Realeza

Ernesto de Hannover vende su castillo por 1 euro

  • La venta simbólica responde más bien a un cesión al estado alemán para que se lleve a cabo una rehabilitación con fondos públicos.

Ernesto de Hannover, en la boda de su hijo con Alessandra de Osma. Ernesto de Hannover, en la boda de su hijo con Alessandra de Osma.

Ernesto de Hannover, en la boda de su hijo con Alessandra de Osma. / Efe

Después de siete años de negociaciones, el príncipe Ernesto Augusto de Hannover, ex de Carolina de Mónaco aunque aún no se hayan divorciado oficialmente, ha cedido al estado alemán su castillo, el histórico Marienburg, por la cantidad simbólica de un euro. A cambio, el gobierno alemán se ha comprometido a rehabilitarlo, ya que su estado es ruinoso.

Panorámica del castillo de Marienburg, situado sobre una colina. Panorámica del castillo de Marienburg, situado sobre una colina.

Panorámica del castillo de Marienburg, situado sobre una colina.

La inversión pública para que esta fortaleza vuelva a estar en condiciones asciende a 27 millones de euros. Está previsto que las obras arranquen en 2020, una reforma imprescindible para evitar que acabe cayéndose a pedazos.

El castillo fue construido en 1857 por orden de Jorge V de Hannover en conmemoración del 40 cumpleaños de su esposa, Marie. De estar en manos de la familia Hannover terminará convertido posiblemente en un hotel de lujo o museo. Para Hannover representaba una de las propiedades más valiosas de su patrimonio; de ahí que haya tardado tanto tiempo en llegar a un convenio con el estado alemán además, claro está, de su valor sentimental.

En 1857, cuando su esposa cumplió 40 años, Jorge V de Hannover la llevó hasta la cima de una colina de 135 metros de altura, en Pattensen, y le anunció que allí mismo sería construido un castillo en su honor, a su gusto y en homenaje a su afición por los cuentos de hadas. Fue un acto de agradecimiento por los 14 años de matrimonio y los tres hijos que le había dado. El 9 de octubre del año siguiente comenzaron las obras, que se calcula costaron alrededor de unos 50 millones de euros, fiel a un estilo romántico y con 140 habitaciones distribuidas en cinco plantas. El rey Jorge no llegó a verlo, debido a la ceguera que arrastraba desde niño, y Marie vivió allí solo unos años, antes de acompañar a su marido al exilio en 1867.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios