Feria de Sevilla | Lo que no te puedes perder La venta del turrón, un oficio artesanal y familiar para endulzar la Feria

  • El puesto 'Los mellizos' lleva acudiendo al Real durante 20 años y es un negocio que continúa de padres a hijos

  • El turrón sin azúcar es el producto estrella y una tableta de 300 gramos cuesta cinco euros

Turrones 'Los Mellizos', Rocío Ramirez junto a su hermano Turrones 'Los Mellizos', Rocío Ramirez junto a su hermano

Turrones 'Los Mellizos', Rocío Ramirez junto a su hermano / Salomón Cejudo

Turrones de todo tipo, con o sin azúcar, piñonate, alfajores, garrapiñadas, algodón de azúcar son varios de los muchos productos típicos que se consumen en la Feria de Abril de Sevilla y que desde el puesto de turrón 'los mellizos' realizan de forma artesanal.

El turrón 'los mellizos' es un negocio familiar del municipio cordobés de Lucena que llevan 20 años acudiendo a la Feria de Sevilla con un privilegiado puesto en la salida del Real por la zona de los cacharritos.

Turrones 'Los Mellizos' Turrones 'Los Mellizos'

Turrones 'Los Mellizos' / Salomón Cejudo

"Sin duda alguna, el turrón sin azúcar es nuestro producto estrella", responde Rocío Ramirez, una de las hijas del matrimonio lucentino que trabaja en el comercio. Este famoso producto cuesta cinco euros, una tableta de turrón de 300 gramos

Además de turrones, la familia Ramírez vende más productos como la almendra frita, manzana caramelizada e, incluso, la manzana con chocolate que realizan ellos de forma artesanal. También los típicos cocos, gomitas, juguetes...

Además del turrón, tienen más dulces, como la manzana con chocolate Además del turrón, tienen más dulces, como la manzana con chocolate

Además del turrón, tienen más dulces, como la manzana con chocolate / Salomón Cejudo

"Tenemos más cosas que nuestro turrón, porque el oficio ha ido evolucionando y actualmente, vendemos de todo, juguetes, peluches..." explica Rocío, una joven que lleva "desde pequeña" sumergida en el comercio.

Con motivo de la venta de diferentes productos, el público ha cambiado también. Normalmente eran las personas mayores las que compraban el turrón, garrapiñadas. Sin embargo, actualmente, son los "matrimonios con niños pequeños, que compran los productos como un regalo para sus abuelos". 

"Me gusta, es lo que he mamado y aprendido", responde la hija de la familia Ramírez, que defiende que no se ve trabajando en otra cosa y ayuda a continuar con el negocio familiar.

El puesto se encuentra abierto día y noche, 24 horas, y para ello se relevan entre la familia con dos turnos. Aunque señala la trabajadora que "es sacrificado". Además viven, comen, duermen y realizan los productos en la caravana

"Aunque el terreno sea caro, compensa", confiesa Rocío. Su puesto mide 13 metros de largo, y le cuesta 2.500 euros la semana de la Feria de Abril. Además del terreno, hay que sumarle la luz, agua, comida, las horas de trabajo... "Son muchos gastos pero hay beneficios", expone la propietaria.

Una familia dedicada a su trabajo que va de feria en feria, una forma de vida y un oficio histórico y  artesanal como es la venta de turrón. En estas fechas están en auge con la Feria de Sevilla, luego la de Dos Hermanas y anhelan con ilusión y ganas la de su casa, la Feria de Córdoba, que se celebra del 24 de mayo a 1 de junio. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios