Juicio por violación

Los tres acusados de una violación grupal en la Cartuja dicen que las relaciones fueron consentidas

  • La víctima, que declaró por videoconferencia, mantuvo que fue violada

Los acusados en la sala del tribunal Los acusados en la sala del tribunal

Los acusados en la sala del tribunal / Pepo Herrera/EFE

Comentarios 3

Los tres hombres de nacionalidad rumana que están acusados por violación grupal a una mujer en los alrededores del Estadio de la Cartuja se han ratificado en sus declaraciones durante la primera jornada del juicio que seguirá el próximo martes 6 de noviembre en la Audiencia de Sevilla. Asimismo, según informan fuentes judiciales a EFE, los acusados han testificado que las relaciones sexuales con la mujer fueron consentidas y que las heridas que sufría la denunciante se las hizo al caer por un terraplén de un metro de altura.

Según los abogados de la defensa, los acusados niegan que los hechos hayan sucedido tal y como cuenta la víctima, "que ha cambiado su versión hasta en cuatro ocasiones, manifestando contradicciones entre las diferentes declaraciones".

Por su parte, la víctima, una paraguaya de 28 años, declaró por videoconferencia y mantuvo que fue violada y que las relaciones sexuales no fueron consentidas.

Los hombres, sin antecedentes penales y todos de 31 años, están acusados de violar a la mujer y de propinarle una "brutal paliza" a primeras horas de la mañana del 23 de abril de 2017 en las inmediaciones del Estadio Olímpico de Sevilla, después de estar varias horas bailando y bebiendo en una discoteca en el Polígono Industrial de San Jerónimo.

La primera sesión de este juicio se ha celebrado a puerta cerrada debido a las escenas de histeria y los gritos provocadas en las puertas de la sala por familiares de los acusados, con mujeres gritando y llorando de rodillas e incluso algunas con supuestos desmayos. Ante esto, el tribunal acordó desalojar a la treintena de familiares que estaban en la puerta.

También se decidió cambiar la sala del juicio prevista en un principio por la que habitualmente acoge el juicio de los ERE, que había sido suspendido a media mañana.

Entre los siete testigos que han declarado en la primera jornada, además de varios policías, lo ha hecho una amiga de los acusados, que también es su compañera de trabajo en una nave de naranjas de Alcalá del Río y defiende su inocencia.

Peticiones de pena

Los abogados defensores solicitan la libre absolución de los acusados, Daniel D., Nelu M. y Albano I.M., mientras que la Fiscalía pide para cada uno de ellos 23 años de cárcel, 20 por la violación y tres por las lesiones. 

El Ministerio añade a esta petición a cada uno de los tres procesados la pena de prohibición de aproximarse a la víctima a una distancia no inferior a 500 metros, así como a su domicilio o lugar en el que se encuentre, y prohibición de comunicarse con la misma por cualquier medio o procedimiento durante 25 años. El mismo periodo de tiempo que el fiscal pide que se les prohíba a los acusados residir en Sevilla o acudir a la localidad. 

Asimismo, pide una indemnización para la víctima de 2.500 euros por las lesiones y 100.000 euros por el daño moral causado a la mujer.

La mujer sufrió heridas en la nariz, la boca y la cabeza, le arrancaron mechones de pelo, padeció erosiones en los miembros superiores, inferiores y las rodillas, así como contusiones en una muñeca, los hombros y los glúteos, además de una infección del tracto urinario superior. Asimismo le quedó como secuela dolor y pérdida de fuerza en la muñeca derecha, entre otras.

La joven sufre un trastorno de estrés postraumático severo con pesadillas frecuentes, pensamientos obsesivos e hipotimia, entre otras secuelas, que la llevó incluso a tener una tentativa de suicidio por la que estuvo hospitalizada.

En el escrito de conclusiones provisionales, la Fiscalía señala además que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones. En ambos casos, el Ministerio Público indica que son autores los tres encausados y que concurre la agravante de abuso de superioridad en el delito de lesiones.

La Fiscalía mantiene que la víctima y los tres acusados salieron de la "discoteca 33" en el coche de uno de ellos, con el que se dirigieron a las cercanías del Estadio Olímpico de la Cartuja, donde en un momento determinado los hombres empezaron "a discutir entre ellos violentamente en un idioma que (ella ) no entendía, dando golpes y manotazos con gran violencia", tras este momento de tensión detuvieron el vehíulo y fue agredida sexualmente mientras le tapaban la boca para que no se oyeran sus gritos de auxilio.

Ante la fuerte resistencia que oponía, uno de ellos comenzó a golpearla y la tumbó en el asiento trasero, donde fue violada de nuevo, y tras las dos agresiones sexuales, fue sacada violentamente del coche y llevada a un descampado cercano, donde le golpearon la cabeza contra el suelo y la volvieron a violar, concluye la Fiscalía.

Dos de los acusados están en prisión desde el 28 de abril de 2017, mientras que A. I. M. salió el pasado 8 de agosto de 2017 en libertad bajo fianza de 12.000 euros y la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 500 metros, a su domicilio o lugar de trabajo, así como la comunicación con ella por cualquier medio o procedimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios