Dos Hermanas

Les piden tres años de cárcel por crear 52 parcelas ilegales en suelo rural

  • Para sí mismos construyeron una casa de dos plantas y piscina

La Guardia Civil inspecciona una parcelación ilegal La Guardia Civil inspecciona una parcelación ilegal

La Guardia Civil inspecciona una parcelación ilegal

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado tres años de cárcel para un hijo y su madre, propietarios de un terreno rural  en Dos Hermanas que dividieron en 52 parcelas de unos 440 metros cuadrados cada una que pusieron a la venta. 

A la vez, construyeron un muro de dos metros de altura de hierro y hormigón en la parte frontal de la finca y, en el resto del perímetro, colocaron una malla metálica alternando con muros de bloques de hormigón. En el interior del terreno construyeron varios caminos paralelos y transversales e instalaron suministros de agua y electricidad para cada una de las unidades de la parcelación ilegal.

Los acusados son María D.G. y su hijo Diego G.D., propietarios de una finca en el paraje conocido como La Rabona, clasificado como no urbanizable de carácter de carácter natural  o rural. 

Sobre una superficie total de 34.905 euros, los acusados dividieron 52 subparcelas, con una superfice media de 440 metros cuadrados. A fecha del escrito de acusación, en noviembre de 2018, los acusados habían firmado 42 actas de manifestaciones y dos de permuta.

Además de las obras de urbanización y suministros, en junio de 2016 la Guardia Civil comprobó que en una parcela de unos 8.000 metros cuadrados que seguía siendo de su propiedad, habían empezado a a construir un edificio de dos plantas de uso residencial de unos 35 metros de largo por 15 de ancho, hecho con ladrillo y mortero y techo con vigas metálicas a dos aguas. En el terreno existe también una piscina cuadrada de unos 12 metros de lado.

También se había cerrado la parcela con un muro perimetral de placas de hormigón de 5 metros de largo y 2 de alto con postes de hormigón y una puerta de metal automatizada de dos metros de alto y cuatro de ancho.

Precisa el fiscal que no solicitaron ningún tipo de licencia para ninguna de las obras, “al ser plenamente conscientes de que nunca habrían sido autorizadas por ser incompatibles con la normativa de de planeamiento” de Dos Hermanas y con la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía. 

La Fiscalía imputa a madre e hijo un delito contra la ordenación del territorio, por el que pide para cada uno tres años de cárcel, multa de 7.200 euros y el pago de las obras destinadas a derribar las construcciones ilegales y restaurar el terreno a su estado original: 215.788 euros por las obras de urbanización y 196.610 euros por la construcción individual, según tasación realizada por el arquitecto técnico municipal.

Entre las medidas cautelares a la espera del juicio, el fiscal de Medio Ambiente y Urbanismo pide que los acusados presten fianza suficiente para garantizar la reposición del suelo a su estado original y que se comunique el escrito de acusación al Ayuntamiento de Dos Hermanas, que conserva las competencias de disciplina urbanística aunque el expediente administrativo sancionador deba suspenderse a la espera del juicio. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios