Entrevista a Emilio Lamo de Espinosa, jurista y sociólogo

"Sólo la UE puede devolver a Europa el control de su destino"

  • El catedrático emérito de la complutense analiza la situación de la UE

Emilio Lamo de Espinosa

Emilio Lamo de Espinosa / José Ángel García

El jurista, sociólogo y experto en relaciones internacionales Emilio Lamo de Espinosa, catedrático Emérito de la Complutense, ha dicho en entrevista que "sólo la Unión Europea puede devolver a Europa el control de su destino", con motivo de la publicación de "Entre águilas y dragones. El declive de Occidente" (Espasa).

- ¿Su libro está en la estela del de Spengler, La decadencia de Occidente?

- La estela de Spengler es muy alargada. Se adelantó en muchas cosas, pero mi visión es mucho menos negativa. Él hablaba de "decadencia" aunque la mejor traducción del alemán sería quizás "hundimiento". Yo me limito a hablar de "declive" porque el poder es un juego de suma cero, si uno gana otro pierde. Y occidente pierde poder relativo porque otros ascienden. Y porque occidente da más de lo que recibe.

- El profesor Márquez Villanueva se lamentaba diciendo que ¿dónde habrían llegado los japoneses si hablaran español? ¿España ha renunciado a explotar la riqueza de su idioma?

- No, no ha renunciado. Lo intenta, aunque con escaso entusiasmo y escasos apoyos. Escaso entusiasmo pues los recursos que dedica al tema son bien magros, y basta comparar con la financiación que Macron está destinando a impulsar la francofonía. Y con escasos apoyos pues los países latinoamericanos, a los que el tema les debería interesar tanto como a nosotros, no alcanzan a entender su enorme relevancia.

- Señala la paradoja de que ha sido la europeización lo que ha permitido al mundo emanciparse de Europa...

- Cierto. Europa ha exportado tanto hardware, es decir, tecnología y productos, como software, es decir, instituciones y cultura. También se ha copiado el Estado, el 'rule of law' y los boletines oficiales, la contabilidad de doble entrada, los seguros, las hipotecas, y tantos y tantos programas culturales, esenciales para mejorar la gestión y la eficiencia.

- Un vez descolonizada Europa, ¿será colonizada?

- Ya lo fue. Tras la segunda posguerra paso a ser colonizada por dos grandes potencias extra-europeas: Rusia y Estados Unidos. Entre 1945 y 1989 un telón de acero separaba esas dos Europas, cuyo destino dependía de esos dos países. Éramos colonias de uno o de otro, bajo condiciones de libertad o de servidumbre. La Unión Europea ha sido el invento político que puede, pero solo puede, devolver a Europa el control de su propio destino.

- ¿La libertad de pensamiento es uno de los mayores patrimonios de Occidente?

- Sin duda. El filósofo francés Helvetius se preguntaba cual es le matriz de la verdad, y contestaba: la contradicción y la disputa. La libertad de pensamiento, que comenzó siendo libertad religiosa -otro invento europeo-, y que se manifiesta como libertad de expresión, es la matriz de la que brota el dialogo abierto sin el cual no hay ciencia ni conocimiento.

- ¿Rusia es oriente u occidente?

- Depende. Si se le pregunta a los rusos muchos contestan que no son ni lo uno ni lo otro, que son rusos. Y la geografía lo acredita. Rusia es una de las dos grandes fronteras de Europa y de Occidente, la otra es el Mediterráneo. España ha sido frontera varios siglos, pero su vocación europea acabo triunfando, y por eso Julián Marías decía que los españoles somos europeos por voluntad, no por destino, como Francia o Alemania, que no pueden no serlo. Nosotros llevamos la frontera afuera, pero Rusia la tiene dentro, con un alma dividida.

- ¿Cuál es la principal deficiencia de la política exterior de España?

- Su política interior, pues la exterior es siempre la proyección de la primera. Un país con serios problemas económicos, con una rebelión territorial larvada, con un Gobierno dividido, y con aliados que son enemigos del país, no puede proyectar ni fuerza ni confianza.

- ¿Eso es grave para un país que depende más del exterior de lo que el exterior depende de él?

- Sí, es muy grave la pérdida de credibilidad de un país que, durante al menos quince minutos, fue el "milagro español". Con liderazgo en la UE y en América Latina y una notable interlocución con Estados Unidos. Pero eso es pasado y debemos repensar nuestra política exterior. Por eso propongo que bilateralicemos nuestra política exterior articulando una red solida de aliados estratégicos con pocos pero relevantes países.

- Afirma que con la caída de Afganistán pierden todos, incluso lo que se regocijan ¿Quiénes se regocijan?

- Pakistán, que cree poder tener un Estado vasallo y librarse de Estados Unidos; Rusia que se ve libre de una presencia incomoda en el sur y ve en ello la venganza por su propio fracaso allí; y China, que ve tropezar a su enemigo americano en Asia Central y se le abre el camino para la ruta de la seda... Afganistán es un agujero negro que más que va a generar conflictos en todo esos países.

- ¿Algún consejo para López Obrador

- Sí, el que nos da el gran latinoamericanista Andrés Oppenheimer: ¡Basta de historias! Tratemos de arreglar los problemas de nuestros hijos y nuestros nietos para que tengan una vida mejor. Mientras ellos derriban estatuas otros construyen aeropuertos y caminos, y de ellos será el futuro. Sólo en el futuro podemos encontrarnos todos en un proyecto de vida en común, que eso es una nación, un proyecto de futuro. Así se hizo la transición en España, mirando adelante. Y por eso salió bien. Y por eso la estamos estropeando también aquí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios