Omar hatamleh, ingeniero de la NASA "La innovación requiere de riesgo y a la gente no le gusta"

"La innovación requiere de riesgo y a la gente no le gusta" "La innovación requiere de riesgo y a la gente no le gusta"

"La innovación requiere de riesgo y a la gente no le gusta" / carlos gil

-Ha comentado que fue un mal estudiante, pero suma cuatro títulos de grado y dos posgrados universitarios. ¿Cómo llegó usted a la ciencia?

-Creo que influyen muchísimo las personas con las que te asocias, el ambiente, la industria en la que estás. Todo eso influye en que seas más creativo.

Si piensas en los 70 y en lo que tenemos ahora el cambio es drástico, pero ha pasado poco a poco"

-¿Qué necesidad hay de innovar tanto y tan rápido?

-La tecnología se incrementa a un nivel exponencial. Siempre está cambiando muchísimo. Hay que buscar maneras de seguir con esos cambios, de buscar soluciones para hacerla más barata... Otra cuestión es que la tecnología que se aplica a un determinado sector vemos que se puede aplicar a otros sectores, sólo con cambiarla un poquillo, aquí y allá. Por eso es bueno ser creativo, pero también es necesario hacer una estrategia y trabajar con sectores que no sean el tuyo.

-¿Esa innovación necesita de límites?

-No. El problema es que la innovación siempre requiere de un riesgo, y a la gente no le gusta el riesgo. Siempre está cómoda con lo que está haciendo y cuando vienes con una cosa nueva siempre va a haber resistencia a ese cambio.

-Una de las resistencias más grandes puede ser la gestión política...

-Esto es como un juego de construcción de piezas. El terreno político tiene que poner el ambiente en el que se tiene que producir la innovación, pero depende de muchas cosas... de sistemas que no son políticos, como instituciones que individualmente pueden crear ese ambiente... Son varias piezas que varios aportan y que, juntos, pueden tener un impacto muy grande.

-En la universidad, como institución académica en general, ¿pesa más esa inercia de acomodarse a lo que existe que el empuje de personas innovadoras?

-Si la gente tiene miedo a tomar riesgos, en los objetivos tiene que figurar que si no se consigue, no pasa nada, nadie se va a quedar sin trabajo. Eso da un impulso a las personas que están dispuestas a tomar ese riesgo. Sin riesgo no vas a conseguir nada. Siempre tiene que haberlo. Si los políticos, los ejecutivos, los responsables empiezan a generar ese ambiente en el que si no se consiguen los objetivos, si se falla, no pasa nada, de ese fallo vas a aprender otra cosa y podrás conseguir algo mejor. Si se sigue esa forma de trabajo creo que será un éxito.

-Siempre destaca que la aeronáutica y la industria aeroespacial tienen un peso en la economía espectacular...

-Grandísimo. Se estima que generan cerca de 400.000 millones de dólares anuales.

-¿Se valora como tal, con el peso del negocio que genera?

-Sí, y va a seguir creciendo más y más y más. Si quieres tener parte de eso te tienes que meter en esa área. Y para ello tienes que darles más oportunidades a los jóvenes, porque ellos van a ser la máquina, los que van a manejar la economía en el futuro.

-Andalucía ha apostado por esa industria, fundamentalmente Sevilla, con su universidad al frente. ¿Conoce lo que se está haciendo en los últimos años aquí?

-Específicamente no, pero la universidad española tiene una gran reputación en muchas áreas y creo que con esa reputación se van a crear cosas muy buenas.

-El futuro, el año 2018 ¿es como se lo imaginaba cuando usted estudiaba?

-Es muy difícil predecir el futuro. Por ejemplo, el teléfono móvil. Si hace treinta años, cuando teníamos teléfonos en las casas, te dan un móvil, hubiera sido un momento impactante. Pero los cambios van poco a poco, son graduales. Eso hace que no se noten, que no se perciban. Si piensas en los años 70 o en los 80 y en lo que tenemos ahora, el cambio es drástico. Grandísimo. Pero como ha pasado poco a poco, no lo notamos tanto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios