Piquetes de huelga

El líder del SAT es juzgado por un delito que va a despenalizar el Congreso

  • La Fiscalía pide para él 6.300 euros de multa por un  piquete de huelga en Marchena

Óscar Reina, durante la protesta contra un juicio a militantes del SAT Óscar Reina, durante la protesta contra un juicio a militantes del SAT

Óscar Reina, durante la protesta contra un juicio a militantes del SAT

El secretario general del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Óscar Reina, está citado el próximo miércoles para un juicio en el que la Fiscalía pide para él 6.300 euros de multa por un delito del artículo 315.3 del Código Penal, que sanciona los piquetes de huelga coactivos. Se da la circunstancia de que el pleno del Congreso de los Diputados aprobó hace unos días la toma en consideración de una proposición del PSOE para derogar esta norma.

Reina y otras dos personas están acusadas de amenazar a los trabajadores que no secundaban una huelga en la empresa Procavi de Marchena, dedicada a la elaboración de productos del pavo y con una plantilla de 700 trabajadores.

Ocurrió el 11 y 12 de abril de 2017, cuando los trabajadores estaban llamados a una huelga  en el sector alimentario de aves convocada por UGT, CCOO y el SAT.

El escrito de acusación de la Fiscalía, al que tuvo acceso este periódico, afirma que un piquete de unas cien personas se colocó a la puerta de la empresa y empezó a detener a los coches de los trabajadores que querían entrar, a los que “insultaron, amenazaron y golpearon sus coches con las banderas de los sindicatos”. También colocaron clavos en forma de chinchetas en las explanadas donde debían aparcar sus vehículos, lo que provocó que algunos pincharan.

Además, causaron daños en la instalación de la empresa y el director fue increpado con expresiones tales como “esquirol, sinvergüenza”, lo que le obligó a refugiarse en el edificio hacia las 13:50 horas del 11 de abril.

A la hora de entrada al trabajo en la siguiente madrugada, los acusados Óscar Reina, Francisco Angel Copado y Jonathan Gallego se personaron de nuevo en la factoría para “doblegar la voluntad de los trabajadores que deseaban trabajar”, según la acusación de la Fiscalía, y más de 70 personas del piquete golearon la carrocería de los vehículos y retuvieron 30 coches.

Cuando se desvió el tráfico hacia otra entrada de la fábrica, Reina junto con otros huelguistas impidió de nuevo el acceso y al dirigirse el tráfico hacia una tercera entrada, Francisco Ángel Copado amenazó a un empleado con matarle y le retó a apearse de su vehículo.

Jonathan Gallego, por su parte, le dijo “bájate que te voy a matar. Te voy a buscar, me he quedado con tu cara”. Los acusados golpearon el coche y consiguieron su objetivo de que el trabajador regresase a su domicilio con un ataque de ansiedad de la que tuvo que ser atendido.

Añade el escrito de acusación que sobre las 6:30 horas, Reina y un grupo de unas 40 o 50 personas se agolparon para impedir salir al director por la puerta peatonal de Procavi y Reina le dijo “que ya sabía donde vivía, que conocía a su familia y que no se preocupara que iban a ir a buscarle”, además de insultarle y agitar la puerta para evitar que la abriera, al tiempo que afirmaban: “No salgas que te vamos a matar, cabrón”.

El juicio está señalado para el 18 de noviembre en el juzgado penal 8 de Sevilla, aunque esta primera cita es únicamente para intentar una conformidad, que el SAT ha anunciado que no aceptará.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios