jurado popular

Comienza el juicio contra el acusado de matar a su bebé en El Cerezo

  • El juicio quedó suspendido el pasado 2 de octubre al intentar suicidarse el acusado de matar a su bebé

  • La madre está acusada de un delito de maltrato por omisión y otro de abandono de hogar

Los acusados de matar a su bebé en El Cerezo Los acusados de matar a su bebé en El Cerezo

Los acusados de matar a su bebé en El Cerezo / Belén Vargas

Casi seis meses después de su suspensión porque el acusado de matar a su bebé intentó suicidarse, comienza de nuevo el juicio  ante el jurado del caso del bebé de seis meses muerto en el barrio del Cerezo en 2017.  La Fiscalia solicta para el padre del bebé la pena de prisión permanente revisable por un delito de asesinato, 6 meses de prisión por un delito de abandono de familia y 1 año de cárcel por un delito de maltrato en el ámbito familiar, mientras que para la madre del bebé reclama 6 meses de prisión por el delito de abandono de familia y 1 año de cárcel como autora en comisión por omisión de un delito de maltrato en el ámbito familiar.

Por su parte, la defensa del padre del menor Bryan S. F., ejercida por Juan Isidro Fernández solicita la absolución o, en su defecto, considera que cometió un delito de homicidio imprudente en su menor grado, equivalente a un año de prisión. La abogada de la madre, Marta Aguilar, ha señalado que, en ningún momento su defendida, Ruth F. "ha creido que Bryan S. R. haya sido la persona que mató a su bebé".

La acusada, que acudió ante el tribunal visiblemente nerviosa, pidió que los medios de comunicación no tomaran imágenes de ellos en el banquillo, a lo que se sumó su ex pareja. Actualmente él está en prisión provisional por este caso y ella, que quedó en libertad por este caso,  ingresó recientemente en la cárcel por un impago de multas.El Ministerio Público considera que los acusados mantenían una relación sentimental y tenían en común un hijo que a la fecha de los hechos contaba con 6 meses de edad y que nació prematuro, pesando sólo 1,145 kilogramos. Así, el bebé permaneció ingresado en un centro hospitalario hasta el 16 de marzo de 2017.Según señala la Fiscalía, durante este primer ingreso, los acusados, "con desprecio a sus deberes como padres, mostraron total despreocupación en el proceso de seguimiento de las enfermedades y de recuperación del recién nacido, sin acudir a las visitas de acompañamiento y entrenamiento en cuidados", a lo que se suma que “no se encontraban localizados, manteniendo un constante comportamiento agresivo y disruptivo con los médicos, personal y otros pacientes del hospital".El pequeño quedó nuevamente ingresado entre los días 17 de marzo y 8 de abril de 2017, indicando el Ministerio Fiscal que, desde el alta hospitalaria y hasta el 12 de junio, la víctima "estuvo bajo la responsabilidad exclusiva de sus padres, quienes, sin embargo, con dejación de sus obligaciones, no le procuraban los cuidados necesarios y le daban de comer a su antojo, dejándole en alguna ocasión más de 12 horas sin comer".Además, la acusada "le retiró el suplemento de hierro y la leche especial prescrita por los facultativos”, mientras que, "a pesar de conocer la importancia de los controles médicos del niño”, ambos encausados “evitaron su control médico” por parte del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y no acudieron a nueve citas programadas en Neonatología, todo ello "para que no se detectase la ausencia de cuidados debidos, los signos de desnutrición del niño, que perdía peso progresivamente, o los hematomas sufridos", según asevera la Fiscalía. Por su parte, la defensa recordó que estas citas, al vivir la pareja en una casa okupa, llegaban a casa de la hermana de la acusada, con quien no tenía buena relación.Sobre las 14:00 del 12 de junio de 2017, y según expone la Fiscalía en su escrito de acusación, el investigado, "con ánimo de causar la muerte a su hijo, quien no tenía capacidad alguna de defensa dada su corta edad, o, en todo caso, sin importarle que se muriera, apretando su cabeza, la chocó violentamente contra una superficie lisa y dura no determinada, al tiempo que lo zarandeaba de forma brusca y acelerada".

Este punto es completamente negado por la defensa del padre, que asegura la inexistencia de pruebas que acrediten que Bryan S. R. causó la muerte del bebé. Según explicó Juan Isidro Fernández, el bebé se atragantó y su padre "intentó socorrerlo, pero al ver que no reaccionaba, dio el bebé a una amiga que estaba en la casa para que bajara las escaleras con el niño mientras él se terminaba de vestir. Cogió a su niño en la calle para llevarlo al hospital Virgen Macarena.". El abogado apeló también a la "dejadez de los Servicios Sociales de Sevilla y del hospital en el caso de un bebé que nació con bastantes problemas de salud". "No estamos en presencia de un asesino. Son dos personas marginadas de la sociedad, pero no asesinos en potencia.Creemos en su inocencia", afirmó con contundencia.

Sobre este punto, la fiscal reconoció que los trabajadores sociales "llegaron tarde" pero esto "no desplaza a ellos la responsabilidad como padres de ambos acusados" ya que tienen una inteligencia "normal".

La Fiscalía agrega que el bebé sufrió un traumatismo craneoencefálico severo que le provocó una triple fractura craneal, por lo que ingresó en Urgencias de un centro hospitalario sobre las 15:40   del 12 de junio, manifestando en ese momento el acusado "que se había atragantado con la leche del biberón, ocultando en todo momento la violencia desplegada por él y el golpe mortal dado al niño"."A pesar de los esfuerzos terapéuticos realizados en los días posteriores en el Hospital", y debido a las lesiones sufridas, el bebé falleció a las 10:35 del 17 de junio de 2017.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios