Reyerta en Écija El jurado declara culpable de homicidio al hombre que mató a otro en una reyerta en Écija

  • Tras el veredicto, que también considera culpables de lesiones, amenazas y tenencia ilícita de armas a los otros tres acusados, el fiscal ha pedido una condena de 16 años y medio de cárcel para el principal procesado

Los cuatro acusados ante el tribunal del jurado Los cuatro acusados ante el tribunal del jurado

Los cuatro acusados ante el tribunal del jurado / José Ángel García

El jurado ha declarado culpable de un delito de homicidio a Jesús R. M., acusado de ser el autor del disparo que mató a Manuel R. durante una reyerta entre dos familias ocurrida el 22 de octubre de 2018 en la localidad de Écija. El veredicto, hecho público este jueves, ha considerado probado por unanimidad que el acusado disparó en tres ocasiones con una escopeta "con ánimo de atentar" contra la vida de la víctima, pero no lo ha considerado culpable del delito de asesinato que reclamaban la Fiscalía y la acusación particular, al estimar que no actuó "de forma sorpresiva", con lo que no aprecia la circunstancia agravante de la alevosía.

Tras el veredicto, que también ha considerado culpables a los otros tres acusados de lesiones, amenazas y tenencia ilícita de armas, el fiscal ha pedido una condena de 15 años de prisión para el principal procesado, Jesús R. M., a quien también pide otro año y medio por un delito de tenencia ilícita de armas, y ha mantenido las peticiones de penas para los otros tres acusados. Inicialmente se enfrentaba a 33 años de prisión, pero la Fiscalía rebajó su petición antes de que el jurado emitiera su veredicto.

El abogado penalista Francisco Baena Bocanegra, que defiende al principal acusado, ha mostrado su disconformidad con el veredicto y ha anunciado un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

En cuanto a los otros acusados, el fiscal ha reclamado por un delito de tenencia ilícita de armas la pena de 1 año y 6 meses de prisión para el hermano del acusado, José Manuel, y otros dos años por un delito de amenazas. Para el padre y el abuelo de ambos hermanos, ha solicitado cuatro años de prisión por lesiones con arma o instrumento peligroso.

La acusación particular ha pedido igualmente 15 años de cárcel por un delito de homicidio para el principal acusado y el "destierro" de Écija de los acusados durante cinco años atendiendo a la gravedad de los delitos y para que los familiares de la víctima puedan estar "tranquilos". 

Por su parte, la defensa de José Manuel R. M., que ejerce el abogado Marcos Díaz, ha pedido su puesta en libertad, argumentando que ha cumplido ya más de la mitad de la posible pena de cuatro años solicitada para él por el Ministerio Público, una petición a la que no se ha opuesto la Fiscalía y sobre la que decidirá mañana el magistrado Ángel Márquez, que ha presidido el tribunal del jurado popular que ha enjuiciado este caso.

El veredicto ha declarado probado que el 22 de octubre de 2018 hubo un incidente previo en Córdoba entre miembros de ambas familias y con "agresiones mutuas", y que sobre las 16:00 de ese mismo día, la víctima se dirigió junto a otras seis personas de su familia a una finca ubicada en Écija propiedad de la familia de los acusados, dos de los cuales, J.M.R.P. y M.R.M., fueron a la verja de entrada donde los primeros se encontraban apostados y facilitaron su entrada a la propiedad.

Dice el jurado que la familia acudió con la intención de "hablar con ellos" y que iban "desprovistos de armas y otros objetos contundentes". En un momento dado, José Manuel R. M., disparó al aire con una pistola detonadora gritando "al suelo".

Entonces, Jesús R. M., efectuó tres disparos con una escopeta que impactaron en la víctima y en cinco de sus familiares, y como consecuencia de esos disparos la víctima, Manuel R., sufrió heridas de gravedad que le provocaron la muerte por shock hipovolémico.

Ante los disparos, los miembros de la familia del fallecido emprendieron la huida de la finca, pero uno de ellos fue interceptado por los procesados, uno de los cuales le asestó tres puñaladas, mientras que otro de los acusados, le golpeó con el cañón de la escopeta recién detonada en el costado izquierdo, provocándole una "importante" quemadura.

Según la Fiscalía, la presencia de la víctima y de sus familiares en dicha finca “era consecuencia de la controversia que miembros de las dos familias mantienen acerca de la venta ilícita de tabaco en la comarca, y que esa misma mañana había generado un altercado” en Córdoba en la que habían participado dos de los investigados y uno de los lesionados.

Durante la vista oral, el principal acusado aseguró que temió por la vida de su padre y su abuelo. Estos coincidieron en afirmar que las víctimas empujaron la cancela de la finca donde estaban los acusados "armados y preparados para la guerra".

Por su parte, las cinco personas que resultaron heridas durante la reyerta del 22 de octubre de 2018  en una finca de la zona de Cuesta Blanca en Écija donde murió Manuel R. sostuvieron que fue una "encerrona" en la que todo estaba preparado. Según los tres hermanos del fallecido, acudieron a la finca de los acusados "porque el padre los había citado allí para hablar". Uno de ellos afirmó que había tenido un altercado esa mañana en Córdoba y fueron a la finca "a dialogar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios