Los tenistas y sus parejas La vida de los nómadas de la raqueta

  • El apretado calendario del tenista profesional complica conciliar la vida familiar y deportiva

  • Rafael Nadal aprovechará el final de la temporada en otoño para casarse con Mery Perelló en Mallorca

Mery Perelló, la novia de Rafa Nadal, acude a verle jugar siempre que puede. Mery Perelló, la novia de Rafa Nadal, acude a verle jugar siempre que puede.

Mery Perelló, la novia de Rafa Nadal, acude a verle jugar siempre que puede.

La profesión de tenista actualmente se asemeja más a la La vuelta al mundo de Julio Verne que a dar raquetazos en muchas ocasiones. Los tenistas pasan tanto o más tiempo viajando que en la pista. La temporada que está cerca de cerrar el mallorquín Rafa Nadal, número dos del mundo, así lo demuestra. La temporada de tenis y el año comenzaron a la vez. A primeros de enero, los tenistas ya vuelan las populares pelotas amarillas en las veloces pistas de Australia, donde se disputa el primer Grand Slam de la campaña. De allí, cruzando el Pacífico, hacia Norteamérica en marzo: Acapulco, California y Miami. Y por el Atlántico regresan a Europa en primavera: Montecarlo, Barcelona o París. El verano entre Londres, Montreal y Nueva York para acabar a finales de noviembre. Miles de kilómetros con la bolsa de deporte a hombros por todo el mundo.

Rafa Nadal y Mery Perelló se casan en cuanto termine la temporada actual. Rafa Nadal y Mery Perelló se casan en cuanto termine la temporada actual.

Rafa Nadal y Mery Perelló se casan en cuanto termine la temporada actual.

Esto hace que sea casi imposible conciliar la vida familiar con la profesional. Los padres, hermanos y parejas de los tenistas se convierten habitualmente en grupis que los siguen por el mundo como si de una estrella del rock&roll se tratase. Un ejemplo de esto ha sido Mery Perelló, la novia y prometida de Rafa Nadal, ya que tienen programada su boda para el próximo otoño en Mallorca. Perelló ha sido una habitual de las gradas de los estadios de tenis y las televisiones la enfocan en muchos momentos del partido. Ella, como muchas parejas de deportistas, aprovechará las exiguas vacaciones a finales de año para contraer matrimonio.Este modo de vida en pareja nómada no sólo ocurre en el circuito masculino.

Alexis Ohanian apoya con frecuencia a Serena Williams, con quien contrajo matrimonio hace dos otoños. Y con quien tiene una niña llamada Alexis Olympia que ya ve los partidos de su madre en los brazos de su padre. Este hecho da aún más valor a la deportista estadounidense, que interrumpió su carrera profesional para ser madre y que concilia ambas labores estando en la élite del tenis femenino.

El marido de Serena Williams cuida de su hija mientras ella juega. El marido de Serena Williams cuida de su hija mientras ella juega.

El marido de Serena Williams cuida de su hija mientras ella juega.

Una élite en la que también estaba la suiza Miroslava Vavrinec. Sin embargo, el amor se le cruzó en una pista de tenis durante los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 y una lesión la retiró de la competición dos años después. Desde ese momento, cambió la raqueta por los ánimos hacia su marido Roger Federer. Aunque ellos sorprendieron al mundo al casarse en secreto de forma íntima y en mitad de la temporada del tenista helvético. Fue en abril de 2009. Diez años después, dos gemelos certifican que es posible estar al más alto nivel deportivo y familiar. Él es consciente de la importancia de su pareja. Por ello, no duda en reconocer que: “Ella siempre estuvo ahí para mí. Me ayudó en todo lo que pudo y, sin eso, nada hubiera sido tan fácil para mí”.

Roger Federer y su mujer, que también fue tenista, llevan años de relación. Roger Federer y su mujer, que también fue tenista, llevan años de relación.

Roger Federer y su mujer, que también fue tenista, llevan años de relación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios