres en España es un niño y otro de Marruecos en esta misma situación es un Mena?

–¿Cuántos menores extranjeros no acompañados acoge Aldeas Infantiles?

–En 2004 recibimos a los primeros y hemos atendido a 77 niños en estas circunstancias. Hoy tenemos pocos: 7 chicos, casi todos de Marruecos, alguno extracomunitario y un sahariano, pero lo habitual es que tengamos de seis a diez en régimen de protección. Cuando son mayores de edad, sea cual sea su nacionalidad, seguimos apoyándolos en su economía, estudios o trabajo. Así tenemos a 10 chicos.

–La formación académica que traen de sus países no les permite continuar los estudios en España...

–Tenemos muchísimas trabas legales. El que quiere trabajar lo tiene muy complicado: llegan sin permisos y hay que solucionarles el permiso de residencia y después el de trabajo. Hay que hacer una oferta de trabajo, buscar la empresa y que esta lo autorice. Si quiere estudiar, y trabajar después, sucede lo msimo: si no tenemos la documentación no podemos matricularlos en la enseñanza reglada. Gracias a los socios en Andalucía podemos pagarles academias y cursos mientras les llega la posibilidad de empezar la enseñanza reglada. Tenemos chicos en todos los niveles: ESO, FP básica y superior. Cuanto más jóvenes, mejor porque así da tiempo a hacerlo todo para cuando cumplan 18 años.

–¿Qué soluciones propone contra esas trabas?

–Habría que agilizar el proceso. Sería bueno una ventanilla única, que todas las gestiones se hagan en un mismo sitio: extranjería, educación y salud. Y, dentro de esa ventanilla única, simplificar requisitos.

–El problema del empleo es común en los jóvenes nacionales.

–Si difícil lo tienen los jóvenes españoles, mucho más los que vienen de fuera. La gran mayoría de los migrantes acaban haciendo trabajos que los españoles no queremos hacer. Tenemos de todo: electricistas, albañiles y verdaderos emprendedores que han montado sus empresas de alimentación, de limpieza y dan trabajo a otros.

–¿Cómo educa Aldeas a estos menores?

–Educamos dentro de un modelo familiar. Los chicos viven en pequeñas unidades familiares con educadores estables que les sirven de referente, y donde trabajamos la coeducación, la educación en valores, la higiene.. y acompañándolos. Educamos igual que cualquier otra familia: colaboran en las tareas de casa, salen a la calle solos... Con 18 años, si quieren seguir con nosotros los seguimos apoyando desde el programa para jóvenes. Aldeas tiene pisos donde ellos se emancipan o comparten piso con estudiantes. Pero el apoyo es desde que entran hasta que se insertan en la sociedad. Ya tenemos chicos que ya son padres y acuden a nosotros para que les aconsejemos en la compra de un piso..somos su familia.

–¿Ya no vuelven a sus países de origen?

–Se quedan aquí y emprenden una vida en España. No es como cuando los españoles emigrábamos para volver, aunque ayudan muchísimo a sus familias de origen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios