José Manuel López Nicolás | Científico

"Lo mejor que te puede ocurrir con la anticiencia es que te estafen"

José Manuel López Nicolás.

José Manuel López Nicolás. / M. G.

José Manuel López Nicolás (Murcia, 1970) es uno de los mayores divulgadores científicos del panorama nacional. Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad de Murcia, es autor de numerosas publicaciones. Ha escrito La ciencia de los campeones. Deporte, triunfo y revolución científica (Planeta), un libro, prologado por el ex ministro Pedro Duque, en el que demuestra la decisiva influencia en nuestros días de la ciencia y la tecnología tanto en el deporte de élite como en el amateur.

–¿Es la divulgación más que nunca una obligación para los científicos?

–El artículo 38 de la no tan nueva ley de la Ciencia obliga a las instituciones a fomentar la divulgación científica. No todos los científicos tienen por qué estar obligados a divulgar la ciencia, pero las instituciones sí deben crear los canales para divulgar la ciencia.

–¿Hemos tenido que sufrir una pandemia valorar el papel de la ciencia en nuestras vidas?

–Si se puede sacar algún mensaje positivo dentro de la desgraciada pandemia es ése. Ha hecho ser consciente a la ciudadanía de la importancia de la ciencia. Pero no hablo de la ciencia para el futuro, sino de la ciencia en la calidad de vida que tenemos y en nuestra salud.

–En nuestro día a día.

–Y sería una auténtica pena que dejáramos pasar esta oportunidad para que las autoridades no den un paso más en las inversiones en ciencia. Gracias al coronavirus se ha creado un caldo de cultivo en la sociedad sobre la importancia del progreso científico y tecnológico en nuestras vidas y hay que aprovecharlo.

–Sí, no deberíamos cerrar esa puerta.

–Sería un disparate. Y mientras más tiempo pase, va a ir en contra de ese apoyo. ¿Por qué lo digo? Porque los políticos empiezan a entrar en sus luchas particulares y se olvidan de ese momento de la necesidad de la ciencia y de las vacunas. El momento hay que aprovecharlo lo antes posible para aumentar la inversión y firmar un pacto de la ciencia.

–¿Cuál es el objeto de La ciencia de los campeones?

–Por un lado, demostrar la presencia de la ciencia en el día a día y, en este caso, en el deporte. Normalmente, el deporte se asocia a salud, valores, esfuerzo... pero no a la ciencia. El desarrollo científico y tecnológico es fundamental en el deporte de hoy. Y no sólo en el deporte de élite, sino en el de cualquier ciudadano. También, pretendo fomentar vocaciones científicas entre los más jóvenes. ¿Por qué no utilizar el deporte como gancho para explicar matemáticas, química, física, big data, neurociencia...?

–Pues tiene razón.

–Y además, otra cosa importante es la lucha contra la anticiencia. Resulta que en todo el deporte existe mucha pseudociencia. Hay muchos grandes deportistas que utilizan productos y terapias que no deberían manejar, que no tienen ningún rigor y que pueden ser peligrosos. ¿Y qué ocurre? Para muchos adolescentes son sus ídolos y pueden llegar a imitarlos, con el peligro que conlleva.

–¿Qué lleva a atletas de alto nivel a echarse en los brazos de estas falsas ciencias?

–Son varios aspectos. Por un lado, la ignorancia, el poco conocimiento que tienen sobre los verdaderos efectos de esos productos. Y, por otro, los contratos millonarios que hacen con las casas comerciales para publicitar esos productos.

–Se juegan la vida.

–Siempre digo una cosa, lo mejor que te puede ocurrir con la anticiencia es que te estafen. Lo peor es que, además que te estafen, te maten. Pones en riesgo tu vida y la de aquellas personas que te imitan.

–¿Qué le ha sorprendido más de los JJOO de Tokio?

–Dentro de los JJOO hay muchas disciplinas científicas que se han puesto en alza, pero hay una que ha cobrado una importancia tremenda: la psicología. No es fácil soportar la presión de los grandes atletas. Se ha visto en los casos de Naomi Osaka o Simon Biles.

"En el siglo XXI, el primer paso para perder una tanda de penaltis es decir son una lotería"

–Con Biles se ha puesto de manifiesto que se trabaja poco la mente.

–Muchas veces se ha olvidado y no se ha dado importancia a la salud mental en el deporte y sus efectos en la salud física y la calidad técnica. En el caso de Simon Biles, lo último que se le pedía es que ganara la medalla de oro, eso se daba por supuesto. Ya era el cómo nos iba a sorprender, qué íbamos a poner en redes sociales... Es muy difícil de aguantar psicológicamente.

–¿Y qué me dice de García Bragado? ¿Cómo me explica científicamente que esté ahí a los 51 años?

–Es un caso excepcional; si no, habría muchos más. Pero sí es cierto que de forma general se ha alargado la vida deportiva de los atletas. En el partido de baloncesto de España y Argentina se enfrentaban Gasol y Scola y con esa edad era impensable hace unos años.

–Como Rafa Nadal.

–O el propio Modric. Ahí la ciencia y la tecnología han tenido mucho que ver. Hay deportes donde antes con 30 años estabas cerca de la retirada y ahora con 35 años eres uno de los mejores, gracias a la incorporación especialistas científicos a los staff técnicos.

–Hay un capítulo en su libro que habla de los penaltis, que no son una lotería. Acaba de cargarse décadas de narración deportiva.

–Una de las chorradas más grandes que existen en el mundo de fútbol es la frase de que "los penaltis son una lotería".

–¡No me diga!

–Evidentemente la suerte influye, claro. Pero hay estudios, desde el punto de vista de la estadística, la física, la biomecánica y la óptica, donde se sacan datos que te permiten aumentar la probabilidad para que un portero pare un penalti o dónde tiene que chutar un jugador. Hasta se sabe qué opción tienes que elegir cuando se gana el sorteo inicial, si el portero tiene que hacer aspavientos, qué color de la camiseta despista más al delantero... En el siglo XXI, el primer paso para perder una tanda de penaltis es decir que es una lotería.

–¿Ganas si lanzas primero?

–Si lanzas primero y marcas el gol, tienes mayor probabilidad de ganar la tanda de penaltis. Lo que tienes que intentar es lanzar primero y poner a tu máximo especialista. Pero luego el ego le puede a algunos jugadores, porque el que sale en la foto es el último.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios