Actualidad

Golpe al narcotráfico en Sevilla con más de 30 kilos de cocaína intervenidos

La droga intervenida a un sargento brasileño detenido en junio de 2019 en el aeropuerto con 39 kilos de cocaína. La droga intervenida a un sargento brasileño detenido en junio de 2019 en el aeropuerto con 39 kilos de cocaína.

La droga intervenida a un sargento brasileño detenido en junio de 2019 en el aeropuerto con 39 kilos de cocaína.

Un nuevo e importante golpe al narcotráfico. La Policia Nacional se ha incautado de más de 30 kilos de cocaína y ha intervenido casi 600.000 euros en metálico, en una operación desarrollada en los últimos día en Sevilla, donde se han practicado hasta cinco registros domiciliarios en la capital y en el barrio de Montequinto, en Dos Hermanas.

En la operación, que está actualmente bajo secreto de sumario, han sido detenidos asimismo seis miembros de una organización criminal dedicada al tráfico de estupefacientes, quienes han sido ya enviados a prisión provisional por parte del juez de guardia, según han confirmado a este periódico fuentes judiciales.

La droga intervenida en varios pisos de Sevilla y Montequinto tiene una pureza del 80%

La actuación ha sido desarrollada por el Grupo IV de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental y continúa actualmente abierta, por lo que no se descarta que puedan producirse nuevas detenciones, según han apuntado las mismas fuentes.

Las seis personas detenidas, cinco hombres y una mujer, fueron puestos a disposición del juez de guardia el pasado sábado y fueron enviados a prisión provisional, tal y como solicitó la Fiscalía de Sevilla.

Durante la investigación policial se procedió a la entrada y registro en cinco domicilios ubicados en la capital y en el barrio de Montequinto, donde los funcionarios de la Udyco intervinieron más de 30 kilos de cocaína y casi 600.000 euros en efectivo. La droga intervenida tiene una pureza aproximada del 80%, de lo que se desprende que podría haber sido distribuida en numerosas dosis una vez cortada con otras sustancias, lo que podría haber generado cuantiosos beneficios para la organización ahora desmantelada.

Según el magistrado, los seis detenidos –identificados como J. M. B. E., F. J. M. B., C. C. C., M. A. M. B., S. F. A. y la mujer R. M. G.– habrían actuado de común acuerdo y dentro de una organización perfectamente estructurada y con un reparto de funciones, en el que algunos de los investigados desempeñarían las funciones de “organización y liderazgo”, mientras que otros se encargarían de la custodia, transporte, distribución o auxilio en el manejo del dinero obtenido mediante el narcotráfico.

El juez considera además que se dedicaban a la distribución de estupefacientes en la modalidad que causa grave daño para la salud de las personas, al encargarse presuntamente los seis implicados de la distribución precisamente de cocaína.

Tras ser puestos a disposición del juez, la Fiscalía pidió su ingreso en prisión provisional, medida que ha adoptado el instructor dada la gravedad de los hechos que se imputan a los seis detenidos, el posible riesgo de fuga y de reiteración delictiva, y la destrucción de pruebas.

El juez acordó el ingreso en prisión de los detenidos por el riesgo de fuga

En el auto, el juez recuerda que, según el atestado policial elaborado por los agentes de la Udyco, hay indicios fundados de la existencia de un delito contra la Salud Pública, previsto y penado en los artículos 368 y 369 del Código Penal, que establece penas de hasta 12 años de prisión. En el caso de la operación desarrollada en los últimos días, el juez destaca como evidencias del delito la droga y el dinero en metálico intervenidos en los registros practicados, por lo que “poca duda cabe en relación al concurso de este delito”, destaca el instructor, que recuerda además que cada uno de los investigados desempeñaba una concreta función dentro de la organización criminal desmantelada.

El juez aprecia que en este caso se dan todos los requisitos para acordar el ingreso en prisión de los sospechosos, y así señala que en este supuesto se trata de evitar el riesgo de elusión de la Justicia “como consecuencia de la gravedad de la pena que pudiera resulta de aplicación y de la notable capacidad económica que ha resultado acreditada por los registros practicados, junto con la necesidad de evitar la reiteración delictiva y la posible destrucción de pruebas”.

La operación policial continúa actualmente abierta y no se descarta que puedan producirse nuevas detenciones en el marco de las investigaciones desarrolladas por la Uydco.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios