Barómetro del cis

Ciudadanos se ensancha por el centro

  • El PP mantiene su liderazgo, disminuido y a duras penas, según el CIS.

Comentarios 9

El sondeo electoral del CIS de este mes de abril presenta un Parlamento donde se daría un triple empate, aunque el PP mantendría su liderazgo actual, pero apenas 1,6 puntos por encima de Ciudadanos. El PSOE de Pedro Sánchez se colocaría detrás de los naranjas, pero a sólo cuatro décimas en intención de voto. Así, PP (24%), Cs (22,4%) y PSOE (22%) se repartiría casi las tres cuartas partes de los diputados del Congreso. Unidos Podemos alcanza el 19,6% de intención electoral. A pesar de que el trabajo de campo del sondeo se realizó en pleno escándalo por el caso de Cristina Cifuentes y su máster fraudulento, el PP no pierde la primera posición en favor de los naranjas, pero las tripas del sondeo muestran que el voto popular está escorado a la derecha y que Ciudadanos ha ocupado el centro.

El CIS da dos índices para aproximarse a un hipotético electoral. La estimación de voto, que se basa en las respuestas reales de los encuestados más la llamada cocina, y el voto directo más la simpatía, que sirve de base para el primer índice. Pues bien, en voto directo más simpatía Ciudadanos es el partido ganador, con un 18,1%, seguido de PSOE, con un 16,7% y PP, con un 13,8%. El dato de voto estimado es el válido, el que lleva impreso el sello y el saber hacer de la empresa de sondeos, pero el dato directo viene a indicar el crecimiento de Ciudadanos. Desde el CIS de abril de 2017, el PP ha perdido 7,1 puntos, lo cual da buena cuenta del deterioro del partido de Mariano Rajoy.

Ciudadanos se come el centro. Si se observa cómo votarían los encuestados en función de su posicionamiento ideológico, el PP se encuentra arrinconado en la derecha extrema, es en esa zona del espectro político donde saca la inmensa mayoría de sus votos, mientras que en el centro se hace fuerte Ciudadanos. El votante de los naranjas es de centro de modo mayoritario, y de derecha moderada y no cuenta con simpatías en la extrema derecha. Incluso tiene algo de centro izquierda, pero muy poco. De cara al futuro, es muy probable que el PP pierda el liderazgo si no se reconcilia con ese centro, donde ahora sólo están jugando el PSOE y Ciudadanos.

Además, el PP tiene otro problema: es un partido desaparecido entre los jóvenes y menores de 40 años. Por tanto, los populares comienzan a tener graves problemas de cimentación en el edificio de su poder electoral. A ello se suma que también está perdiendo los territorios más proclives, como Madrid y Valencia, mientras que está casi desaparecido en Cataluña y el País Vasco. Con estas deficiencias territoriales, demográficas y políticas es muy difícil ganar unas elecciones.

El PSOE apenas mantiene el tipo entre un electorado de centro y de centroizquierda, seguido por Unidos Podemos, que tiene el 19,6% del voto estimado.

La buena noticia para Mariano Rajoy es que la aprobación de los Presupuestos de 2018 le da un balón de oxígeno para completar la legislatura y llegar a las elecciones en 2020. Esto es mucho tiempo en política, Rajoy puede aún recomponerse e, incluso, apostar por otro candidato popular. Quienes no tendrán tiempo será sus alcaldes y presidentes de comunidades autónomas, que vana afrontar unas elecciones en 2019 con una marca muy destrozada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios