Agresión sexual

Un padre se enfrenta a 18 años de cárcel por dejar embarazada a su hija de 13 años

  • El acusado violó a la niña en el domicilio familiar de Pino Montano, aprovechando que la madre dormía la siesta con un bebé

Los juzgados de Sevilla. Los juzgados de Sevilla.

Los juzgados de Sevilla. / José Ángel García

La Sección Cuarta de la Audiencia juzgará este martes a un padre se enfrenta a una condena de hasta 18 años de cárcel por haber violado en varias ocasiones a su hija, de sólo 13 años, a la que dejó embarazada. El acusado, S. C. D., de 40 años y que está en prisión provisional por estos hechos desde octubre de 2019, se enfrenta en concreto a una petición de la Fiscalía de Sevilla de 12 años de cárcel por un delito continuado de abusos sexuales y la prohibición de acercarse a la menor durante 15 años.

En la causa está personada también la familia de la menor, que reclama una condena de 15 años de cárcel, y la Junta de Andalucía, que asumió la tutela de la niña y que ha solicitado una pena de 18 años de cárcel, además del pago de una indemnización de 50.000 euros para la adolescente.

La Fiscalía relata en su escrito de conclusiones provisionales que los hechos sucedieron desde que la menor cumplió 12 años, cuando el acusado, en "reiteradas ocasiones y con ánimo de satisfacer sus deseos libidinosos", mantuvo relaciones sexuales con la menor, en el salón del domicilio familiar en la barriada de Pino Montano de Sevilla y aprovechando que la madre se encontraba "durmiendo la siesta" con un hermano de la niña, un bebé de sólo un año.

Los hechos ocurrieron, prosigue el relato de la acusación pública, hasta que el 3 de octubre de 2019, cuando la menor fue llevada a un centro médico, donde apreciaron que estaba embarazada de 21 semanas. Varios días después se procedió a la interrupción voluntaria del embarazo y, una vez analizados los restos biológicos fetales, se comprobó que el padre era el propio acusado.

La Junta, que ejerce la acusación en la causa, acordó el desamparo de la menor

Según la Fiscalía, la niña padece un nivel intelectual inferior a su grupo de referencia, lo que provoca un "pobre desarrollo de las funciones psicológicas" y es más vulnerable a cualquier tipo de victimización. Una semana después de que se denunciaran los hechos, la menor fue declarada en desamparo por la Junta de Andalucía y se suspendieron cautelarmente las relaciones con los miembros de la familia biológica, mientras que el padre está en prisión provisional desde octubre de 2019.

El padre reconoció los hechos tanto en su declaración ante la Policía como posteriormente en una declaración en el juzgado que investiga estos hechos, donde admitió que mantuvo relaciones sexuales con su hija.

Por su parte, en la exploración que se llevó a cabo de la menor, ésta declaró que venía sufriendo tocamientos por parte de su padre desde hacía varios años y precisando que estos abusos fueron “numerosos” y también confirmó que los hechos se producían cuando se quedaba a solas con él en el salón del domicilio, mientras que la madre se hallaba durmiendo con el bebé y sin que su madre "jamás supiera nada".

Además, explicó que por temor no había contado nada de lo que estaba sucediendo con su padre.Inicialmente, los funcionarios policiales que investigaron este caso imputaron a la madre un delito de abandono hacia los deberes de custodia de la menor, pero la causa judicial se ha dirigido exclusivamente contra el progenitor, presunto autor de las agresiones sexuales a la menor. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios