Pasarela

El derecho de Rociíto a guardar silencio

  • La hija de Rocío Jurado y Fidel Albiac barajan emprender acciones legales contra Amador Mohedano

Rocío Carrasco, en el pase de 'Lazos de sangre' del pasado miércoles Rocío Carrasco, en el pase de 'Lazos de sangre' del pasado miércoles

Rocío Carrasco, en el pase de 'Lazos de sangre' del pasado miércoles / La 1

Cuatro días después la entrevista a Amador Mohedano en Sábado deluxe, en la que habló largo y tendido de la herencia de Rocío Jurado y de los desencuentros con su sobrina, Rocío Carrasco mantiene el silencio sepulcral que le acompaña desde el fallecimiento de su madre. Las declaraciones de su tío materno en el espacio de Telecinco habrían ocasionado un enorme malestar tanto a ella como a su marido, Fidel Albiac. Según su entorno más cercano, el matrimonio estaría barajando la posibilidad de emprender acciones legales contra el ex manager.

El hermano de la tonadillera insinuó que Carrasco habría sido "abducida" por "alguien con mucha ambición", en una clara alusión a su pareja, y dio su parecer sobre el distanciamiento de la presentadora con sus hijos. Además, aseguró que Albiac tenía la costumbre de llamar a Gloria Camila y José Fernando, sus cuñados, “inmigrantes”.

Homenaje estilístico en 'Lazos de sangre'

A la espera de la posible demanda, Carrasco insiste en la callada por respuesta, aunque sus gestos digan mucho más de lo pudiera parecer. La colaboradora Lazos de sangre lució en el quinto pase del programa de La 1 un vestido de tirantes y estampado a rayas del fondo de armario de la chipionera. "Es un traje que tiene más de cincuenta años", señaló Boris Izaguirre, maestro de ceremonias del debate. Un look atemporal, cuya confección estiliza la figura y realza el pecho, con el que la hija de Pedro Carrasco rindió tributo a la gaditana, en unos momentos en el que su nombre está en boca de revistas y programas del corazón.

El duro y pormenorizado relato de Amador es solo un episodio más del truculento enfrentamiento abierto entre Rociíto y sus descendientes, con los que no mantendría ningún tipo de relación, tal y como asegura por pasiva y por activa Antonio David Flores, su ex marido. Esta vieja polémica, conocida desde una monumental pelea entre madre e hija en 2012, se reactivó en febrero cuando arrancó la última edición de Supervivientes.

La presencia de Rocío Flores en el reality resucitó un conflicto parental en estos momentos infranqueable. Ni siquiera la preocupación y lágrimas de la joven concursante a miles de kilómetros de distancia de una España devastada por la pandemia desencadenaron ni un mensaje tranquilizador por parte de su madre.

Rocío Flores: "Es muy doloroso porque el tiempo nunca vuelve"

"Llevar tantísimos años sin hablar con ella, el fracaso en cada intento y el ver la relación que a lo mejor puede tener mi padre con su madre o la de amigas… Es muy doloroso porque el tiempo nunca vuelve. Puedo dar gracias de que tengo a Olga, que es mi segunda madre, pero siempre falta la segunda parte”, se lamentó hecha un mar de lágrimas en la prueba ‘El puente de las emociones’ frente a una Lara Álvarez cómplice y atenta.

La ansiada respuesta nunca llegó, ni siquiera por canales oficiosos como su amiga Terelu Campos. "Creo que Rocío no habla de cosas porque piensa que podría hacerle daño a las personas que más quiere en el mundo”, apuntó la presentadora recientemente en Viva la vida. Lo cierto es que el esperado reencuentro entre la celebridad de 43 años y sus dos hijos no tiene visos de producirse a medio plazo, ni siquiera a golpe de exclusiva millonaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios