Movimiento vecinal

Libre bajo fianza el “okupa” violento denunciado por sus vecinos

  • Su abogada alegó que no cometió un robo violento sino una “realización arbitraria del propio derecho”

El "okupa" Ismael F.R., en una foto de sus redes sociales El "okupa" Ismael F.R., en una foto de sus redes sociales

El "okupa" Ismael F.R., en una foto de sus redes sociales

Ismael F.R., el okupa que ha sido denunciado por agredir a sus vecinos de la barriada Villegas y por mantener una perrera ilegal, quedó libre bajo fianza de 2.000 euros este miércoles. Solo permaneció seis días en prisión, acusado de haber entrado en un domicilio para robar un perro amenazando a sus dueños con un cuchillo y un palo. 

Ingresó en la cárcel el 16 de mayo por presuntos delitos de robo con violencia, tráfico de drogas, daños y amenazas. 

Pero su abogada alegó que el delito más grave que le imputan, un robo con violencia sancionado con dos a cinco años de cárcel, fue verdaderamente una “realización arbitraria del propio derecho”, que persigue a quien emplee violencia para ejercer un derecho que considera propio. En este caso, Ismael tenía pruebas de que el perro que se llevó se lo habían quitado a él en noviembre de 2018. 

Tal delito está castigado solo con multa y la Fiscalía de Sevilla no se opuso a que quedara libre.

La misma fianza de 2.000 euros  fue impuesta por el juez de instrucción 6 a su compañero de robo, David R.H., si bien la familia de éste último no ha reunido aún el dinero.

El juez les impuso además una orden de alejamiento a 300 metros respecto a la familia a la que robaron el perro. 

Fuentes del caso informan a este periódico que Ismael ya no vive en el piso de la Barriada Villegas que okupaba, y donde acumula una decena de denuncias del vecindario por agresiones y amenazas. Ya tiene juicios señalados para el 21 de junio y 3 de julio.

También le han denunciado por la perrera ilegal que instaló en el patio comunitario del que se había apropiado, al que los vecinos no podían entrar sin avisarle previamente para evitar ser atacados por los animales.

Junto con estas denuncias, el okupa ha sido acusado de  agredir el 10 de abril a la pareja que recogió 300 firmas en su contra, en una causa que investiga el juzgado de instrucción 12 y en la que la juez negó la orden de protección solicitada por los agredidos.

La acusación contra él incluye tráfico de drogas porque cuando la Policía acudió a detenerlo a su vivienda arrojó por la ventana unas pastillas de MDMA y Tranquimazín.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios