Eduardo Beotas | Socio cofundador de Soulsight "Todo va muy rápido, la incertidumbre es la nueva certidumbre"

"Todo va muy rápido, la incertidumbre es la nueva certidumbre" "Todo va muy rápido, la incertidumbre es la nueva certidumbre"

"Todo va muy rápido, la incertidumbre es la nueva certidumbre" / m. g.

Eduardo Beotas fundó en 2003 junto a su socia, Carmen Bustos, Soulsight, una consultora estratégica que ya ha puesto en marcha más de 200 proyectos en 20 sectores empresariales diferentes, entre ellas el 45% de las que integran hoy el Íbex 35. Desarrolla estrategias de transformación e innovación en las empresas a través de la empatía, la creatividad, con el eje gravitatorio puesto en la cultura: su metodología sitúa a las personas en el centro. Humanizar. En esta línea lanzan en enero el programa Wander, espacio de exploración y talento, en el que participarán grandes compañías.

-Si tuviera que definir su empresa en un tuit...

-Soulsight ayuda a las empresas a reflexionar y cuestionarse las cosas, mirando el futuro y el impacto que tienen sus decisiones. Y ayuda a dar sentido a las cosas que se hacen para un usuario, para la sociedad y para las compañías.

"No estamos preparados para la traslación digital, tenemos otra mentalidad y cambiarla es complicado"

-Inciden mucho en la pérdida de un hábito muy humano, conversar. Hoy enviamos correos a compañeros que tenemos a cinco metros en el trabajo.

-La plaza del pueblo anterior sucede hoy en un entorno digital y eso hay que entenderlo, no juzgarlo. Es un cambio, aunque no sé si es evolución. La conversación se está perdiendo en las ciudades y hay que recuperarla. Es cierto que en las conversaciones físicas se extrae más. Hay una atmósfera, un feeling, los gestos...

-¿Las empresas se deshumanizan por ahí?

-Si le dedicas tiempo, conversar es brutal para las compañías. Se profundiza. Pero no conversar por conversar, requiere una reflexión previa. Nosotros las conversaciones las hemos evolucionado a tertulias sobre un tema concreto, pero con una reflexión previa. La Generación del 27 hacía tertulias sobre un tema concreto para ver hacia dónde iban, y luego cada uno se llevaba el contenido a su forma de expresión, el pintor a un cuadro, el escritor a una novela. Cuando mandas un e-mail pidiendo un lápiz y estás al lado se demuestra que hay un error al humanizar la máquina y otro error al maquinizar al hombre.

-El humanismo es el eje del novedoso programa Wander, que lanzan en enero. ¿En qué consiste?

-Wander es un espacio de exploración y talento que lo que busca es profundidad en los retos actuales del mundo para trabajar con diferentes compañías y expertos y ver hacia dónde vamos. Participarán grandes compañías y artistas, científicos, arquitectos... más un equipo colaborador de Soulsight, un pool de más de 50 expertos que hemos creado estos 15 años para aportaciones puntuales.

-Con la transformación digital recibimos de repente unas herramientas y códigos nuevos sin previo adiestramiento. ¿Ahí entra Soulsight?

-Mi opinión, y la de Soulsight, es que no estamos preparados para la traslación digital, tenemos otro tipo de mentalidad. En cuanto las grandes empresas se den cuenta de todo lo que han invertido para la transformación digital y el dinero que han perdido... No ha habido un por qué o un para qué, simplemente venía la ola y tenían que hacerlo. Y han creado tecnología y procesos en los que la gente no está preparada para trabajar así. Necesitan un cambio de mentalidad.

-¿Y hacia dónde apuntaría ese cambio?

-Más que un cambio de mentalidad hacia la transformación digital es un cambio cultural, y una adaptabilidad hacia la incertidumbre que vivimos. La incertidumbre es la nueva certidumbre. Las aseguradoras sabían cuántos siniestros se iban a producir más o menos en un año, tenían una certidumbre, ahora todo va tan rápido y es todo tan complejo, que nadie tiene una bola de cristal para saber por dónde vamos a ir. Buscamos certeza, igual las generaciones que vienen se podrán adaptar mejor.

-A la gente poderosa, la que decide, aún le resulta extraña la era digital... Deben asimilar códigos que las nuevas generaciones llevarán de serie.

-Les han impuesto una metodología, un modo de hacer, pero su mentalidad original es la de ir paso a paso, a corto plazo. Y cambiar métodos de comportamiento es lo más complicado. Se puso a trabajar con nosotros el presidente de Amref, que es una asociación de África contra la mutilación genital femenina, el otro día fui a una conferencia de una embajadora, miembro de una tribu masai, que debe cambiar culturas, comportamientos, tradiciones y rituales. Y salí diciéndome: "Lo que es difícil es lo de ella, no tratar de cambiar la mentalidad del CEO de una gran empresa".

-¿Qué problemas les plantean los CEO?

-La inquietud principal es saber hacia dónde van, intentan leer las frecuencias del mundo, acuden a nosotros para abrirles la mirada. Ana Patricia Botín sacó una nota de prensa expresando que los accionistas del Banco Santander son lo último. Quiero creer que es muy lista, está viendo que está cambiando el mundo y lo visualiza. Es la manera que tiene para trasformar el mundo y que el banco sobreviva. Hay que focalizar el negocio en los clientes, en el valor de la sociedad, en los empleados, y si lo haces bien tu negocio irá bien y tendrás una repercusión positiva para tus accionistas. Si te pones a pensar en los accionistas primero, y tus decisiones luego afectan a clientes, sociedad y demás, tu valor de mercado y de marca se va a ver afectado.

-Soulsight nació en 2003, todo cambió mucho desde entonces. El sector que nos ha convocado, el editorial, por ejemplo.

-Vive la dictadura del yaísmo. La noticia está antes que nada en internet. Sólo van a comprar los periódicos al quiosco esa gente, que me encanta, que le dedica un tiempo, con paciencia. Que va más allá del titular. Hay miedo a probar. Conviene conversar en profundidad con el lector que tiene todas las posibilidades del mundo para informarse con el móvil o la tablet, es decir nosotros, y aun así acude al formato físico. A lo mejor ahí encuentras el tipo de contenido que le resultaría excepcional para seguir acudiendo al quiosco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios