Movimiento vecinal

La juez impone mayor alejamiento y pulsera telemática al “okupa” violento de Villegas

  • El okupa, condenado dos veces en septiembre, sigue amenazando a la joven que recogió firmas contra él

  • La próxima medida sería la prisión

Perros que criaba el denunciado en el patio comunitario Perros que criaba el denunciado en el patio comunitario

Perros que criaba el denunciado en el patio comunitario

La juez de instrucción 3 de Sevilla ha ampliado de 300 a 500 metros la orden de alejamiento para el okupa de la Barriada Villegas que ha sido denunciado por amenazar por sus vecinos. Ha ordenado a la Policía que le coloque una pulsera de control telemático que permita “reaccionar inmediatamente” en caso de nuevos incumplimientos.

El okupa Ismael F.R. ha sido denunciado por sus vecinos por amenazarles con un machete de grandes dimensiones y por mantener un criadero ilegal de perros en el patio comunitario, del que se había apropiado. Sus últimas agresiones han sido denunciadas por Sonia A.M., una joven que en marzo pasado movilizó al vecindario y recogió firmas contra él.

Ismael ya tenía una orden de alejamiento a 300 metros de Sonia y prohibición de comunicarse con ella que fue dictada por el juzgado de instrucción 7. Ahora el juzgado número 3 ha ampliado la distancia a 500 metros y ha pedido que se adopten “las medidas o dispositivos telemáticos de control que permitan, en caso de un eventual quebrantamiento, reaccionar inmediatamente a la Policía”.

La juez ha tenido en cuenta “la naturaleza, gravedad y reiteración de los hechos denunciados, el miedo manifestado por la denunciante” y el hecho de que resultó “ineficaz la medida de protección en vigor”. El objetivo es “preservar la seguridad personal de la víctima frente al riesgo de que puedan reiterarse episodios de acoso por parte del denunciado”.

El auto recuerda que estas nuevas diligencias se han abierto por presuntos delitos de amenazas y quebrantamiento de medida cautelar ya que entre el 16 y el 19 de septiembre Ismael F.R. abordó a la joven, la amenazó con un machete y “la ha estado intimidando por los alrededores de su casa”. Pese a que el 18 de septiembre la Policía le notificó la orden de alejamiento, ese mismo día la esperó junto a su vehículo y le dijo “te voy a matar, puta”.

Añade la juez que el día 19 estuvo merodeando por los alrededores de su domicilio. La joven puso otras dos denuncias posteriores contra el okupa  “y le constan al menos dos condenas en sendos juicios de delitos leves durante el mes de septiembre”.

El auto recuerda que, en caso de incumplimiento por parte del inculpado de una medida de alejamiento e incomunicación, el juez “convocará la comparecencia para la adopción de la prisión provisional o de otra medida cautelar que implique una mayor limitación de su libertad personal”.

La medida se comunicará al Registro Central de Órdenes de Protección y al Sistema de Registros Administrativos de Apoyo a la Administración de Justicia (SIRAJ).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios