ELVIRA LINDO, periodista y escritora

"El humor no se debe discutir y ahora se discute todo"

Elvira Lindo. Elvira Lindo.

Elvira Lindo. / Joaquín Pino

-Nueva York, la sierra madrileña... ¿Se encuentra a gusto cambiando de residencia?

-En la vida, me encuentro bien moviéndome de un sitio a otro. Pero como escritora, prefiero tener mi casa y mi rutina, como todo el mundo. No vivo con una maleta a cuestas. Necesito mi rutina, pues como tú. Todo depende del escritor, hay gente que le va lo de no parar de moverse, pero yo necesito tener una vida ordenada.

-¿Por qué publicar ahora una recopilación de sus artículos en Tinto de verano?

-Pues la verdad es que yo no había pensado en reeditarlos, pero el editor Fulgencio Pimentel, que publica novelas gráficas, quiere empezar a hacer literatura. Pero lo mismo te digo que visto así, con distancia, resulta como un diario de cinco veranos, y resulta muy divertido. Es un libro humorístico de principio a fin.

-¿Muchas cosas que usted decía en esos artículos sería más complicado escribirlas ahora?

-Ahora hay que saber que uno se expone más. Antes la relación que se tenía con el periódico de papel era completamente distinta, porque el periódico te lleva a salir de casa, a comprarlo en el quiosco, a leerlo hasta el final porque te ha costado un dinero, a comentarlo... La lectura en internet te lleva a una lectura muy reactiva, como si inmediatamente tuvieras que tener una opinión sobre lo que has leído.

-Hay quien dice que eso es más democrático.

-Yo no sé si esa sociedad tan reactiva es buena. Dicen que es más democrática, pero yo creo que es más irreflexiva. Las cosas hay que pensarlas, y yo creo que esa reacción tan irreflexiva provoca mucha gresca. Probablemente, no los escribiría ahora. No me merecería la pena. Prefiero plasmar el humor en otros géneros, en una película, en un libro.... Pero estar a diario en este mundo tan opinador y con ganas de bronca no es lo mío, la verdad.

-¿Es más difícil entonces hacer humor hoy?

-Es más difícil hacer humor en el periódico diario. En un libro está todo más resguardado, tienes que tener la voluntad de comprarlo, de leerlo, es como algo tuyo. Los medios en internet se consumen de otra forma completamente distinta. Hay gente que se mueve muy bien en esos mundos, y autores que contestan, y se pelean, y todas esas cosas. Yo escribo mis artículos, sé que con alguno me puedo meter en un lío, pero prefiero que sea sobre cosas, no sé si más serias, pero que si se monta una bronca sea por algo importante. Entiendo que el humor no se puede discutir, y ahora se discute todo.

-¿Qué consecuencias tiene eso para el periodismo?

-Al final es malo para el periodismo, que se infravalora. Tú quieres que se lea y valore lo que escribes, pero no estás pendiente de cuántos me gusta tiene cada cosa para sentirte aprobado o desaprobado por la dirección de tu periódico, y, sin embargo, eso es lo que se está creando. La gente joven o, como decirte, la que se mueve bien en el mundo de la bronca es la que mejor se adapta. Pero un periodista normal y corriente que lo que quiere es hacer su información se siente un poco como amenazado.

-En Cádiz ha estado hace poco participando en un curso de cine de la Universidad.

-Sí, dar clases me apetece de vez en cuando. Pero este tipo de cosas las relaciono siempre con una ciudad. A mí me gusta siempre venir a Cádiz porque me resulta agradable el entorno, y estas cosas las tengo que hacer siempre en un entorno que me gusta. No me iría a pasar una semana a cualquier sitio.

-¿A Nueva York iría? Le he leído cosas muy críticas sobre Nueva York.

-Bueno, pero esa crítica quiere decir que hablas con libertad de una ciudad. Como es una ciudad grande y muy libre, permite que sus ciudadanos tengan juicios positivos y negativos. Si yo escribiera algunas de esas cosas sobre Cádiz, no podría salir a la calle. Son sociedades más pequeñas donde cada persona te va a decir algo cuando sales a la calle. Nueva York es más despersonalizada, pero permite más libertad.

-Su curso se titulaba La comedia en la tragedia, la tragedia en la comedia. Al final, la vida es así.

-La vida es así, sí, y yo creo que el humor que a mí me gusta, que es el más interesante, contiene algo más que el puro chiste, tiene un fondo de análisis de la vida, de la parte amarga y eso tiene que estar contenido en el humor.

-Eso es muy español, realmente.

-Sí, es un género muy español, que ha dado en el cine sus mejores frutos. Todas las películas que surgieron muy inspiradas por el neorrealismo italiano venían de ahí, de hacer de la necesidad virtud, de reírse de la desgracia, de uno mismo, de la picardía. Son absolutamente españolas.Y ahora, puestas al día, se podrían hacer igual. Aunque ahora la comedia está muy mediatizada por la televisión. Pero vamos, lo difícil realmente es hacer cine.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios