Tribunales

Coronavirus en Sevilla: Aumentan las agresiones de jóvenes a sus padres y abuelos

  • La Policía empieza a llevar al juzgado a los “profesionales” del incumplimiento

  • Un detenido con 40 gramos de cocaína dijo que eran para sus gallos de pelea

Entrada al juzgado de guardia de Sevilla Entrada al juzgado de guardia de Sevilla

Entrada al juzgado de guardia de Sevilla

El confinamiento por coronavirus ha cambiado radicalmente la vida ciudadana y también la tipología de los delitos que llegan al juzgado de guardia: se observa un incremento de adolescentes que agreden a sus familiares y de personas que vulneran una y otra vez el aislamiento. La Policía Local se cansa de advertir a los incumplidores del confinamiento y los lleva ante el juez, por lo que más de uno ha sido ya condenado a penas de cárcel.

Como temían los abogados de Familia, durante el pasado fin de semana llegaron al juzgado de guardia de incidencias en Sevilla varios progenitores separados que no se habían puesto de acuerdo sobre el mantenimiento o no del régimen de visitas de sus hijos. Dado que esos incumplimientos leves han quedado despenalizados, les remitieron al juzgado de Familia para resolver sus discrepancias.

Fuentes judiciales relatan a este periódico que durante el fin de semana dos chicos fueron llevados ante el juez por agredir a sus padres o abuelos y la Fiscalía de Menores pidió para ellos internamiento. Son jóvenes -explican- acostumbrados a salir a la calle que no saben convivir en pisos de reducidas dimensiones.

En los pueblos del extrarradio de Sevilla, donde “se conoce todo el mundo”, la Policía Local está empezando a poner a disposición judicial a personas que son sorprendidas una y otra vez en la calle, desobedeciendo el confinamiento. 

La semana pasada uno de esos detenidos fue sometido a un juicio rápido en el mismo juzgado de guardia y aceptó cuatro meses de cárcel, que quedaron en suspenso al no tener antecedentes.

La Fiscalía había pedido inicialmente para él seis meses de cárcel pero en otros casos la pena de prisión pueden incrementarse si existen otros delitos como resistencia a la autoridad o atentado.

Ese fue el caso de un hombre detenido en Sevilla con una bolsa que contenía 40 gramos de cocaína y que alegó que la llevaba para añadirla al pienso de sus gallos de pelea. Pendiente de confirmar la composición de la sustancia, el juez le acusó de tráfico de drogas, conducción temeraria al huir del control policial y agresión a los agentes que lo detuvieron.

Medidas de “buena voluntad y sentido común que vamos improvisando”

Las mascarillas enviadas por el Ministerio de Justicia llegaron este lunes, por primera vez, al juzgado de guardia de Sevilla. En los 17 días transcurridos de estado de alarma, los jueces, letrados de la administración de justicia y funcionarios se han organizado “con buena voluntad, sentido común y medidas que vamos improvisando y que nos hemos ido pasando de unos a otros”, comentan las citadas fuentes.

Para que los ciudadanos entreguen sus denuncias presenciales han instalado un escritorio en la parte exterior del juzgado con el fin de evitar la proximidad. Dentro del juzgado, se extreman las medidas de protección, se mantiene la distancia de seguridad y los detenidos entran de uno en uno en las oficinas.

Hasta este lunes solo disponían de guantes y geles, mientras que las mascarillas las llevaba cada uno de su casa. Cada persona utiliza únicamente su bolígrafo, sin intercambiarlo, y en algunos juzgados se obvia  la firma del detenido, juez y abogados para evitar que los papeles y bolígrafos vayan de mano en mano. En tales casos el letrado de la administración de justicia da fe de que esa declaración se ha producido.

El Juzgado de Guardia de Sevilla aún no puede tomar declaración a los detenidos por videoconferencia desde los cuarteles de la Policía o Guardia Civil, algo que sí se ha podido hacer en los juzgados de Violencia contra la Mujer.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios