Actualidad

Cuatro años de cárcel por agredir con el gotero del suero al policía que lo custodiaba en el hospital

  • El agente estuvo 285 días de baja como consecuencia del golpe recibido con la barra de hierro

Un patrullero de la Policía Nacional ante la sala de Urgencias. Un patrullero de la Policía Nacional ante la sala de Urgencias.

Un patrullero de la Policía Nacional ante la sala de Urgencias. / José Ángel García

Comentarios 1

El Juzgado de lo Penal número 3 de Sevilla ha condenado a tres años y siete meses de prisión a un hombre que agredió con la barra de hierro de un gotero de suero a un policía nacional que lo estaba custodiando en un hospital y que, como consecuencia del golpe, permaneció de baja 285 días.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, el tribunal considera a P.V.P. culpable de un delito de atentado contra la autoridad en concurso ideal con otro de lesiones, y estima la agravante de uso de objeto peligroso.

La Sala también condena al acusado al pago de una indemnización de 17.700 euros por las lesiones y 821,47 por la secuela.

La sentencia considera probado que sobre las 12:00 horas del 26 de junio de 2015, cuando estaba ingresado en el módulo de seguridad del hospital Virgen del Rocío, P.V.P. "comenzó a alterar el orden de forma agresiva" y, al entrar en la habitación los agentes que lo custodiaban, "propinó un fuerte golpe en la mano" a uno de ellos "con la barra que sujetaba el gotero del suero".

El funcionario policial sufrió la fractura de la falange distal y el arrancamiento del tendón extensor del quinto dedo de la mano derecha, dos lesiones que lo obligaron a llevar una férula y a estar 285 días de baja en su trabajo. Además, el policía mantiene como secuela una "limitación funcional de la articulación interfalángica distal" del dedo que se fracturó.

Durante el juicio, el acusado negó los hechos y manifestó que el agente herido "se dio con la barandilla de la cama", mientras que la víctima explicó que fueron insultados y amenazados al entrar en el cuarto y añadió que el golpe que le dio P.V.P. "iba dirigido a la cabeza", por lo que se protegió con la mano y de ahí la lesión en esa parte del cuerpo.

El segundo policía, por su parte, corroboró que el acusado agredió a su compañero con el gotero y recordó que la barra "era de hierro con tres ruedas" y "tan alta como el micrófono de la sala de vistas".

En la sentencia, fechada el pasado 26 de junio, el tribunal valora la presencia de una barra de hierro, "instrumento peligroso usado de manera contundente por el acusado con producción de lesiones de entidad en la mano del agente", que pertenece al sindicato Jupol y ha sido defendido por el letrado David Pareja.

La ponente también reseña que el agente "empleó su mano para protegerse de golpes dirigidos a otras zonas más sensibles", y destaca que no hay "ninguna duda" de que se trató de "un acometimiento directo" a un "agente de la autoridad".

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios