España

Landelino, el último candidato de la UCD

  • El ex ministro de Adolfo Suárez y ex presidente del Congreso muere a los 85 años

Landelino Lavilla, ex presidente del Congreso y ex ministro de Justicia. Landelino Lavilla, ex presidente del Congreso y ex ministro de Justicia.

Landelino Lavilla, ex presidente del Congreso y ex ministro de Justicia. / EP

Era el presidente del Congreso cuando Antonio Tejero entró en la Cámara el 23 de Febrero y fue el último candidato a la Presidencia de UCD, una vez que Adolfo Suárez ya había dejado el partido para fundar el Cetro Democrático y Social (CDS). Landelino Lavilla ha fallecido este lunes de causas naturales, era uno de los miembros permanentes del Consejo de Estado y fue una de los nombres claves de la Transición.

Lavilla fue uno de los jóvenes tecnócratas del franquismo que fundó la UCD. Un año antes de la muerte de Franco fue nombrado subsecretario de Industria y en 1976, Adolfo Suárez le nombró ministro de Justicia. Dentro de la miscelánea ideológica de la UCD, Landelino Lavilla se caracterizaba por su profundo sentimiento católico. A partir de 1979, fue el presidente del Congreso hasta que en 1982 ganó el Partido Socialista y él dejó su acta de diputado después del fracaso electoral del partido que presidía. Dirigió, pues, la Cámara en uno de los momentos más trascendentes de sus historia: durante la negociación, redacción y aprobación de la Constitución.

Lavilla había nacido en Lérida en 1934, estudió Derecho en Zaragoza y aprobó las oposiciones a la Abogacía del Estado. Curiosamente, sus años de diputado lo fue por la provincia de Jaén. 

En los meses previos a la dimisión de Suárez, fue uno de los dirigentes que formó parte de la oposición al presidente, que prácticamente llegó a estar cuestionado en todos los ámbitos. En 1981, en el controvertido Congreso de UDC de Palma, encabezó la lista del sector crítico, pero fue derrotado por el suarista Agustín Rodríguez Sahagún. Ya como presidente de UCD, en julio de 1982, Lavilla logró ser elegido diputado por Madrid y ejerció de portavoz hasta 1983, cuando dejó el Congreso para ingresar como consejero permanente, en el nuevo Consejo de Estado, de cuyo cuerpo de letrados ya formaba parte desde 1959.

UCD se disolvió en 1983, algunos diputados electos entraron a formar parte del grupo popular.

Desde 1995 era el presidente de la Sección Primera del Consejo de Estado, la encargada de asuntos procedentes de la Presidencia del Gobierno y de los Ministerios de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, de Política Territorial y Función Pública, así como los asuntos relativos a conflictos en defensa de la autonomía local.

Desde esa institución, y como experto jurista con experiencia parlamentaria y de gobierno, tuvo también un papel destacado en la preparación de la abdicación del rey Juan Carlos a petición de éste, según reveló el propio Lavilla en una entrevista radiofónica. Izquierda Unida lo había llegado a proponer como presidente del Tribunal Constitucional, pero ligó el nombramiento a la aprobación por parte de todos los partidos.

La actual presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, ha trasladado en un comunicado a familia y allegados de Landelino Lavilla su más sentido pésame. "Landelino Lavilla sirvió con toda su sabiduría y generosidad intelectual y un gran sentido institucional al objetivo de este Consejo de Estado. Como el conjunto de la institución, Lavilla puso siempre en el centro de su preocupación la lealtad constitucional y la defensa del Estado social y democrático de Derecho a través del rigor jurídico -ha declarado De la Vega-. Fue un excelente jurista, un valiosísimo político y un magnífico consejero dotado de un gran sentido de Estado y de una lealtad intelectual intachable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios