Elecciones generales 2019. El candidato es el mensaje. Pedro Honrubia. Número 1 de Podemos en Granada.

Un invitado radical en la boda roja

  • Vistalegre 2 le acercó mucho a Iglesias tras venir de la publicación libertaria Kaos en la Red  Es el perfil más alejado de los fundadores defenestrados de Podemos

Pedro Honrubia en una manifestación del sindicato jornalero SAT Pedro Honrubia en una manifestación del sindicato jornalero SAT

Pedro Honrubia en una manifestación del sindicato jornalero SAT

VISTALEGRE 2 fue el gran golpe de Pablo Iglesias en Podemos para quedarse solo. Y bien solo que se quedó. Todavía se limpia la sangre de aquella boda roja, que es el más célebre capítulo de Juego de Tronos y en el que no quedó ni el apuntador. Fue el principio de un declive al que la demoscopia augura batacazo electoral. Con todos los fundadores defenestrados, Iglesias se rodeó de sus nuevos más fieles.

Entre los nuevos más fieles uno de los más fieles es el granadino Pedro Honrrubia, “socialista de corazón, andalú de conciencia” y filósofo, si bien nunca sabremos en qué momento un licenciado en Filosofía se convierte en filósofo. Si es por libros, él tiene al menos uno. Está publicado por la editorial La Linterna Sorda en su colección Todo es Basura y se llama El reino del Dios Mercado. Juntamos todas estas palabras y tenemos un ideario. Honrubia formaba parte de ese grupo que no gustaba a los Errejón o las Bescansa. Un pensamiento en exceso radical para la izquierda tranquila a la que los defenestrados pretendían seducir. Vistalegre 2 prefirió a los Honrubia.

Honrubia es uno de los seis andaluces que forman parte del consejo estatal de Podemos, asesor directo de Pablo Iglesias y responsable del argumentario. Toda la batería a la que asistimos por el bochornoso caso de las cloacas del Estado pasa por sus manos. Otra cosa es que este machaqueo importe a una parte del electorado que ante los hechos de que un partido ha sido espiado y difamado por una policía paralela puede rememorar las palabras del gendarme Claude Rains en Casablanca: “Qué escándalo, aquí se juega”. España tiene una larga tradición en ‘policías parióticas’ y por muy vergonzoso que sea tampoco sorprende mucho. Mucho menos como gancho electoral.

Es experto Honrubia en hurgar en conspiraciones de poderes ocultos contra el pueblo. Para ello estuvo desde el principio en el consejo editorial de Kaos en la Red. Kaos en la Red es un periódico digital que se define como “información contrahegemónica para el cambio social”. Es un sitio en el que uno se entera de cosas. Por ejemplo, que Irán ha incluido a las Fuerza Armadas de Estados Unidos entre las organizaciones terroristas o que presos palestinos se han puesto en huelga de hambre en Israel. Si se profundiza, en sus espacios libres de opinión te puedes encontrar con esta opinión libre firmada por el ex preso etarra Jon Iurrebaso: “En casos de independencia nacional y social, en los cuales haya que utilizar la violencia, nosotras y nosotros lo conocemos como violencia revolucionaria. Ni fetichista, ni militarista ni terrorista: violencia revolucionaria”. Agárrate.

Afín al SAT de Cañamero, Honrubia no llega a tanto, pero no ha sido nunca ajeno a cierta simpatía hacia los abertzales y no dudaba (no sé ahora) en que si fuera catalán sería de la CUP. También los medios de la derecha airearon un artículo suyo de hace diez años en el que se despachaba a gusto a cuenta de los crucifijos en las escuelas. El artículo era bestia, de esa bestialidad juvenil (casi infantil). Acababa al menos con humor: “Aceptamos sus crucifijos en las escuelas si a cambios ustedes colocan una foto de Marx en cada una de sus Iglesias”.

A Honrubia, Podemos le valora pertenecer a esa cultura alternativa de las redes en su versión más montuna. En esas redes es donde el partido de Podemos ha acabado de desangrarse en el vocerío. Hasta lo reconoce Honrubia en eldiario.es: “Cómo se justifica que un partido que ha aglutinado en torno a sí el bloque de unidad popular y plurinacional más importante de la historia española en estos últimos cuarenta años necesitase abrirse en canal y generar una disputa de poder (...) que pusiera en cuestión su rumbo político, su liderazgo y su capacidad de avanzar hacia sus objetivos”.

Pudiera parecer que es Honrubia del coro que se lamenta por la leche derramada y se condujera al 28-A como al matadero, pero desde su cuenta de twitter, que corona una imagen de Salvador Allende y donde encierta ocasión se definió a sí mismo como “populista castrochavista”se rebela: “Si creen que nos van a derrotar desde la creación de (...) corrientes de opinión, no han entendido nada”. Las corrientes de opinión parecen ser la pésima horquilla que le entregaba el CIS, perdiendo en torno a los 30 escaños en el mejor de los casos y compitiendo con Vox por la cuarta plaza. Siempre somos los demás los que nos enteramos de nada.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios