Juicio por estafa

Dos prestamistas, condenados por estafar a personas necesitadas con la hipoteca de sus pisos

  • Retiran la acusación contra un abogado acusado de cómplice

  • El prestamista privado condenado está implicado en las estafas del falso cura

El juicio no llegó a celebrarse en la Audiencia de Sevilla

El juicio no llegó a celebrarse en la Audiencia de Sevilla

Dos hermanos prestamistas aceptaron este miércoles una condena de un año y nueve meses de cárcel por estafar 560.500 euros a tres personas que atravesaban dificultades económicas y no conseguían crédito en los bancos. Se ganaron su confianza, se aprovecharon de la voluntad de sus familias de ayudarles y les involucraron en “operaciones jurídico-financieras” en las que hipotecaban sus viviendas.

El juicio no llegó a celebrarse en la Sección Cuarta de la Audiencia porque los dos acusados reconocieron el delito y se comprometieron a pagar parte de sus deudas como condición para no ingresar en la cárcel, en un acuerdo que implicaba la retirada de la acusación contra R.D.L.S., un abogado acusado inicialmente como cómplice.

Los hermanos T.V.S. y M.R.V.S.  “se concertaron para enriquecerse ilícitamente aprovechando la difícil situación” de las víctimas y consiguieron ganarse su confianza “fingiendo intención de ayudarles a solucionar sus problemas, aunque su verdadero propósito era bien distinto: enriquecerse a costa de ellos y sus allegados”, según el escrito de acusación.

Los afectados  hipotecaron sus viviendas en “operaciones jurídico-financieras de préstamos hipotecarios y ventas sobre inmuebles otorgadas con prestamistas privados”. El interés anual era del 24% y el interés de demora del 29%.

Se da la circunstancia de que varios de los prestamistas involucrados en las operaciones juzgadas están también acusados en la causa contra el falso cura Manuel Tobaja, que tiene pendiente en Sevilla un juicio por presuntas estafas millonarias de la misma índole y hace unos días fue condenado en Jerez de la Frontera a seis años de cárcel por una operativa idéntica.

En el caso que se juzgaba este miércoles en la Audiencia, los hermanos prestamistas aceptaron por un delito de estafa  un año y nueve meses de cárcel y una multa de tres meses con cuota diaria de 4 euros (360 euros), y por falsedad en documento mercantil tres meses de prisión y la misma multa de 360 euros. Las acusaciones rebajaron su petición inicial de 6 y 5 años de prisión.

Los afectados aceptaron el acuerdo, que supuso una rebaja considerable en las cantidades a devolver: dos personas que reclamaban 495.500 euros cobrarán 94.000 y un tercero estafado en 65.000 euros solo recibirá 50.000.

En el caso del hermano, su ingreso en prisión queda condicionado a que pague la parte de la deuda que le corresponde en plazos de 600 euros mensuales. En el caso de su hermana M.R.V.S., el tribunal no le concedió la suspensión provisional ya que está en régimen abierto por otra condena de cuatro años y medio de cárcel por estafa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios